Home Por la Espiral Banca al rescate de las PYMES
Por la Espiral - May 20, 2009

Banca al rescate de las PYMES

POR LA ESPIRAL
*Claudia Luna Palencia

-Banca al rescate de las PYMES
-Cruzada gubernamental en apoyo
-Programas para afectados por influenza

    Las micro, pequeñas y medianas empresas (Pymes) son el corazón de una economía, muchas tienen como origen la célula de la familia y de poco en poco derraman empleo desde 4 o 5 personas hasta más de 150 nóminas,   lo que hace vital su existencia.
    A veces en reuniones entre amigos escuchamos el propósito de algún emprendedor con deseos de ser dueño de su propio negocio, tener un restaurante,  taller, una tienda de ropa o de servicios.
    Es verdad que un negocio nace en sueños, de una idea y  cristaliza al ponerlo en práctica trabajando con ahínco, echando mano de lo ahorrado y sobre todo con el crédito otorgado por el banco o la institución gubernamental sabedora de que el apalancamiento financiero es necesario para mantener  respaldado el negocio ante los compromisos más inmediatos con los proveedores.
    En la actualidad con esta magna crisis, muchas pymes no podrán soportar los embates del bajón económico, algunas están muy presionadas por los proveedores que exigen el pago de sus facturas y los clientes no están demandando los productos, ni los servicios, como usualmente venían sucediendo en los últimos años antes de que todo volviera a descomponerse.
    De lo que estamos hablando es que  desde farmacias, empresas prestadores de servicios, restaurantes, cafeterías, tintorerías, etc, negocios que forman parte de las pymes están atravesando serios problemas  unos más agravados desde el brote de la influenza cuando semiparalizó el Distrito Federal y otras entidades fuertemente ligadas con el turismo.
De allí que el Gobierno Federal por medio de la Secretaría de   Economía, Nafin y Bancomext y la Asociación de Bancos de México (ABM) hablan de un esfuerzo conjunto para instrumentar programas de apoyo dirigidos a aliviar la presión financiera en las pymes afectadas por la  influenza.
En esta especie de “tamiflu empresarial”, el  Gobierno Federal anunció que  diferirá el pago del 50% de las cuotas al IMSS correspondientes a mayo y junio mediante pagos mensuales hasta diciembre.
Por concepto de seguros de riesgos de trabajo,  enfermedades y maternidad, invalidez y vida y  guarderías y prestaciones sociales a través de este esquema se permitirá que el 50% de las cuotas patronales correspondientes a los meses de mayo y junio de 2009, una vez disminuidas con el descuento del 20% anunciado la semana pasada, pueda ser pagado durante el período  de julio a diciembre de este año en pagos iguales mensuales, considerando una tasa de interés del 6.50% anual.
 La adopción de este esquema se traduce en un apoyo a la liquidez de las empresas beneficiadas de alrededor de 8 mil 700 millones de pesos.
Adicionalmente, a los patrones que no puedan cubrir oportunamente las cuotas mencionadas causadas en el mes de abril, no se les impondrán multas.
También hay otras medidas, como se recordará, mediante decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el 2 de mayo pasado, se liberó del pago de los impuestos general de importación, al valor agregado y especial sobre producción y servicios, así como del derecho de trámite aduanero, a la importación de mercancías relacionados con el sector salud que realicen las instituciones públicas o privadas de salud o cualquier particular.
A COLACIÓN
    Por su parte la ABM refrenda su compromiso para apoyar  a la iniciativa privada y dentro de ésta a las pymes.
    Los banqueros aseguran que durante el primer trimestre del año concedieron una derrama de 16 mil millones de pesos en financiamiento al sector privado de México.     Al cierre de marzo, de este monto, participaron un total de 143 mil 301 micro, pequeñas y medianas empresas.
    Fundamentalmente  se atendieron microempresas con ventas anuales de hasta 2 millones de pesos; pequeñas con ventas anuales de hasta 40 millones de pesos; y medianas con ventas anuales desde 40 hasta 100 millones de pesos.
    Ante la mala situación financiera provocada por la influenza,  la ABM ha puesto en marcha un crédito urgente en apoyo de las pymes del Estado de México, Distrito Federal, San Luis Potosí,  Riviera Maya, Jalisco, Nayarit y Baja California Sur.
    Desde el 15 de mayo hasta el 15 de agosto estará vigente este programa emergente en bancos como Citibank-Banamex, BSCH, BBVA Bancomer, Scotiabank, Banorte, Mifel, Azteca, Ixe, entre otros.
    Desde el seno de las instituciones de crédito intentan  dar rápida respuesta a los requerimientos de oxígeno financiero de las pymes, para ello es necesario acudir a la sucursal donde las empresas mantengan su cuenta, llenar una declaración indicando el grado de afectación financiera padecida debido a la contingencia de los últimos días.
    Fundamentalmente podrán obtener reestructuras de sus créditos actuales con meses de gracias en intereses y capital así como  una línea financiera.
    En algunos bancos como BSCH encontramos mensajes como “no estás solo” dirigido a pymes con créditos emergentes por hasta 2 millones de pesos, a  una tasa preferencial del 12% y 36 meses para pagar. En la institución aseguran que dan una respuesta en 72 horas.
    Otro banco, Banamex tiene en marcha el paquete “apoyo emergente Pyme”, dirigido a todos los afectados por la influenza, personas físicas o morales con actividad empresarial legalmente constituidos y clientes de la institución.
    Ofrecen créditos de hasta 2 millones de pesos, seis meses de gracia, un CAT del 12.30% a una tasa fija del 12% a  pagar en plazos de hasta 36 meses.
    De lo que se trata es de hacer un esfuerzo conjunto para evitar el menor cierre posible de pymes, evitar que ese sueño hecho realidad  pase a pesadilla real debido a la caída del ingreso y la imposibilidad de contar con  los recursos suficientes en caja para cubrir nóminas, cuotas y prestaciones, pagar a proveedores y los compromisos mensuales del pago de adeudos con el banco.
    En todo caso hay que buscar renegociar la deuda con el banco, conseguir meses de gracia y pensarlo muy bien antes de querer salir de una deuda contratando otra mayúscula porque podría convertirse en la sepultura de la empresa, máxime cuando hay que darle al menos entre 12 y 18 meses para que pueda vislumbrarse alguna recuperación. Aunque no podemos descartar un escenario igual de negativo más allá del horizonte de los dos años.
*Economista y columnista especializada. Es candidato a doctor por la Universidad de Alcalá, tiene dos libros publicados y participa en distintos foros de radio y televisión con opiniones sobre educación financiera, economía y finanzas personales.  Puede contactarla en: claulunpalencia@yahoo.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *