Home Música Diversidad y eclecticismo, la oferta del XXXI Foro Internacional de Música Nueva
Música - May 19, 2009

Diversidad y eclecticismo, la oferta del XXXI Foro Internacional de Música Nueva

La pianista María Teresa Frenk
Mora, Coordinadora Nacional
de Música y Ópera del
INBA y Javier Álvarez,
director artístico del Foro
Foto: Cortesía
CONACULTA/Fco. Segura

Ciudad de México.- 19 de Mayo del 2009.- (CONACULTA) En la música actual no hay una tendencia que predomine sobre otra; la constante es que no hay constante, manifestó Javier Álvarez, director artístico del XXXI Foro Internacional de Música Nueva “Manuel Enríquez”.

 

        El especialista explicó que “vivimos una especie de Barroco en el que hay una enorme búsqueda, en cuyo marco se da un encuentro de mundos sonoros producto de la mezcla entre tecnología e instrumentos convencionales, cuyo fruto son híbridos tan inesperados como geniales. Creo que pasarán unos 50 años antes de que arribemos a otro periodo de relativa estabilidad”.

 

        Entrevistado en compañía de la pianista María Teresa Frenk Mora, Coordinadora Nacional de Música y Ópera del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), Álvarez indicó que la oferta del XXXI Foro Internacional de Música Nueva a realizarse del 24 de mayo al 7 de junio, la integran más de un centenar de obras creadas en su mayoría por jóvenes, entre las que figuran 43 estrenos mundiales y 28 en México, con la participación de destacados compositores e intérpretes de Alemania, Argentina, Canadá, Estados Unidos, España, Finlandia, Italia, Portugal, Reino Unido, Rusia, Serbia y Suiza.

 

        A la par de los conciertos, se desarrollarán conferencias y clases magistrales en torno de las obras y el quehacer musical actual, en las que tomarán parte ejecutantes y creadores invitados de reconocida trayectoria como Philippe Manroury (Francia), Jack Body (Nueva Zelanda) y Eddie Mora (Costa Rica).

 

        Entre los compositores cuya obra será interpretada se encuentran Jorge Torres Sánez, Leonardo Coral, Carlos López Charles, Lilia Vázquez, Armando Luna, Jorge Córdoba, Rafael Miranda Huereca, Horacio Uribe, Georgina Derbez, Ana Lara, Mario Stern, Iannis Xenakis, Ricardo Zohn-Muldoon, Jorge Ritter, Franco Donatoni, Hébert Vázquez y Manuel Enríquez.

 

        Por lo que toca a los intérpretes, figuran la Camerata de las Américas, las orquestas sinfónicas Nacional y de Coyoacán, Mauricio Náder, el cuartero de saxofones Anacrúxas, el Trío Morelia, Asako Arai, Luis Humberto Ramos, Tempus Fugit, el Quitento de Alientos de la Ciudad de México, el Cuarteto de Cuerdas José White, Túumben Paax, Ónix Ensamble, Christophe Desjardins y Juan Carlos Laguna, entre muchos otros.

 

        Al referirse a la programación, Javier Álvarez observó que en ella confluyen representantes del momento que vivimos y que por tanto refleja una gran diversidad estética. Se trata de jóvenes menores de 30 años, cuya vida se ha desarrollado paralelamente al tránsito de una sociedad analógica a una sociedad digital. Sus aspiraciones e inclinaciones musicales son tan variadas como la información a la que tienen acceso.

 

        “Encontramos obras muy experimentales, cercanas al ruidísmo de los sesenta; pero también las hay más cercanas al minimalismo de los ochenta y los noventa. Y entre ellas, toda la variante, inclusive las que mezclan una cosa con la otra o que toman influencias del pop o del rock, de la música folclórica, sin olvidar a aquellas que toman a la música de concierto como fuente de inspiración”, abundó.

 

        A manera de ejemplo, indicó que en el concierto de apertura el 24 de mayo, la Orquesta Sinfónica de Coyoacán interpretará una obra de Jorge Torres Sáinz, compuesta para acordeón solista y un ensamble de cámara de 15 músicos. La definió como una pieza de gran complejidad y exigencia para los músicos, pero que en muchos aspectos es una obra impresionista, con una muy buena partitura. “Uno diría que su orquestación es casi como de Debussy, de 100 años antes. Sin embargo, el estilo y el lenguaje que utiliza, invitan a escuchar una colección de gestos melódicos. Entonces, si bien hace referencia al siglo XIX, es una música que está mirando completamente hacia el siglo XXI”.

 

        María Teresa Frenk, Coordinadora Nacional de Música y Ópera del INBA, coincidió en que diversidad y eclecticismo son el sello característico de la edición XXXI del Foro. Y subrayó que efectivamente, en el programa conviven las más distintas tendencias: “unas son retro, otras de vanguardia, vamos a decir en términos coloquiales, aquí se vale de todo”.

 

        Uno de los objetivos del foro es poner en evidencia que la creatividad no tiene límites, resaltó Javier Álvarez. ”Nuestros jóvenes son los que someten obras al foro, este año recibimos más de 300 partituras –de las cuales se escogieron 100–, pero entre ellas había trabajos muy interesantes, algunos híbridos extraños, otras más convencionales, pero que en general muestran el gran nivel de lo que se hace en nuestro país”.

 

        Por lo que toca a la formación de públicos para la música contemporánea, María Teresa Frenk expresó que ésta siempre se ha escuchado y que en los tiempos de Mozart o Beethoven, al menos en el círculo de amigos se interpretaba lo que se había compuesto en la mañana o el día anterior. Y que es hasta el siglo XX cuando hay una regresión en ese sentido y una actitud de cerrazón y rechazo a lo nuevo.

 

        No obstante, reconoció que la situación ha cambiado y que en ello el Foro Internacional de Música Nueva ha jugado un papel importante. “Hay que quitarse los prejuicios, se trata de una apertura sicológica que dará lugar a transformaciones o evolución intelectual”.

 

        María Teresa Frenk y Javier Álvarez coincidieron en que no existe un perfil del público consumidor de la música contemporánea, pero que hoy día son mayoritariamente jóvenes. “La idea es formar públicos y lo hemos conseguido paulatinamente. El año pasado tuvimos una afluencia promedio de 160 personas por concierto y de ellas, 100 eran jóvenes”.

 

        El XXXI Foro Internacional de Música Nueva “Manuel Enríquez” se desarrollará del 24 al 31 de mayo próximos en las instalaciones del Centro Nacional de las Artes (CENART), la Escuela Nacional de Música de la UNAM, la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes y el Foro Cultural Coyoacanense. Cabe mencionar que habrá una extensión del Foro a la ciudad de Morelia, Michoacán, del 1 al 6 de junio.

 

        A lo largo de las ocho jornadas que integran la programación del Foro, se desarrollarán conciertos a las 12:00, 17:00 y 20:00 horas; en tanto que las conferencias iniciarán a las 10:00 horas.

 

        Los interesados en consultar la programación completa del XXXI Foro Internacional de Música Nueva “Manuel Enríquez” podrán hacerlo en: www.forodemusicanueva.bellasartes.gob.mx.

 

(AMS)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *