Home Entrevistas Límbano Vidal Mazariegos, una leyenda viviente de la marimba chiapaneca
Entrevistas - April 19, 2009

Límbano Vidal Mazariegos, una leyenda viviente de la marimba chiapaneca

El afamado intérprete ha
viajado por el mundo con
su grupo y en Japón los
nipones los declararon
huéspedes distinguidos
Foto: Cortesía CONACULTA

Comitán de Domínguez, Chiapas.-  19 de Abril del 2009.- (CONACULTA) Es un instrumento popular. Sí, pero no por ello fácil de dominar. La marimba es como la mujer, se debe acariciar con un pétalo de rosa para que dé lo mejor de sí.

 

       Tal es el secreto que ha llevado a Límbano Vidal Mazariegos a mantenerse como una leyenda de la música de marimba, y no sólo en la tierra que lo vio nacer sino más allá de nuestra fronteras, en países que jamás imaginó pisar y donde ha experimentado las mejores experiencias de su vida, como ocurrió en Japón, donde él y su grupo fueron declarados huéspedes distinguidos.

 

       El músico abre el baúl de recuerdos. “Recuerdo los momentos de infancia, etapa en la que explora un talento innato. Toda su familia es de músicos, así que era imposible no heredarlo y seguir una larga tradición musical”.

 

       “Me inicié en la marimba desde que tenía seis años. Siempre estuve y sigo rodeado de familiares que eran y son músicos. Es un gusto que los Vidal ya lo traemos en la sangre. A pesar de que son grandes profesionistas en otros campos, todos siguen tocando la marimba”.

 

       Su rostro se ilumina al recordar cuando su padre le construyó uno de sus primeros juegos, y por ende, de los más significativos: una diminuta marimba: “Por aquí fue que empecé a hacer mis pininos en la marimba. Mientras otros niños jugaban otras cosas, yo me divertía con este instrumento. Más adelante, conformé un pequeño grupo con mis hermanos y es a partir de 1965 que nos formalizamos. Desde entonces, hemos ido pa´adelante”.

 

       Las Águilas de Chiapas es el nombre de esa agrupación que le ha dado tantas satisfacciones personales y profesionales. Personales porque le ha permitido ejercer el arte que más le apasiona y que es el motor de su vida. Profesionales porque ha refrendado en varias ocasiones su prestigio en el Concurso estatal de Marimbas y ha pisado grandes escenarios de nuestro país y el extranjero. Hasta llegado a coleccionar más de medio centenar de producciones discográficas.

 

       Es este grupo encabezado por el maestro Vidal el orgullo de Chiapas, de México. Una propuesta única en su género, pues que lo mismo interpreta música tradicional del Sureste y canción popular que grandes autores clásicos como Bach, Mozart y Beethoven.

 

        La pasión y sensibilidad por la marimba es natural en Vidal. Sin embargo, eso no fue motivo para que este hombre no buscara estudiar con los mejores exponentes de Chiapas, como Francisco Domínguez, un icono del estado. Pero su sed de conocimiento no quedó ahí. Vidal se fue a la grande, se aventuró en la Ciudad de México para ingresar a la Escuela Superior de Música del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

 

       “Jamás vi este oficio como una obligación por venir de una familia de músicos. Por eso, siempre tuvo el deseo de superarme y buscar alternativas para ser mejor marimbista. Estoy contento porque creo que lo logré, hemos alcanzados niveles y éxitos que jamás imaginé”.

 

       Los lugareños de Comitán saben de la entrega que Vidal muestra hacia este oficio que lo ha llevado a tener hasta 50 marimbas en casa, un número considerable si se toman en cuenta las dimensiones de estos instrumentos. Al entrar a su casa, es como ingresar a una fábrica de marimbas, pues invaden hasta al más recóndito lugar de su modesto hogar. Sobresale una fabricada en Alemania y otra americana que le compró a Emilio Azcárraga y que se encontraba en las antiguas instalaciones de la XEW.

 

       Son casi ocho décadas de trabajo, de seguir redescubriendo a quien ha sido una eterna y fiel compañera: la marimba. Por ello, con la autoridad que le da esta fructífera y larga trayectoria, el maestro asegura que no todos tienen las cualidades de ser marimbistas:

 

       “No todos tiene la cualidad de serlo. Estoy convencido que eso algo que ya se trae de nacimiento. Por ejemplo, a mis hijos nunca les dije u obligué a que tocaran la marimba, ellos solitos tuvieron la convicción de aprender. Se pueden enseñar muchas cosas en las escuelas, yo mismo soy maestro jubilado de música, pero si no se tiene el gusto, la alegría, la pasión y la sensibilidad de llegarle a este instrumento, no se puede llegar a ser un verdadero marimbista”.

 

       Sin temor a equivocarse, Vidal recurre a una metáfora. Considera que para tocar la marimba es como acercársele a una mujer, siempre con respeto, tacto y cariño: “La marimba debe acariciarse no se trata de llegar y tocar por tocar. Sólo de esta manera, los sonidos que emitan serán tan dulces como las caricias que reciba”.

 

       Miles de composiciones han sido interpretadas por este hombre, pero hay algunas que tienen un significado especial para él, como las escritas por Luis Alcaráz o de Consuelo Velázquez. Melodías como “Bonita”, “Viajera”, “Quinto patio” y “Bésame mucho” han encontrado en la marimba una sonoridad sui géneris que ningún otro instrumento lo puede igualar.

 

       Los retos, siguen siendo las interpretaciones de la música clásica, ya que trasladar su esencia al ritmo y alegría de la marimba requiere no sólo mucha sensibilidad, sino mucha técnica y experiencia en su manejo: “Resulta un gran placer tocar composiciones de grandes como la Quinta Sinfonía de Beethoven, pero también un enorme desafío a pesar de las potencialidades que tiene la marimba”.

 

       No obstante la experiencia, el maestro Límbano sabe que no puede confiarse. Así que sigue dedicando varias horas de ensayo al día a la marimba, que no deja de sonar en la calle Primera Calle Norte Poniente, donde habita este gran músico y donde todo interesado en aprender, puede pedir su consejo.

 

       Al final, comparte una pequeña preocupación: el que no existan suficientes alternativas educativas para aprender a tocar marimba. Si bien en la mayoría de las casos se trata de un tradición que se hereda de generación en generación, le inquieta que no sean suficientes las opciones para seguir engrandeciendo y dignificando esta música.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *