Home Música La marimba de “Las Águilas de Chiapas”, un regalo esperado en el festival de Comitán
Música - April 19, 2009

La marimba de “Las Águilas de Chiapas”, un regalo esperado en el festival de Comitán

Gran recital en que por más
de una hora, los bellos sonidos
de las maderas de estas
'águilas' hicieran vibrar
a los presentes
Foto: Cortesía CONACULTA

Comitán de Domínguez, Chiapas.-  19 de Abril del 2009.- (CONACULTA) Son de casa, pero en cada encuentro cultural que se organiza en esta ciudad son esperados con ansia como si fuera la primera vez que pisaran esta tierra, como ocurrió en este Noveno Festival.

 

        Son Las Águilas de Chiapas, un grupo de marimbistas chiapanecos reunidos hace más de 30 años por un icono de esta entidad: Límbano Vidal Mazariegos, quien ha dedicado toda su vida interpretar y promover la música tocada con este instrumento.

 

       Gran recital ofreció la emblemática agrupación dentro del Noveno Festival Internacional de las Culturas y las Artes Rosario Castellanos. Gran recibimiento tuvieron sus intérpretes por parte de sus paisanos, a quienes les resulta imposible ocultar el orgullo que sienten de contar con este proyecto, el cual los ha puesto bajo la mirada del mundo en repetidas ocasiones. En su visita a Japón fueron declarados huéspedes distinguidos.

 

       La noche fue mágica. Una hora fue suficiente para que los bellos sonidos de las maderas de estas águilas hicieran vibrar a los presentes. La armonía inigualable de las dos marimbas y la euforia de los ocho músicos protagonistas del momento se apoderó de los oídos de los presentes.

 

       Desde las melodías más rítmicas hasta las más cadenciosas se dejaron escuchar en todo el Centro de Comitán. Cada nota emitida viajó por los barrios más cercanos con ayuda del viento que esa noche en particular sopló muy fuerte, permitiendo que la música de Las Águilas de Chiapas se hiciera presente en el primer cuadro de la ciudad.

 

        Para el recital, el maestro Límbano Vidal pensó en un programa plural, en donde tuvieran cabida estilos y autores diferentes, tanto lo popular como lo clásico. Así, comenzaron a desfilar oberturas como el Poeta y campesino y Caballería ligera, canciones tan solicitadas como Perfidia y un popurrí de composiciones de Agustín Lara, las infaltable música regional Nandiomé y títulos como “Comitán”, hasta una versión especial del máximo éxito interpretado por Frank Sinatra: New York, New York.

 

       Si el placer en el público fue evidente durante el recital, lo fue más en los rostros y actitudes de los propios músicos, elegantemente ataviados con trajes negros, excepto su director, quien durante la mayor parte del evento lució una guayabera tradicional.

 

       Cada músico dejó su alma en el escenario. Cada uno dio lo mejor de sí en todos los instantes que mantuvieron contacto con los instrumentos que durante décadas han sido su máxima forma de expresión y comunicación: las marimbas.

 

       Los intérpretes hicieron posible una velada gloriosa, como lo ha sido siempre la relación que existe entre ellos y la marimba. Verlos tocar es comprobar la fascinante interacción surgida entre el hombre y la música popular. Es una simbiosis que es visible ante la mirada del espectador. Es una dependencia estética que no encuentra las palabras precisas para ser definida, pero que no hace falta si llega directamente al corazón de los chiapanecos.

 

       Entre los marimbistas y el público comiteco hubo más que empatía. Más bien fueron momentos de compartir las raíces, la identidad que los hace un pueblo único. Y es que en la mayoría de las melodías está guardada una parte importante de la historia de Chiapas, por lo que escucharla a través de un instrumento tan noble como la marimba se vuelve un viaje musical por el pasado y presente de la entidad.

 

       Muchos han sido los escenarios internacionales que han pisado Las Águilas de Chiapas, muchas las audiencias extranjeras que los han ovacionado. Sin embargo, como sus mismos integrantes no dejan de reiterarlo durante sus presentaciones, los más significativos siguen siendo los de su propia tierra, Chiapas, porque es la que les ha heredado el talento y la oportunidad de seguir explotando las virtudes de la marimba.

 

        El vuelo de estas águilas musicales culminó con éxito, dejando satisfechos a las más de dos mil personas que se dieron cita en el Parque Central para disfrutar y venerar a quienes han sido los mejores embajadores de la música de la marimba.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *