Home Arte y Cultura Museo Culturas Populares exhibe una muestra que hay que ver “Carmen Caballero: fabricante de judas”
Arte y Cultura - April 15, 2009

Museo Culturas Populares exhibe una muestra que hay que ver “Carmen Caballero: fabricante de judas”

Carmen Caballero, quien de
vender sus criaturas en el mercado
Abelardo Rodríguez del Centro
Histórico, pasó a darles vida
en la casa-estudio Diego Rivera
Foto: Cortesía INAH

Ciudad de México.- 15 de Abril del 2009.- (INAH) Desde los años 30, aproximadamente, los “judas” —esas pícaras figuras de carrizo y cartón quemadas en Sábado de Gloria para expiar las culpas ajenas o propias— se convirtieron en los fieles acompañantes de Diego Rivera (1886-1857), ellos vieron transcurrir las penas y las alegrías del pintor hasta el día de su muerte.   

De los cerca de 170 “judas” que el muralista llegó a coleccionar, la mayoría fueron hechos por una mujer prolífica: Carmen Caballero, quien de vender sus criaturas en el mercado Abelardo Rodríguez (Centro Histórico de la Ciudad de México), pasó a darles vida en la casa-estudio Diego Rivera y Frida Kahlo, en el barrio de San Ángel.

Será hasta el próximo 17 de mayo cuando el Museo Nacional de Culturas Populares, presente una exposición-homenaje a Carmen Caballero, compuesta por trabajos de cartonería, así como retratos de la propia judera realizados por el fotógrafo Nacho López (1923-1986), los cuales proceden de la Fototeca Nacional con sede en Pachuca, Hidalgo.

Se trata de 127 imágenes pertenecientes al Fondo Nacho López, a resguardo en esa institución del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta). En ellas se observa la pasión y el desenfado de Carmen Caballero en pleno oficio, una mujer de cabello cano y dañada dentadura que lo mismo se absorbe en su trabajo, que le sonríe o le hace una mueca al fotógrafo.

En mayo de 1955, Nacho López llevó a cabo este reportaje fotográfico luego de visitar a Diego Rivera en su casa–estudio, allí encontró a Caballero materializando sus sueños y pesadillas con cartón, engrudo y papel, en forma de diablos, charros, calaveras, obreros.

Estas instantáneas comprueban lo polifacético de la obra de López, cuyo acervo más importante (conformado por cerca de 35 mil imágenes) se encuentra en la Fototeca Nacional. El propio artista fue quien seleccionó su material y lo donó a la institución ubicada en Pachuca.

Gracias a la admiración de la cartonera Enriqueta Landgrave por el trabajo de su predecesora, fue que en 2003 se exhibieron por primera vez algunos de los retratos de Carmen Caballero a propósito de un homenaje in memóriam en el segundo Encuentro de Cartoneros: ''Fue extraordinario verla. Ya una mujer grande, en medio de todos sus judas, calaveras. Ella con toda su creación. Su rostro reflejaba gentileza y bondad".

Hija de un teniente coronel de la Revolución Mexicana, Carmen Caballero Sevilla nació en Celaya, Guanajuato. Por años vendió fruta para ayudar a su madre, hasta que a los 18 fue iniciada por Gregorio Piedrasanta en la cartonería, arte al que ella después daría su toque personal, ese que inspiró a Diego Rivera para crear obras como Lucila y los judas, El estudio del pintor o El niño Efrén José Antonio del Pozo a los 12 años.   

Sobre su encuentro con el pintor, en 1951, la misma Carmen Caballero llegó a comentar: ''Llegué al Abelardo (el mercado) llevando hartos judas y de ahí tuve conciencia con el patrón que me retrató con todo y mis judas. Entonces le entregué un judas que mide 2.5 metros, hecho de 150 carrizos. Fue la primera entrega que le hice con otras muertecitas también, y de ahí que me dijera que si quería ser su judera particular y yo le dije que sí".

En tanto, Diego Rivera llegó a comparar la obra de su “judera de cabecera” con la del pintor Pablo Picasso, pues a pesar de que ambos plasmaban o modelaban elementos aparentemente repetitivos (en el caso de Carmen Caballero, diablos y calaveras), todos ellos guardaban una “energía vital” propia.

El talento de Carmen Caballero también causó admiración en el escultor inglés Henry Moore, quien elaboró un croquis basado en las “muertes” colgadas en la casa de Frida Kahlo (la Casa Azul), en Coyoacán. A la postre, este boceto sería “mistificado” por Mathias Goeritz —según Diego Rivera— y convertido en mural para el Museo Experimental “El Eco”.

Carmen Caballero: fabricante de judas concluirá el 17 de mayo en el Museo Nacional de Culturas Populares (Hidalgo 289, colonia Del Carmen, Coyoacán).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *