Home Buenas Noticias Para saber más del “Caudillo del Sur” Emiliano Zapata ponen en marcha www.bicentenario.gob.mx/zapata
Buenas Noticias - April 9, 2009

Para saber más del “Caudillo del Sur” Emiliano Zapata ponen en marcha www.bicentenario.gob.mx/zapata

Zapata, símbolo del
agrarismo, fue hijo de
Gabriel Zapata y Cleofas
Salazar y nació en
Anenecuilco, cerca de
Villa de Ayala, Morelos
Foto: Cortesía Sitio Oficial

Ciudad de México.- 9 de Abril del 2009.-  La Comisión Federal que organiza los festejos por el Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución Mexicana puso en operación un micrositio de internet para que los niños conozcan más sobre el revolucionario Emiliano Zapata, el Caudillo del Sur, asesinado hace 90 años, el 19 de abril de 1919.

El sitio creado por un grupo de historiadores, diseñadores, animadores, guionistas, realizadores, especialistas en nuevas tecnologías y otros profesionistas, contiene un video, un álbum fotográfico, diversos textos y una sección para niños.

Se puede acceder desde el portal www.bicentenario.gob.mx/zapata y forma parte de los esfuerzos para realzar las celebraciones patrias por el Bicentenario del inicio de la Independencia y el Centenario de la Revolución.

Emiliano Zapata Salazar, su nombre completo, nació en San Miguel Anenecuilco, municipio de Ayala, en el estado de Morelos, el 8 de agosto de 1879, hijo de Gabriel Zapata y Cleofas Salazar, una familia campesina.

Su infancia se desarrolló paralelamente al latifundismo porfirista en Morelos. Realizó sus primeros estudios con el profesor Emilio Vera, quién había sido un viejo soldado juarista.

Después comenzó a trabajar como labrador y arriero. En 1906 asistió a una junta de campesinos en Cuautla, para discutir la forma de defender sus tierras frente a los hacendados vecinos.

Su rebeldía y coraje lo condenaron a la leva y en 1908 quedó incorporado al Noveno Regimiento de Caballería, destacado en Cuernavaca.

Los militares argumentaron que su incorporación forzosa al ejército se debió al hecho de que había raptado a una jovencita, ya que Zapata era conocido por ser un hombre muy enamoradizo.

La acusación la puso el padre de la jovencita Inés Alfaro Aguilar, con quien tiempo después Zapata tendría dos hijos: Nicolás y Elena Zapata Aguilar.

El 20 de agosto de 1911 contrajo matrimonio con Josefa Espejo Sánchez, conocida como "La Generala", originaria de Anenecuilco, hija de don Fidencio Espejo y Guadalupe Sánchez Merino, y con la cual procreó dos hijos más.

El primero tuvo por nombre Felipe, pero murió cuando fue mordido por una víbora de cascabel y su salvación resultó prácticamente imposible, ya que se encontraban en un refugio en el Cerro del Jilguero.

La segunda hija fue Josefa, quien nació el Tlaltizapán y su suerte no fue distinta a la de su hermano: su muerte resultó por la picadura de alacrán, un año antes que la de su hermano Felipe. De esta forma su esposa Josefa quedó sin hijos en poco tiempo.

Para septiembre de 1909, Emiliano Zapata fue electo presidente de la junta de defensa de las tierras de Anenecuilco, donde empezaría a analizar los documentos que acreditaban los derechos de los pueblos a sus tierras y se convertiría, de esa manera, en un dirigente agrario en su estado natal.

Su primera aparición política ajena a su mundo campesino fue en las elecciones para gobernador de Morelos en 1909, cuando apoyó al candidato de la oposición, Patricio Leyva, en contra del de los latifundistas, Pablo Escandón y Barrón.

En mayo de 1910 recuperó por la fuerza las tierras de Villa de Ayala y las dejó en posesión de los campesinos propietarios del lugar. Por este y otros hechos tuvo que escapar varias veces del gobierno, pues fue declarado bandolero.

Varios meses después participó en la reunión que se celebró en Villa de Ayala, con objeto de discutir lo que dos años más tarde se convertiría en lo que hoy se conoce como el Plan de Ayala.

A finales de ese mismo año, Pablo Torres Burgos fue enviado a Estados Unidos por Zapata para que se entrevistara con Francisco I. Madero, hecho que resultó en la decisión del "Caudillo del Sur" de tomar las armas junto con otros 72 campesinos el 10 de marzo de 1911, cuando proclamaron el Plan de San Luis.

Zapata se dirigió hacia el sur, pues ya era perseguido por el gobierno, y especialmente por Aureliano Blanquet y su batallón de soldados.

En esta etapa del movimiento zapatista sobresalen las batallas de Chinameca, Jojutla, Jonacatepec, Tlayecac y Tlaquiltenango, así como la muerte del zapatista y antiguo líder del movimiento suriano, Pablo Torres Burgos, que incluso precedió al mismo Emiliano.

Con este deceso, Zapata es elegido por la Junta Revolucionaria del Sur en 1911 nuevo jefe revolucionario-maderista de la zona.

Sin embargo, las reivindicaciones zapatistas contenidas en el Plan de Ayala, que suponían una reforma agraria radical bajo la máxima "La tierra es de quien la trabaja", fueron inaceptables para los sucesores de Porfirio Díaz.

Como ejemplo está Francisco León de la Barra, quien al hacer uso todas sus facultades como presidente encabezó diversos enfrentamientos políticos y armados en contra del jefe suriano, a quien consideraba un bandido y rebelde.

Así, fueron enviados más de mil hombres, bajo el mando de los generales Victoriano Huerta y Aureliano Blanquet, a encontrarlo y combatirlo.

Para agosto de 1911, Francisco I. Madero quedó de entrevistarse con Zapata en Yautepec para buscar una solución pacífica al conflicto suriano, con el fin de convencerlo de que licenciara sus tropas, al tiempo que Zapata era fuertemente criticado por la prensa conservadora del país.

En la reunión no se logró ningún acuerdo, y el propio Madero se dijo convencido de que no podía acordar el previo reparto agrario. El gobierno federal reiteró su decisión de imponer el orden por la violencia y Zapata se desplegó con sus tropas a los límites entre Guerrero y Puebla, escondiéndose del gobierno y generando emboscadas a pequeños contingentes federales.

Durante ese lapso, casó formalmente con Josefa Espejo (su única mujer legítima, ya que durante la Revolución tuvo infinidad de mujeres; su secretario particular comenta que tuvo alrededor de 22 o quizá mas). El padrino de la boda fue el propio Francisco I. Madero.

En el Plan de Ayala, redactado por Otilio E. Montaño, se exigía la redención de los indígenas y la repartición de los latifundios otorgados durante el porfiriato. También desconocía a Francisco I. Madero como presidente y se reconocía a Pascual Orozco como jefe legítimo de la Revolución Mexicana.

Además, el documento postulaba que, en vista de que no se había cumplido con lo que se le había prometido al campesinado, la lucha armada era el único medio para obtener justicia.

Tras el asesinato de Madero, el 22 de febrero de 1913, y el ascenso al poder de Victoriano Huerta, la lucha armada se exacerbó y Zapata fue uno de los jefes revolucionarios más importantes, al tiempo que introdujo destacadas reformas en Morelos.

Posteriormente, Huerta envió una comisión encabezada por el padre de Pascual Orozco a pactar la paz con Zapata.

El caudillo fusiló al emisario de Huerta y envió una carta al general Félix Díaz, repudiando al gobierno central y en mayo del mismo año reformó su Plan de Ayala, declarando que Victoriano Huerta era indigno de la presidencia del país.

Entonces, Zapata quedó como único jefe del Ejército Libertador del Sur. Sin embargo, es preciso consignar que el hecho que reconocer el Plan de Ayala implicaba el no reconocimiento del de Guadalupe, convirtiendo a Zapata, a Francisco Villa, a Alvaro Obregón y a Pablo González Garza en luchadores de una causa muy aislada.

La guerra revolucionaria, por parte del gobierno, tomó perfiles despiadados. El gonzalista Jesús Guajardo le hizo creer a Zapata que estaba descontento con Carranza y que estaría dispuesto a unirse a él. Zapata le pidió pruebas y Guajardo se las dio.

Acordaron reunirse en la Hacienda de Chinameca, Morelos, el 10 de abril de 1919, donde Guajardo le dio muerte en emboscada. No pocos condenaron este hecho, lo cual dio lugar a que, una vez muerto, Emiliano Zapata se convirtiera en el Apóstol de la Revolución y símbolo de los campesinos desposeídos. (Notimex)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *