Home Arte y Cultura En el Museo de El Carmen recrean “Altar de Dolores” como en la Colonia
Arte y Cultura - April 6, 2009

En el Museo de El Carmen recrean “Altar de Dolores” como en la Colonia

Para los interesados en visitar
el lugar, el 'Museo de El Carmen'
está localizado en Avenida
Revolución número 4 y 6
esquina Monasterio, San Angel
Foto: Cortesía Sitio Oficial

Ciudad de México.- 6 de Abril del 2009.-  Siete puñales en el corazón y una corona de espinas, que contrasta con un rostro de dolor, son algunos de los elementos característicos de la Virgen de los Dolores al vivir en carne propia el sufrimiento de la Pasión de su hijo Jesús.

Esta devoción en México inició durante la Colonia (1521-1821) con la instalación de un altar en casas e iglesias el sexto viernes de Cuaresma que antecede a la Semana Santa.

Para preservar esta costumbre novohispana el Museo de El Carmen, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta), montó por tercer año consecutivo su tradicional Altar de Dolores, con una dimensión de seis metros de largo, y que el público podrá admirar hasta el 3 de mayo.

Como en los altares coloniales, éste reúne elementos llenos de simbolismo como el agua de distintos sabores: el de jamaica hace referencia a la sangre de Cristo; el de chía a las lágrimas de la Virgen; el de limón a la esperanza de María en la Resurrección de su hijo; el de melón o naranja al atardecer del Calvario durante la Crucifixión; el de tamarindo a la amargura y el de horchata a la pureza de María.

Las macetas de barro, algunas con figuras de animales, representan la inmortalidad, en ellas se sembraron semillas de amaranto, chía y alpiste, en referencia a la vida y al mismo tiempo a la tristeza de la Virgen, porque en algún momento estas plantas tienen que morir.

Otros elementos del altar son las esferas colgadas del techo, en colores púrpura, dorado y plateado, que simbolizan la esperanza, así como banderitas en tonalidades oro y plata, que simbolizan el duelo y que al clavarlas en naranjas agrias hacen referencia a la agonía de la Virgen.

El montaje y curaduría del Altar de Dolores estuvo a cargo de Ana Lilia Meneses, Armando Amador, y Alfredo Marín Gutiérrez, director del Museo de El Carmen.

La Virgen Dolorosa ocupa la parte central del altar, sus atributos son un corazón con uno a siete puñales y los símbolos de la Pasión:

La corona de espinas, los clavos, el martillo, la escalera, la bolsa con 30 monedas y los dados con los que los soldados jugaron la túnica de Cristo. De esta forma la Virgen María vive en carne propia los dolores de su hijo.

Algunos de estos altares tienen siete niveles y hacen referencia a episodios de la vida de Jesucristo: La profecía de Simeón, La huida de Egipto, El Niño Jesús perdido en el templo, El encuentro de Jesús y María camino al Calvario, La Crucifixión, El Descendimiento de la cruz y El entierro de Cristo.

"Una de las misiones primordiales del museo es mantener vivo el espíritu que dio lugar a tradiciones con tanta historia y tanto arraigo en nuestra sociedad", explicó el restaurador Marín Gutiérrez.

"La identidad que hemos forjado los mexicanos son estas costumbres que reflejan e ilustran de manera muy sincera nuestro carácter y sensibilidad, así lo confirman los diferentes colores, texturas y aromas que dan vida al Altar de Dolores", agregó,

El Altar de Dolores seguirá en exhibición en la Casa del Acueducto del ex convento carmelita, en San Angel, hasta el 3 de mayo.
 (Notimex)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *