Home Por la Espiral Empleo: cifras nebulosas
Por la Espiral - March 30, 2009

Empleo: cifras nebulosas

POR LA ESPIRAL
*Claudia Luna Palencia

-Empleo: cifras nebulosas
-PEA de 45.2 millones personas
-Producción industrial, castigo

    En México, la Población Económicamente Activa (PEA) es de 45.2 millones de personas, un 42.04% de la población total del país que, de acuerdo con el Consejo Nacional de Población (Conapo), es  de 107 millones 550 mil 597 personas.
    En la PEA contabilizan todas aquellas personas a partir de los 14 años de edad, disponibles y dispuestas para realizar una actividad económica. Antes de los cambios del sexenio pasado, tanto en la PEA como en la tasa de desempleo contaban los adolescentes desde los 12 años de edad.
Hoy en día no figuran en las estadísticas, empero, siguen entrando y saliendo de actividades laborales informales para ayudar a sus familias.
    Durante el sexenio foxista se ordenaron sendos cambios en las metodologías de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedeso) para medir la pobreza; del INEGI para cuantificar el desempleo; así como la economía informal.
    En la nueva Tasa de Desocupación que elabora y reporta el INEGI en vez de la Tasa de Desempleo Abierto (TDA), no computan aquellas personitas a partir de los 12 años de edad, disponibles para realizar una actividad económica. En los nuevos parámetros únicamente cuentan los adolescentes a partir de los 14 años de edad.
    Con dicha laguna,  es que el INEGI reporta desde 2002 la Tasa de Desocupación con los siguientes resultados: 2002, 2.98%; 2003, 3.41%; 2004,3.92%; 2005, 3.58%; 2006,3.59%; 2007, 3.72%; 2008,3.96% y febrero de 2009, 5.30 por ciento.
    Con el dato de febrero tenemos la Tasa de Desocupación más alta en la corta historia de dicho indicador, que desde mi punto de vista, no hace más que seguir escondiendo la situación de un país cuya realidad poco puede ocultarse en las estadísticas.
    Mientras las cifras dicen una cosa,  una creciente masa de personas desempleadas siguen pasándose a la  otra economía paralela del país, cada vez más poderosa y cuantiosa como es la economía informal.
    El hecho de que el INEGI ignore a los adolescentes de 12 años dispuestos a entrar y salir del mercado laboral para ayudar a sus familias, no significa que éstos no existan; ni tampoco me parece real que  una persona que logra trabajar al menos un par de horas a la semana en alguna actividad informal o bien ganar una escasa cantidad de dinero,  por ese mero hecho ya no esté desempleado.
    En la actual crisis, lo que no podemos hacer es fiarnos de las cifras oficiales de la desocupación.
    De  las 45.2 millones de personas que forman la PEA, 5.9 millones se ubican en el sector primario de la producción mientras que 10.6 millones lo hacen en el sector secundario; y 26.4 millones en el terciario; el resto están dentro del gobierno.
    El grupo de trabajadores que más sufren los estragos de la crisis y sus despidos son las personas ubicadas en actividades tanto del sector secundario como del terciario.
A COLACIÓN
    De acuerdo con el Índice Global de Actividad Económica (IGAE), en enero cayó 9.5% respecto a igual mes del año anterior, los mayores perjuicios se resintieron en: -11.1% en la industria; -9.1% los servicios, en tanto que las actividades agropecuarias subieron 2.1 por ciento.
    Las aportaciones que cada sector hace al PIB son las siguientes: sector primario del 4%; el sector secundario del 32% y  el sector terciario  64 por ciento.

    Según datos de Estudios Económicos de Scotiabank Inverlat, en diciembre pasado el  IGAE (PIB mensual) registró una contracción de 9.5% a tasa real anual (-2.4% el mes anterior), superando ampliamente a las estimaciones (-5.1% consenso y -5.5% Scotiabank).
En opinión externada por los analistas del grupo “además de ser el mayor deterioro desde junio de 1995 cuando registró una variación anual de -9.8%, se acumularon cuatro bajas continuas, confirmando que al inicio de 2009  la actividad económica de México entró en una fase de profundo deterioro, incluso mucho mayor a la significativa desaceleración del cierre de 2008”.
    ¿Qué le está fallando a la economía mexicana que perjudica el crecimiento? La caída en los indicadores económicos tanto del sector secundario como del sector terciario de la producción.
    Y las expectativas para este año son muy negativas para ambos sectores que son los que mayor peso ostentan dentro de la generación de la riqueza del país.
    Para Estudios Económicos de Scotiabank Inverlat, se espera en 2008 una caída del 7.46% en la actividad industrial y manufacturera; del 5.14% en la construcción; mientras que en el sector terciario, los servicios caerán un 6.5% por ciento.
    Fundamentalmente, el mayor golpe de la recesión de la economía estadounidense es para el sector secundario en México, la industria automotriz, la industria maquiladora de exportación, y otras áreas cuyos insumos, partes y componentes están ligados con el mercado americano.
GALIMATÍAS
    Todavía faltan los peores meses para el desempleo: junio, julio, agosto y septiembre alcanzarán los mayores picos, lo que oficialmente  nos digan los números no reflejarán una realidad aún más dura.
    Hombres y mujeres están quedándose sin empleo, los que mayor riesgo corren son los que se ubican en empresas en la órbita del sector secundario y terciario de la actividad económica, que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y fundamentalmente ligadas tanto a servicios financieros como al mercado de exportación.

    En sus evaluaciones, Estudios Económicos de Scotiabank Inverlat, señalan que “la perspectiva para la actividad económica en México no es nada alentadora, continuará la fuerte contracción en los indicadores de empleo, consumo, producción e inversión”.
    También  las cifras de  trabajadores asegurados en el IMSS  reducen: en números  preliminares a diciembre de 2008 estaban registrados 14 millones 178 mil trabajadores,  un grupo de  30 mil personas menos respecto a diciembre de 2007.
     El segundo semestre del año será más negativo para la caldera económica del país, lo más loable es ir tomando precauciones. Si usted amigo lector es un trabajador en activo, dedique lo que pueda a desendeudarse, no incurra en riesgos innecesarios y postergue por lo menos hasta finales de 2010 sus planes de financiamiento.
    Cuide su empleo demostrando ser un empleado cumplidor y eficaz y manténganse muy atento a las reuniones extraordinarias de los jefes. ¡Mucha suerte!
*Economista y columnista especializada. Es candidato a doctor por la Universidad de Alcalá, tiene dos libros publicados y participa en distintos foros de radio y televisión con opiniones sobre educación financiera, economía y finanzas personales.  Puede contactarla en: claulunpalencia@yahoo.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *