Home Arte y Cultura En un huipil naj ninïn están grabados la cosmogonía, la cultura y la historia de México
Arte y Cultura - March 26, 2009

En un huipil naj ninïn están grabados la cosmogonía, la cultura y la historia de México

La artesana Yatalhi Rosas
expone vestidos indígenas
en el VIII Encuentro Nacional
de Mujeres Indígenas en el Arte
que se realiza en Veracruz
Foto: Cortesía CONACULTA

Veracruz, Veracruz.- 26 de Marzo del 2009.- (CONACULTA) El primer huipil naj ninïn (triqui) que hizo la Abuela Gaa tuvo como dibujo único un triangulito llamado la chiquita y en él quedaron pintados el Sol y sus rayos, platica la artesana Yatalhi Rosa Sandoval. El huipil naj ninïn es un lienzo o códice donde están grabados la cosmogonía, la cultura y los hechos más significativos de la historia de nuestro pueblo, el universo y México.

 

     Este huipil es una de las piezas que se exponen en la muestra Bordadoras de sueños, tejedoras de historias, como parte del VIII Encuentro Nacional de Creadoras de Sueños y Realidades. Mujeres Indígenas en el Arte. Este encuentro nació en la Dirección General de Culturas Populares del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) y hoy se realiza con la participación de las instancias culturales de los estados.

 

     “Cada huipil cuenta una historia diferente, pero el modelo original más viejo, el traje mariposa, habla de cuando empezaron las cosas. En su cuello, por ejemplo, están contados los rayos del Sol y la Luna”, explicó Yatalhi, portadora de la prenda.

 

     El traje mariposa tiene un corte simple y parece un saco o costal de harina con mangas. Cae recto y sin vuelos del cuello a los tobillos, pero su colorido predominante en rojo y amarillo –los colores del Sol– lo hace muy llamativo.

 

     Yatalhi es una de las 40 artesanas de 18 pueblos que participan en la expo venta instalada en el Portal Miranda de esta ciudad, en la que se muestran piezas de arte popular de barro, ámbar, amate  cobre, chaquira, palma, ixtle, madera, etc.

 

     “Yo aprendí a tejer en telar de cintura desde niña, pero de adolescente estudié en México”, refiere Yatalhi, quien es egresada (1999-2003) de la carrera de Ingeniería Textil por el Instituto Politécnico Nacional (IPN).

 

     Desde hace un lustro encabeza una cooperativa artesanal en su natal Sandrés Chicahuaxtla, Oaxaca, asentado en el Cerro de la Zarzamora, donde aplica sus conocimientos e investiga el arte popular de su pueblo.

 

     Ha indagado de entre las artesanas más grandes que algunos huipiles naj ninïn reseñan el origen de este pueblo y lengua, emergido de una fracción rebelde e insumisa de la gran cultura de Monte Albán. “La gente grande cuenta que hace muchos años nos corrieron de Monte Albán y que por eso venimos a dar al Cerro de la Zarzamora”, explica.

 

     En esta montaña, ubicada en los lindes con Guerrero, los naj ninïn están divididos en tres pueblos grandes: Chicahuaxtla, Copala e Intayosa, cada uno con variantes dialectales propias. Los tres comparten, sin embargo, la misma cosmogonía antigua, tradiciones, usos y costumbres, entre ellos el huipil de gala de la mariposa en el que se cuenta su pasado común.

 

     Una escritura milenaria que cada tanto de tiempo se enriquece con nuevas imágenes que reseñan la aparición de acontecimientos y artilugios extraordinarios. El modelo genérico de mariposa cuenta el proceso de metamorfosis de este animalito como imagen metafórica del surgimiento del universo, pero a él se van sumando los hechos más recientes.

 

     Uno de los diseños más comunes plasma figuras emblemáticas de la Revolución Mexicana de 1910 (guerrilleros, soldados, adelitas), trenes, automóviles, bicicletas, máquinas de coser. “Los últimos diseños ya han incorporado los aviones, juegos de maquinitas, los teléfonos celulares, las computadoras”, señala Yatalhi.

 

     Hacia 1970, la cooperativa de artesanas de San Andrés Chiacahuaxtla tenía registradas 30 figuras en el huipil mariposa; a principios los años 90 llegaban a 150 y hoy andan en cerca de 200.

 

     El vestido codificado de los naj ninïn tiene cuenta imparable, asegura Yatalhi, cuyo nombre significa águila real en naj ninïn.
     (ATR)  

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *