Home Cine “La otra puerta”, una película sobre el lado oscuro de nuestros deseos
Cine - March 24, 2009

“La otra puerta”, una película sobre el lado oscuro de nuestros deseos

Una cinta en la que la realidad
es despedazada por la fuerza
de los deseos sexuales
Foto: Cortesía de la Cineteca Nacional

Por Gregorio Martínez Moctezuma
Corresponsal Azteca 21

Ciudad de México. 24 de marzo de 2009. Dentro del ciclo “Cine noruego”, que se proyecta en la Cineteca Nacional desde el jueves 19 y hasta el 29 de marzo, el viernes 20 se exhibió “La otra puerta” (Naboer), de Pål Sletaune, un sórdido y asfixiante filme sobre los fantasmas que pueblan nuestra mente y que, en un descuido y sin previo aviso, pueden dar al traste con nuestra existencia.

Así le sucede a John (Kristoffer Joner), el protagonista, quien un día cualquiera conoce a unas atractivas y extravagantes vecinas, a las que ayuda a mover un mueble en su departamento sin resistirse, a pesar de que sospecha que es una artimaña, pero… lo vencen su aparente amabilidad y la evidente sensualidad de Anne (Cecilie A. Mosli), que lo presenta y deja con su aún más inquietante y bella hermana, Kim (Julia Schacht).

Así, en un viejo departamento, lleno de pasadizos y cuartos, John se ve inmerso e inmiscuido en una situación anómala, asfixiante y claustrofóbica: la joven lo empieza a seducir con base en golpes y palabras fuertes, él responde y… de un momento a otro se ve atrapado en una realidad o hiperrealidad lacerante, en la que también intervienen su ex novia y el novio actual de ésta, así como un compañero de trabajo de John.

Con un manejo actoral muy ligado al teatro, al escenario, Sletaune va degradando a sus personajes en una situación de dependencia sadomasoquista y de rompimiento o expansión de límites sociales, con pocos personajes y una escenografía aplastante, para dar forma a una película en la que la realidad y los deseos –la mente– se entrecruzan y mezclan de tal manera que no es posible discernir entre lo real y lo imaginario, tal como le sucede a los protagonistas y al espectador, creando una sensación de complicidad y de desconcierto que sólo al final se resuelve muy hitchcockianamente, incluso anticlimáticamente, pues, para darle verosimilitud, el director tuvo que darle concesiones a la realidad –y al espectador–.

Por cierto, a pesar de que se anuncia como “La otra puerta” en los subtítulos se maneja como “Los vecinos” (Dinamarca-Suecia-Noruega, 2005). En el programa de la Cineteca  se menciona que “con este thriller sobre la pérdida de la voluntad, los límites y la mente, Sletaune obtuvo el Premio del Jurado Joven Europeo en el Festival de Cine Nórdico de Ruán en 2006”.

El guión es de Pål Sletaune, la fotografía de John Andreas Andersen y Darek Hodor, la música de Simon Boswell, la edición de John Andreas Andersen y Darek Hodor, y los intérpretes son Kristoffer Joner (John), Cecilie A. Mosli (Anne), Julia Schacht (Kim), Anna Bache-Wiig (Ingrid), y Michael Nyqvist (Åke).75 minutos es su duración.

Comentarios a esta nota: gregorio.martinez@azteca21.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *