Home Por la Espiral Presupuesto equivocado
Por la Espiral - March 13, 2009

Presupuesto equivocado

POR LA ESPIRAL
*Claudia Luna Palencia

-Presupuesto equivocado
-Especulación cambiaria
-Inflación por impacto dólar

Desde noviembre del año pasado insistimos en lo mal estructurado del Presupuesto de Egresos de la Federación, el PEF 2009, fundamentado en el valor de las variables que fueron utilizadas de base para la programación del paquete económico y del gasto.
    Entonces recomendamos ser más prudentes tanto con el tipo de cambio como con el valor del barril de petróleo de exportación, asimismo señalamos que se estaba concibiendo un programa económico para 2009 basado en un ingreso esperado demasiado optimista y un  nivel de gasto en riesgo debido al descenso del precio del petróleo en el mercado internacional.
    Tanto el tipo de cambio como el precio del barril de petróleo son dos variables fundamentales en la construcción del proyecto económico anual como sucede con los Criterios de Política Económica y en la elaboración del PEF anual, en el que desde luego los ingresos que se obtendrán por la vía fiscal son un basamento importante.
    El punto es que hay una evidente volatilidad en ambas variables anteriormente señaladas asunto de preocupación en México porque ante el deterioro de las expectativas resultará muy difícil cumplir siquiera con el marco aprobado.
    El tipo de cambio impacta por el lado de las cuentas externas del país,  no sólo la constante caída del peso respecto al dólar encarece la importación de insumos, maquinaria y tecnología demandada por la planta productiva nacional y la industria maquiladora, también encarece el nivel de endeudamiento del país, público y privado.
    Una industria que importa insumos, maquinaria y tecnología a precios mucho mayores de lo estimados, a pesar de que hayan contratado coberturas cambiarias como lo hacen las grandes compañías participantes en el comercio exterior, ninguna preveía tal irracionalidad especulativa en el peso. Y subrayo irracionalidad especulativa, dado que considero que la especulación per se responde a un sentido de racionalidad, esto es, la gente provoca de forma deliberada y razonada especular con algo, un bien, insumos, monedas, para provocar su escasez y subir los precios. Lo hace de forma planeada, no precipitada e irracional como sucede actualmente con el peso y su relación con el dólar.
    Hay una crisis cambiaria malsana que no tiene razón de ser en un país que no tiene problemas financieros ni problemas de hipotecas subprime,  que  se le castiga por ser socio de Estados Unidos y casa huésped de varias multinacionales y transnacionales afectadas por la crisis de sus propios países de origen.
También un dólar cada vez más caro tiene un impacto en la inflación, la variable que desde años atrás Banco de México lleva sosteniendo una lucha titánica para reducirla por debajo del 3 por ciento.
Después está el precio del petróleo, el otro dolor de cabeza, es cierto que tenemos una balanza comercial despetrolizada, diversificada, lejos de aquella atonía monoexportadora, todo lo contrario los componentes de manufacturas y maquiladora son parte importante en la balanza comercial, el país añade valor agregado y compite.
No obstante, el petróleo aporta una tercera parte de los recursos para el sector público y forma junto con  los ingresos tributarios la parte más importante de recursos para ser gastados por el gobierno. Este año el PEF indica que el gobierno habrá de gastar 3 billones 45 mil millones de pesos.
Empero, los problemas vislumbran desde el primer mes del ejercicio: enero está siendo la antesala de lo que podría esperarse en el año con una caída de los ingresos esperados, tanto por la vía de las importaciones petroleras como por el lado de la recaudación fiscal, ante la presión en los niveles de gasto y consumo de la gente y los problemas de diversas empresas para hacer frente al IVA, ISR y IETU.
Por lo pronto, lo que más va resintiéndose es la baja del precio del petróleo, de acuerdo con la Secretaría de Hacienda,  en las finanzas públicas  de enero, los ingresos presupuestales del gobierno cayeron 9.9% respecto a los obtenidos en igual mes del año pasado al captarse 15 mil 551.8 millones de pesos menos a lo previsto en el calendario de estimación de ingresos para 2009.
A COLACIÓN
    Ojalá que no lleguemos a los recortes presupuestales, los ajustes sobre de la marcha en el gasto porque desde luego se resentirían los programas sociales y los programas emergentes establecidos por el presidente Felipe Calderón.
    El jalón para la economía sería más fuerte porque una reducción en la participación de los recursos provistos por el gobierno en distintas áreas que tocan tanto con la economía como con la gente llevaría a un mayor golpe de la caía del PIB.
    Desde mi perspectiva, debió elaborarse un PEF austero y conservador, con recortes en gastos personales en Presidencia, gastos corrientes en áreas de funcionarios de todas las dependencias, restricción en vales de comida, viáticos y desplazamientos geográficos, meterle mano a una serie de programas que pueden posponerse y en cambio sostener recursos en inversión de obra.
    Ahora bien, parecen muy lejanas las estimaciones de Hacienda para la economía mexicana en 2009: un PIB de 1.8%, inflación de 3.8%, precio del petróleo promedio de 70 dólares por barril, y un tipo de cambio promedio de 11.70 pesos por dólar.     ¿Muy optimistas o poco previsores?
A punto de terminar el primer trimestre del año lo que hay es un deterioro en las expectativas económicas y de los consumidores.  El tipo de cambio se ubica en 15.27 pesos por dólar, su comportamiento es volátil, por momentos casi roza los 16 pesos por dólar.
Asimismo esta semana el precio del barril de petróleo se ubicó en 39.17 dólares por barril.
Además diversas casas de estudios están comenzando a rebajar las estimaciones para México, por ejemplo, Scotiabank Global Economic Research ajustó el PIB para el país anticipando una caída de -3.1% en la economía y una recuperación de 2% en 2010.
De alguna forma los errores se pagan. El año pasado nos hablaban de crecimiento y nada de crisis, actualmente el secretario Agustín Carstens va enfocándose en decir que  no habrá recesión en México, al tiempo que Banco de México comenzará a intervenir en el mercado cambiario para tratar de contener la irracionalidad.
*Economista y columnista especializada. Es candidato a doctor por la Universidad de Alcalá, tiene dos libros publicados y participa en distintos foros de radio y televisión con opiniones sobre educación financiera, economía y finanzas personales.  Puede contactarla en: claulunpalencia@yahoo.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *