Home Espectáculos Presentan “El corazón a gas”, obra escrita por Tristan Tzara, considerado el padre del dadaísmo
Espectáculos - March 7, 2009

Presentan “El corazón a gas”, obra escrita por Tristan Tzara, considerado el padre del dadaísmo

En esta puesta en escena
se dan cita diferentes
temperamentos
Foto: Cortesía CONACULTA

Ciudad de México.- 7 de Marzo del 2009.- (CONACULTA) En una profunda oscuridad, el público que asiste los domingos en la tarde al foro La Gruta, del Centro Cultural Helénico, se interna en un cuento en el que un rostro se disgrega, las partes de una cara toman la palabra y dejan de utilizar al cerebro para comunicar sus necesidades mientras se revelan a las represiones de la consciencia.

 

Escrita en las primeras décadas del siglo XX por Tristan Tzara –considerado el padre del dadaísmo–, la obra El corazón a gas rompe con todas las convencionalidades dramáticas y plantea una historia no lineal, en la que seis personajes liberan sus emociones inmersos en un ambiente completamente subjetivo.

 

La Boca, el Oído, el Ojo, la Nariz, el Cuello y la Ceja son los personajes que se lanzan a contar un relato que confronta la lógica y la razón. En escena se habla de un caballo de carreras llamado Climenestra, un encuentro de amigos y una subasta mientras un alarido pide urgentemente blanco de España.

 

En la oscuridad posterior a la tercera llamada, se escucha la fuerza y la demencia que se le imprimen a las teclas de un piano vertical, que emite un sonido delirante, el cual acompaña a la acción dramática.

 

Poco a poco aparece una luz tenue que ilumina al pianista y, a su vez, permite observar al actor Eduardo Candás, quien se sienta en una silla frente a un atril, en medio del escenario.

 

Con ropa especial –una camisa negra con una manga larga y la otra corta, además del bolsillo de color blanco–, el actor les presta su cuerpo a estos personajes para que platiquen, canten, exploten y se peleen entre ellos.

 

En esta narración se dan cita diferentes temperamentos: una nariz preguntona, un cuello desesperado, un oído neurótico, una boca burlona, una ceja cantarina y un ojo sereno, y entre los seis relatarán este viaje lleno de ideas que caen como cascadas.

 

Libres de toda atadura y cordura, las partes de la cara juegan y se adentran por los pasajes inconscientes del alma, en los que este relato cobra un significado subjetivo.

 

Con las partes del rostro –que cuentan la historia– pintadas y con la ayuda de una lupa para maximizarlas, el intérprete recurre a la gesticulación y a los diferentes tonos de voz para diferenciar a los seis personajes.

 

Andrés Motta dirige la puesta en escena en la que explota las emociones, el sentimiento y la hilaridad que brotan del texto de Tzara. También en escena, el joven artista –de 21 años de edad– toca el piano con música original que él mismo creó para este montaje.

 

La puesta en escena que representó en 2007 a México en el Festival de Teatro Joven de Tula, en Rusia, también tuvo ese mismo año una temporada en el Teatro Salvador Novo del Centro Nacional de las Artes.

 

El corazón a gas se presenta los domingos, a las 18:00 horas, en el foro La Gruta, del Centro Cultural Helénico.

(UOG)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *