Home Libros Reúne Ximena Escalante textos de traición entre los hombres
Libros - February 26, 2009

Reúne Ximena Escalante textos de traición entre los hombres

 Foto: Cortesía CONADE

Ciudad de México.- 26 de Febrero del 2009.- (CONADE) Una mirada al universo de una escritora francesa que transpira sensualidad y sensibilidad en cada acto de su vida; una joven que se enamora de un hombre sagrado que sufre varias vejaciones al estar atrapado en un asfixiante ambiente, y los caminos de ida y vuelta de la lealtad de una mujer, son algunas de las temáticas abordadas por la dramaturga Ximena Escalante en la antología Tres obras de traición que reúne los textos: Colette, Andrómaca real y Yo también quiero un profeta. El tema de la traición se presenta en la antología –publicada por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes mediante la Dirección General de Publicaciones– como un fantasma, una presencia inadvertida que carcome a los personajes y una cara de la moneda que devasta a todos alrededor. “Estas obras muestran los mecanismos de traición que se dan entre los hombres, en Andrómana real existe una traición amorosa entre los personajes; en Colette hay una traición artística y en Yo también quiero un profeta existe la peor de las traiciones: la mística, el hombre contra sí mismo”, explicó la autora. La presentación del libro, que se realizó en el Foro Vitrales de CazAzul, fue considerada por Ignacio Flores de la Lama, Carlos Corona y la autora como toda una celebración teatral. Para Flores de la Lama, quien dirigió en teatro Andrómana real, este es un trabajo muy complejo, sumamente interesante por el juego de descifrar el universo de Ximena Escalante, lleno de acertijos. “Es un alucinante viaje de gozo-padecimiento”. Carlos Corona, quien dirigió Derviche, otra de las obras de Escalante, consideró que el teatro de la dramaturga le ayuda a encontrar cause a la pasión y a la búsqueda amorosa que da sentido a la vida. “En las obras de Ximena no se nos muestra el amor lindo, tierno ni siquiera alcanzable, sin embargo, después de leerlas, de verlas en escena o de escenificarlas, no queremos huir de la pasión, queremos ir en su búsqueda. “La pasión tiene sentido, se busca, se vive, se sufre y en el mejor de los casos se trasciende. Por tal razón, no es accidental que tantos directores de México hayamos dicho alguna vez: ‘Yo también quiero una obra de Ximena Escalante´”, señaló Corona. La dramaturga que también ha escrito las obras Fedra y otras griegas, Te odio, Touché o la erótica del combate y La piel, entre otras, opinó que los tres textos que presentó en la antología le han llevado a un proceso de investigación de mitos e historias que le permiten adentrarse en el universo emocional del hombre. En pocas palabras, Escalante se limitó a comentar: “lo que yo tengo que decir está en las obras”. Los textos Colette es un relato que se inspiró en una parte de la vida de la escritora francesa, en la obra se expone una sensual historia sobre una mujer que se atrevió a retar las costumbres establecidas en su época. Se estrenó en 2005, en el Foro Sor Juana Inés de la Cruz del Centro Cultural Universitario, bajo la dirección de Mauricio García Lozano, con las actuaciones de Emma Dib, Arturo Beristain, Mariana Giménez, Mónica Huarte, Mauricio Isaac y Paulina Treviño, entre otros. Andrómaca real se acerca a los mitos griegos, a la vida de una mujer troyana que pierde a su familia en una guerra y después se convierte en una esclava griega que está perdida por los pasajes del amor y de la fidelidad. Para el director escénico Ignacio Flores de la Lama, este texto es una reflexión sobre la condición del hombre, de la mujer y “sobre lo que somos”. Esa obra fue estrenada en 2007, como parte del programa escénico Mural: Tres siglos de Teatro Mexicano, que llevó a cabo la Compañía Nacional de Teatro, y se presentó en el teatro El Galeón del Centro Cultural del Bosque (CCB). Basándose en el mito judeo-cristeano de Salomé y la petición por parte de ella a Herodes de la cabeza de Juan Bautista, Escalante creó en Yo también quiero un profeta, un sofocante e inescapable universo que mueve a diez personajes por los laberintos de las pasiones, miedos y terrores que cada quien ve en los ojos de un hombre santo. Yo también quiero un profeta fue llevada a escena en 2005 por Martín Acosta, con escenografía de Jorge Ballina, en el Teatro Orientación del CCB, con las actuaciones de José María Yázpik, Alejandro Calva, Dora Cordero y Guillermina Campuzano, entre otros. Ximena Escalante realizó estudios en el Centro Universitario de Teatro, en la Escuela de Escritores de la Sociedad General de Escritores de México y en la Real Escuela Superior de Arte Dramático de España. La antología Tres obras de traición se encuentra a la venta en la red nacional de librerías Educal de la República.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *