Home Por la Espiral El gas de pasado mañana
Por la Espiral - February 25, 2009

El gas de pasado mañana

POR LA ESPIRAL
  *Claudia Luna Palencia

-El gas de pasado mañana
-Un futuro de renovables
-Pemex: más gas natural

 En conjunto, Iberoamérica produce el 13% del petróleo mundial, aunque no posee más del 10% de las reservas del planeta.
 Por el lado del petróleo, en América Latina, tres países dan cuenta del 78.5% de la producción petrolera: México, Venezuela y Brasil. En menor medida están Argentina, Colombia y Ecuador.
 En la región, los hidrocarburos (petróleo y gas natural) representan el 68% de la oferta primaria de energía, seguido de lejos por otras fuentes como la biomasa y los residuos secundarios.
 No obstante, América Latina posee una proporción marginal de las existencias de gas natural y carbón mineral, sin embargo, sus reservas le asegurarían 238 años explotación del carbón al ritmo actual, según se desprende del estudio “Espacios Iberoamericanos”, editado por la Cepal y la Secretaría General Iberoamericana.
 Por cuestión de gas natural, a Iberoamérica la corresponde solamente el 4.2% de las reservas mundiales, en tanto que, el 33% del recurso lo concentran los países de la ex Unión Soviética y el 40.5% los países del Medio Oriente.
 En cuanto a América Latina, el 52% de las reservas de gas natural están en Venezuela; cerca del 14% en México; casi un 10% en Bolivia y Argentina.
 A partir de datos de la Organización Latinoamericana de Energía (OLADE) se estima que las reservas de gas natural disponibles en Iberoamérica alcanzarían para unos 43 años.
 En cuanto al carbón mineral, América Latina posee solamente cerca del 2% de las reservas mundiales, pero dispone de este recurso por más de 238 años.
 Dos países dan cuenta del 74% de las reservas iberoamericanas: Colombia (41%) y Brasil (33%). No obstante, los yacimientos de todo el conjunto de países no son competitivos a escala internacional debido al alto contenido de azufre mineral.
GALIMATÍAS
 Al carbón se le señala por su incidencia en el medio ambiente y el efecto invernadero,  todo  lo contrario el gas natural irá ganando lugar dentro del grupo de los energéticos menos contaminantes.
El gas natural es una mezcla de hidrocarburos simples que se encuentra en estado gaseoso, en condiciones ambientales normales de presión y temperatura.
El gas natural comercial está compuesto aproximadamente en un 95% de metano (CH4), que es la molécula más simple de los hidrocarburos. Además puede contener pequeñas cantidades de etano, propano y otros hidrocarburos más pesados, también se pueden encontrar trazas de nitrógeno, bióxido de carbono, ácido sulfhídrico y agua.
El único productor de gas natural en México es Petróleos Mexicanos (Pemex). El gas natural es transportado a la mayor parte de la República Mexicana a través de una red de gasoductos, con longitud aproximada de 10 mil 249 kilómetros.
En materia de gas natural, cabe destacar que nuestro país cuenta con una relación de reservas probadas a producción de 29 años. Esto significa que tenemos importantes reservas pero también que estamos produciendo y explorando de manera insuficiente. Los puntos desde los cuales se distribuye el gas natural proceden de la zona de Campeche, Tabasco y el sur de Veracruz.
En los últimos años las importaciones de dicho insumo aumentaron así como la presencia de empresas extranjeras que aprovechan los Contratos de Servicios Múltiples para participar en diversos renglones del sector energético.
De cara al futuro, de acuerdo con proyecciones de Pemex, el gas natural es el insumo energético que resentirá mayor presión, tanto por la demanda, como por el precio, con dos principales demandantes: el sector industrial del país y el sector eléctrico debido al desarrollo de plantas de generación de ciclo combinado.
De hecho desde 2007, este sector es el  principal consumidor de gas natural en México.
Según cálculos realizados por la Secretaría de Energía, el crecimiento promedio anual de la demanda interna por gas natural en el periodo 2001 a 2010 podría llegar al 8.9%, en el escenario de mayor crecimiento económico, mientras que la producción nacional solamente crecería un 6.6% sin la aportación de los Contratos de Servicios Múltiples en la Cuenca de Burgos.
De continuar esta tendencia, la demanda será superior a la oferta nacional por cerca de dos mil millones de pies cúbicos al día y el volumen de importaciones llegaría a representar alrededor del 23% del consumo interno.
A COLACIÓN
 En los  resultados del tercer trimestre de 2008, Petróleos Mexicanos (Pemex) reportó un aumento del 14.3% en la producción total de gas natural.
 La producción de gas asociado aumentó 25.9% como resultado de mayores volúmenes en la zona de transición de Cantarell y por incrementos en el nivel de producción de los proyectos  Ku-Maloob-Zaap, Caan, Crudo Ligero Marino e Ixtal-Manik.
La producción de gas no asociado disminuyó 1.2%, principalmente como resultado de menor producción en los proyectos Burgos y Lankahuasa, pertenecientes a la Región Norte.
En lo que refiere al periodo enero a septiembre de 2008, la  producción total de gas natural aumentó 13.7% respecto al mismo periodo del año anterior.
En dicho lapso, la producción de gas asociado aumentó 23.7%, debido a mayores volúmenes en los proyectos Cantarell y Ku-Maloob Zaap.
La producción de gas no asociado aumentó 0.7%, debido principalmente al proyecto Veracruz, perteneciente a la Región Norte.
Al  30 de septiembre del año pasado, el avance físico de la construcción de las plantas criogénicas 5 y 6 en el Complejo Procesador de Gas Burgos (CPG) fue del 97 por ciento.  Se espera que aparezcan operativas dentro del reporte anual de 2008 que próximamente presentará Pemex.
 Como éste hay una docena de nuevos proyectos para detonar la explotación del gas natural y propiciar con su participación el auge de la industria hidroeléctrica en el país.
 Con tales problemas en la inestabilidad del precio del petróleo, su futuro difícil por la escasez anticipada, entre más pronto se dediquen esfuerzos monetarios e inversiones para fortalecer la industria del gas natural e ir diversificando la dependencia de la planta productiva e industrial del país hacia el petróleo (así como de los habitantes sobre todo en los medios de transporte) podremos tener un futuro con diversos amortiguadores energéticos que permitan que México no llegue a depender totalmente del gas que venga de afuera. Porque sino, pobres consumidores.
*Economista y columnista especializada. Es candidato a doctor por la Universidad de Alcalá, tiene dos libros publicados y participa en distintos foros de radio y televisión con opiniones sobre educación financiera, economía y finanzas personales.  Puede contactarla en: claulunpalencia@yahoo.com

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *