Home Entrevistas “Mariano en tu vida”, un programa diferente que apuesta por la gente y por los contenidos de calidad
Entrevistas - February 24, 2009

“Mariano en tu vida”, un programa diferente que apuesta por la gente y por los contenidos de calidad

Mariano es un emprendedor exitoso que ha iniciado otra etapa en su carrera con el pie derecho.
Fotos: cortesía Sitio Oficial.

Ciudad de México.- 24 de Febrero del 2009.- Entrevista exclusiva del exitoso comunicador con Azteca 21, en la que nos habla de su trayectoria y de su filosofía, de sus retos y de sus logros, de la importancia de su papel y de otros temas.

Por Martha Martínez M., reportera Azteca 21, con la colaboración especial del coordinador editorial de Azteca 21

A la Chulis, mi abuelita, con amor y gratitud eternos

Ciudad de México. 20 de febrero de 2009. Su voz se ha vuelto una de las más escuchadas, reconocidas y admiradas de la radio mexicana. Su forma de pensar, positiva y optimista, ya plasmada en libros, ha influido en miles de personas que lo escuchan diariamente y lo admiran sin reservas. Su trayectoria ha marcado hitos en nuestra historia radiofónica. La gente lo identifica fácil y sencillamente como Mariano, como si fuera parte de su entorno, de su vida. Actualmente, Mariano Osorio, a los 39 años, después de una meteórica, esforzada y exitosa trayectoria en radio, ha comenzado una nueva etapa en su vida profesional, de la cual habló en entrevista exclusiva, vía telefónica, con Azteca 21.

Mariano nació el 9 de enero de 1970, en el estado de Veracruz, pero se trasladó desde muy pequeño a Tula, Hidalgo, donde vivió hasta la adolescencia. Posteriormente, se fue a radicar a la ciudad de México para estudiar Ciencias de la Comunicación. Su dedicación al trabajo y a la superación se forjó a muy temprana edad, como empacador en un supermercado y lavacoches. Más tarde, se inició como locutor en Tula, en una estación local, actividad que consolidó en 1996, cuando Stereo Joya, de Grupo Radio Centro, le ofreció su propio programa, “Mariano en las mañanas”, el cual, nueve años después y tras una ampliación en su horario, se denominó “Hoy, con Mariano”. Lo demás es historia presente y de ésta hablaremos a continuación con él.

Hola, Mariano, gracias por concedernos un poco de tu tiempo y esta entrevista, ¿cuáles son los retos que enfrentas en tu programa de televisión?

Por supuesto, son muchos al mismo tiempo, primero, controlar la emoción y el orgullo     que representa para mí poder ofrecer al público una opción diferente en la televisión; ése de hecho es el gran reto. Segundo, apostar por los contenidos, por devolverle el valor que tienen, que la gente crea en un programa de televisión, en el sentido de que los vamos a escuchar, a atender, a tratar y a vivir día con día con respeto y, evidentemente, como lo que todos somos y lo que son todos los que nos hagan el favor de vernos: personas inteligentes, sensibles, humanas. Tercero, experimentación, yo creo que éste es un gran reto. Para Televisa, sin duda alguna, habría sido muy cómodo, muy sencillo y muy fácil apostar por poner allí probablemente una telenovela o uno de los muchísimos programas de comedia muy exitosos que ya ha tenido probado por muchos años y, de hecho, ni siquiera poner uno nuevo, habrían podido seguir transmitiendo la repetición de alguna serie en donde no hubiera arriesgado absolutamente nada y todo hubiera sido generar ingresos para la compañía, pero hoy Televisa ha decidido arriesgarse a probar una fórmula nueva, a picar piedra y eso sin duda es un gran reto. Entonces te diría: entender, descifrar y transmitir en el lenguaje adecuado de la televisión, como tiene que ser, como lo entiendo y como lo veo, cada uno de esos contenidos.

¿Cuál es la función de un comunicador como tú, con ese estilo de vida que propones, para ese gran público que te sigue?

Hoy por hoy tengo más claro que nunca cuál es mi papel en la radio, a través de mis discos de reflexiones, de los libros que he publicado. Por cierto, quiero decirte que hace unas semanas hemos lanzado un libro nuevo, se llama “Mariano en tu familia”, que tiene el mismo espíritu del tema que hoy nos ocupa: los contenidos y la sugerencia para que la gente se anime a tener una mejor calidad de vida; este libro fue publicado por Editorial Aguilar. Bueno, te diría que quise entender muy bien mi papel de comunicólogo, no soy psicólogo, no tengo un doctorado en ética ni en filosofía, ni estoy capacitado para darle consejos a la gente. Soy únicamente eso, un comunicólogo y mi pasión es comunicar todo aquello que contribuya al bienestar de las personas y eso es lo que he hecho durante muchos años a través de los diferentes vehículos y plataformas que he tenido para poder hacerlo, y eso me hace sentir sumamente comprometido, satisfecho y orgulloso de poder estar en contacto con la gente como tú, como la gente que va a leer esta entrevista, que nos hace el favor de seguir esta propuesta de una manera muy sencilla y simple. No hay una pretensión oculta, no van a ver en la televisión a un señor tirando rollos interminables, ni regañando a la gente, ni dando fórmulas mágicas, fáciles y chafas de cómo su vida se va a transformar en un carnaval de la noche a la mañana, no. Éste es un programa que apuesta por el sentido común, es un programa que nos recuerda que tenemos muchas herramientas a nuestro alcance y que probablemente hemos olvidado algunas de ellas en el transcurso del tiempo, y nosotros vamos a encargarnos de recordarlas. Es un programa alegre, divertido, entretenido, con información de interés general, con grandes artistas invitados, cantantes padrísimos como en la primera semana, Aleks Syntek, Pedro Fernández; Edith Márquez, quien estuvo encantadora la segunda semana, y Kalimba en la siguiente; ellos traen su música, traen su alegría, pero también tienen algo interesante que compartirnos, más allá del escándalo y el chisme, algo interesante de lo que podamos aprender. Un programa con entrevistas y documentales, con secciones de humor, un programa de infoentretenimiento, diferente y no mejor o peor de los que han visto o los que conocen. Es un programa diferente, que apuesta por la gente y por los contenidos.

¿Cómo interactúas con el público de televisión? En tu programa de radio interactúas con la gente a través de la llamada de “Contesta y gana”, con los enlaces a los ganadores que traen colocada la calcomanía de la estación en sus vehículos o cuando tú personalmente contestas las llamadas. Ahora en televisión, ¿cómo se dará esa comunicación con el público?

Será lo más recurrente y natural posible, como las mismas emisiones nos lo permitan. Estamos fomentando el contacto con la gente a través de nuestro correo electrónico y de nuestra página de Internet. Aparte, en cada programa tenemos 100 invitados con los que converso, con los que convivo, quienes a veces me dan la oportunidad de tomarme una foto con ellos, y poder seguir escuchando a la gente en dondequiera que yo esté. No importa si estoy en la tele o en la radio, o si sólo estoy en la radio; lo importante es que dondequiera que estoy la gente sabe perfectamente que soy agradable, accesible porque eso me hace sentir muy feliz, porque me depositan su confianza, y porque sé escuchar. Ése es en realidad mi verdadero trabajo: escuchar a las personas con atención, respeto y amor, entonces eso no tiene que cambiar porque entonces no sería un programa tan humano y tan para la gente como te lo estoy diciendo.

Me gustaría que pudieras hacer una retrospección, remontarnos, por ejemplo, al Mariano universitario. ¿Alguna vez te imaginaste que ibas a poder llegar a tantos hogares, a tantas personas, a tantos lugares, a miles de personas que te escuchan en nuestro país y en el extranjero? ¿Qué sientes con estos logros?

A nivel profesional entiendo mi trabajo como uno que me hace muy feliz, que disfruto, que me encanta, me permite escuchar y ayudar a la gente y se ha convertido en algo así como mi sueño de dicha desde hace muchos años, no ahorita, sino desde hace muchos años. La parte personal, que también tiene un poquito de esta carga profesional, habla de una gran disciplina, de congruencia, de respeto por mí, por mi familia, por la gente que está cerca de mí, pero también habla de que no me debo olvidar por un solo instante de quién soy ni de dónde vengo, ni de vivir la vida como viene, con sus retos, con sus sinsabores, con sus aprendizajes, lecciones, alegrías, sensaciones y emociones constantes. De tal manera que lo vivo así; quizás sí lo visualicé, se podría decir que sí, sin mentirte, sin miedo a que se me juzgue de una manera extraña, pero lo más importante para mí es que lo estoy viviendo, eso es lo que más me apasiona.

En este sentido, ¿qué hay todavía para Mariano? Has hecho un programa exitoso de radio, has escrito dos libros, ya son cinco discos de reflexiones y ahora el programa en televisión. ¿Qué proyectos faltan aún, qué sueños quedan por realizar?

El sueño lo estoy viviendo ahora mismo, qué es lo que sigue: entender y afinar muy bien la fórmula de este nuevo programa de televisión, que tiene pocos días al aire, que es diferente y puede incluso ser raro para algunas personas que están habituadas a ver otro tipo de programas con regularidad. Darlo a conocer, ayudarme a mí mismo, a que la gente descifre muy bien de qué se trata, qué es lo que hay atrás y qué es lo que no hay. Por ejemplo, no hay charlatanería, no hay consejos ni recetas fáciles, y la verdad, es de calidad para cambiarle la vida a la gente de un viernes a un lunes; no hay violencia, no hay cosas que atenten contra la inteligencia de la gente, en el sentido de ofenderlos o de posicionarse en una plataforma por encima de las personas, no hay pastelazos, no hay pocas ropas, no hay todo eso de lo que muchas veces les dijimos que sí y abrimos las puertas de nuestra casa. Justamente es el lado contrario, es un programa diferente, como muchos estaban esperando, fresco, que nos entretiene, divierte, deja un dato interesante, da una reflexión padre que nos ayuda a modificar actitudes, a crecer, pero sobre todo que convenza a más y más personas de que es posible vivir con más calidad de vida. Y recurro nuevamente a esta línea, no importa cuánto tiempo estemos en este planeta, en la vida, lo que importa es cómo estamos en ella.

¿Cómo has sentido la respuesta del público, cómo te va con el rating? ¿Tienes información al respecto?

Sí, por supuesto, vamos muy bien, entramos padrísimo. Hemos estado recibiendo comentarios increíbles de la gente, estamos aprendiendo todos los días, estoy muy satisfecho, tenemos un promedio de 8 puntos, luego 7, 8, después sube a 8-9, luego subió a 9.1 en 25 ciudades del país. Estamos llegando perfectamente al público que queremos llegar. Estoy esperando ansioso a que más personas me conozcan, hay que pasar la voz para que vean el programa porque aún hay mucha gente que no me conoce. Precisamente, te diría que éste es uno de los temas en los que todavía tenemos que trabajar. Estamos contentos, estamos tranquilos con los resultados y lo estamos disfrutando.

¿Cómo fue la preparación para darle tu presencia al público, que sólo te conocía a través de tu voz? Ahora que te ven por televisión, ¿cómo sientes ese impacto sobre la gente, de que ahora te conozca? ¿Cómo se dio esa transición de la voz por la radio a la presencia física en televisión?

A algunas semanas de distancia, te voy a decir con toda honestidad, con toda humildad que no he sentido diferencia alguna respecto de mi persona. Estoy muy concentrado en el trabajo que realizo. Me despierto a las cuatro de la mañana, me voy a la radio, salgo a la una, de ahí me voy a Televisa San Ángel, donde termino muy noche. Estamos revisando cosas; en ese sentido, no he sentido ninguna diferencia. Los comentarios que ha habido se centran en el contenido del programa, no en mi persona, y ése es el mejor halago que puedo recibir.

Precisamente con tanto trabajo que realizas, ¿cómo le haces para convivir con tu familia, para ir al cine, para leer…?

Me he organizado muy bien, esto también forma parte del aprendizaje. Ésa es la otra mitad de mí, que me llena de felicidad y de plenitud. Yo me considero una persona amistosa y feliz porque paso la vida haciendo las cosas que me gusta hacer, acompañado de la gente con la que quiero estar. Yo quiero estar con mi familia, con mis hijos, con mi mujer, con mi gente; entonces, nos hemos organizado muy bien los fines de semana, me doy mis escapadas de repente con ellos, no sólo el fin de semana, también cuando se puede entre semana, siempre busco los espacios. Si tú lo quieres, vas a poder, pero si no lo quieres te van a salir 25 mil pretextos para no estar y yo sí quiero estar, eso es lo que estoy haciendo.

¿Cómo surgió esta idea, cómo se dio este proyecto tan importante para ti?

Por una parte, fue muy fácil; por otra, sabrosamente lenta. Durante los últimos diez años yo había recibido diferentes invitaciones para participar en algunos programas de tele, en los que yo sentía que no venía al caso o que el formato del programa no tenía nada que ver conmigo o que competía con mi horario en la radio, por eso no quise aceptar esos programas. Pero ahora llegó la oportunidad de que yo tuviera que ver con los contenidos, que pudiera hacerlo en un horario donde no se afectara mi programa de radio y es así como yo respondo a la invitación que me hizo Televisa. Presenté un proyecto, les gustó, hicimos un programa piloto, el cual resultó muy bien calificado y aceptado, se dan las negociaciones necesarias y es así como ahora estamos llevando el programa al público.

Tus programas los escuchan y ven niños, adolescentes, adultos, personas mayores, amas de casa, comerciantes, operadores en microbuses… ¿Cuál es el compromiso que tienes al llegar a tan diferentes sectores de la población?

Me siento un privilegiado, honrado y comprometido cada vez más. Primero conmigo, me vincula con mi estabilidad, con mi congruencia y, por supuesto, con mi trabajo. Eso es lo que representa: gratitud, orgullo y sobre todo es un gran respeto por tener el privilegio de poder trabajar en proyectos que están dirigidos a todas las familias, no a alguien en particular.

Por último, ¿deseas compartir algo con nuestros lectores, un mensaje especial a la gente que por Azteca 21 va a saber de ti, de tu programa?

Sí, por supuesto. Primero agradecerles infinitamente que se hayan tomado la molestia de leer y de interesarse más por este proyecto. En segundo lugar, que es un proyecto en el que definitivamente están reflejados y tomados en cuenta porque es un proyecto de la gente y para la gente. En tercer lugar, que se animen a ver un programa diferente, que se animen a conocerlo, a desmenuzarlo, a entenderlo, y que me ayuden a mejorarlo. Por otro lado, quiero decirles que se trata de un programa muy variado, alegre, divertido, con secciones diferentes, de hecho, son más de 16; les va a gustar, los va entretener, pero sobre todo les va hacer bien. Estamos de lunes a viernes a la 1:30 por el Canal de las Estrellas. Hoy ustedes son nuestros invitados especiales, vamos a celebrar juntos un programa distinto, con características como éstas, que exaltan, primero, el valor y el respeto de la gente; segundo, en donde lo que más importa son los contenidos y, tercero, la página en Internet para recibir sugerencias, comentarios y todo lo que gusten es www.marianoentuvida.tv.

Muchas gracias, Mariano.

Gracias a ustedes.

No lo olvide, “Mariano en tu vida” es un programa que busca compartir experiencias y contenidos de calidad de 13:30 a 14:30 horas, de lunes a viernes por el Canal de las Estrellas. Sin duda, una hora grata y provechosa para toda la familia.

Comentarios a esta nota: gregorio.martinez@azteca21.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *