Home Espectáculos “Los Baños”, un thriller teatral que desborda las primeras planas
Espectáculos - February 23, 2009

“Los Baños”, un thriller teatral que desborda las primeras planas

  Foto: Cortesía CONACULTA

Ciudad de México.- 23 de Febrero del 2009.- (CONACULTA) El Palacio de Bellas Artes abre nuevamente sus puertas al teatro, tras haber recibido en años anteriores obras como Don Juan Tenorio, de José Zorrilla, dirigida por Martín Acosta, y Fotografía en la playa, de Emilio Carballido, llevada a escena por Raúl Quintanilla.

En esta ocasión Por Piedad Teatro Producciones presenta la tercera temporada de Los baños –Ladies and Gents– del dramaturgo irlandés Paul Walker, que narra entre susurros, miedos y situaciones desbordadas la trágica historia de Émily y John Watson.

Los sábados y domingos, en los sanitarios del recinto de mármol se desarrolla el thriller teatral que narra un sospechoso e ilícito encuentro en un baño público, entre una prostituta y un cliente, donde un crimen, el pecado y la decencia unen las vidas de John, Émily, Billy, el Señor X y un extraño golpeador.

Durante una noche febrero de 1957, en un baño público de St. Stephen´s Green de Irlanda hay un encuentro amañado entre el Señor X y Émily, que explota como nota roja en la primera plana de los periódicos.

John es un aristócrata que estudió medicina, se enamoró de Émily –la sirvienta de la casa de sus padres– y decidió casarse con ella, lo cual fue muy mal visto por su familia, por lo que fueron relegados y llegaron al fondo económico.

Después de trabajos mal pagados y de sufrir hambre, la pareja decidió poner un anuncio en el periódico en el que ofrecían encuentros sexuales a altos funcionarios y políticos. Por dinero, John permitía que otros hombres toquen a su mujer y se convierte en un padrote, que la regentea.

La experiencia de Los baños hace que el público entre en una dinámica opresora e intimidante. Las actrices MariCarmen Núñez y Tania Ruiz fungen como acomodadoras, encargándose de dar las instrucciones de la obra y conducen a los asistentes a los baños por las escaleras y los pasillos para presenciar una singular y diferente obra.

Un microuniverso íntimo, encerrado con llave y revelado por los amenazantes flashes de las cámaras muestra una historia detonada por la muerte de Peter Evans, eminente político que se suicidó al no soportar que su imagen fuera desvirtuada al ser capturado fotográficamente en un encuentro con una prostituta.

En un ambiente asfixiante, actores y asistentes comparten el mismo espacio; el público inmerso en el juego patológico está a escasos pasos de los intérpretes y puede sentir el miedo y el terror de compartir la angustia que pasan los personajes.

Suspenso, enigma, gritos y silencios se entrelazan en este relato que se mantiene al límite de las emociones, del endurecimiento del cuerpo, mientras el corazón de todos los presentes pende de un delgado hilo.

Explotando la belleza de las instalaciones del Palacio de Bellas Artes, los creativos envuelven a los asistentes en un juego perverso pintado de art decó; les muestran dos historias que corren simultáneamente y se complementan en los baños de mujeres y hombres.

Los enormes espejos reflejan a los personajes, las lámparas iluminan esta historia y los pisos de mármol son los elementos que encapsulan esta estremecedora trama.

Arturo Ríos, Ana Graham, Hernán Mendoza, Joaquín Cosío, Antonio Vega, MariCarmen y Tania Ruiz son los encargados de presentar este relato que indaga en los escándalos políticos, el chantaje y la vergüenza.

Los actores caminan, hacen negocios y platican sus planes, mientras el público –al  estilo “alma en pena” de un lugar– se mantiene de pie durante las dos representaciones, al borde de una situación desesperante que mantiene a los asistentes inmóviles e incapaces de cambiar la tenebrosa trama.

En aproximadamente una hora, la puesta en escena, dividida en dos actos, desarrolla una historia que se adentra en los vericuetos de la venganza, traición y desdicha familiar, mientras una campana suena anunciando el momento del inicio de la tragedia.

El montaje critica la doble moral de la sociedad, en la que permite los encuentros sexuales entre hombres y prostitutas, pero no soporta la idea que los aristócratas desposen a mujeres de clases inferiores; además exhibe la función de la nota roja que refleja el horror de ciertos crímenes.

La agrupación Por Piedad Teatro Producciones celebra este 2009, diez años de trayectoria escénica y de presentar en los escenarios un extenso mosaico de la dramaturgia contemporánea.

Con un repertorio de obras como Interiores, de Woody Allen; Devastados, Ansia y Psicosis 4:48, de Sarah Kane; Fotografías explícitas, de Mark Ravenhill; El campo, de Martín Crimp, e Interpretando a la víctima, de los hermanos Presnyakov, la compañía busca adentrarse en las profundidades del alma, de las pasiones que mueven a los hombres y de los infiernos que viven algunos seres.

Hasta el 12 de abril, la obra Los baños se presentará los sábados y domingos, a las 12:00 y 13:00 horas, en los sanitarios de la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *