Home Buenas Noticias Concluye proceso de eliminación de manchas de las 23 esculturas olmecas del “Parque Museo La Venta”
Buenas Noticias - February 14, 2009

Concluye proceso de eliminación de manchas de las 23 esculturas olmecas del “Parque Museo La Venta”

Tras más de 20 días de trabajo,
 terminó la primera fase de atención
 a los monumentos afectados
por actos vandálicos
Foto: Cortesía INAH

Ciudad de México.- 14 de Febrero del 2009.- (INAH) Tras 20 días de ardua labor de restauración y con resultados superiores a los esperados, especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) concluyeron el proceso de eliminación de manchas de las 23 esculturas olmecas del Parque Museo La Venta, en Tabasco, afectadas por actos vandálicos. La inmediata atención permitió rebasar las expectativas, de tal manera que se logró el retiro total del aceite vertido en las piezas.

En un recorrido por el parque museo, este viernes 13 de febrero, el director general del INAH, Alfonso de Maria y Campos, acompañado del gobernador del estado de Tabasco, Andrés Granier Melo, verificó los resultados de la intervención, que comprendió un riguroso análisis químico previo para aplicar la metodología más adecuada en la limpieza de las esculturas afectadas por actos vandálicos el pasado 11 de enero.

Durante el recorrido, Lilia Rivero Weber, coordinadora nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC), explicó los pormenores del proceso de intervención emprendido el 15 de enero, donde señaló que “los resultados en los 23 monumentos son óptimos gracias a la pronta respuesta que se tuvo en el tratamiento de las manchas, lo cual incluso permitió rebasar las expectativas que se tenían en la etapa de pruebas”.

La especialista explicó que a lo largo de 20 días ininterrumpidos, el equipo de trabajo conformado por nueve restauradores intervino cada una de las 23 esculturas de roca basáltica, arenisca y serpentina, mediante un tratamiento repetido de limpieza con diversas soluciones acuosas con hidróxido de sodio, lavados continuos de agua destilada y aplicación de vapor que permitieron disolver la mezcla de aceite, sal y jugo de uva, derramada sobre las piezas.

En cada escultura primero se atendieron las áreas frontales con manchas, luego las zonas laterales y finalmente el reverso y partes superiores.

Rivero Weber también destacó que esta primera fase de la labor culminó en días pasados, antes de lo previsto. Actualmente las esculturas se encuentran en una fase de monitoreo en espera de que no haya más residuos de sustancias aceitosas que migren a la superficie.

 Una vez concluida esta primera etapa de atención emergente, abundó la titular de la CNCPC, se ha dado paso a los preparativos para la ejecución de la segunda fase del tratamiento, la cual consiste en una limpieza general de los 23 monumentos olmecas, con el fin de lograr una integración general debido a que se observa una diferencia entre las zonas donde se removieron las manchas y el resto de la pieza.

“Esto también con la finalidad de asegurar la remoción total de cualquier resto de aceite e inclusive de químicos utilizados en los procesos de limpieza”, comentó la restauradora.

Las esculturas intervenidas son: la emblemática Cabeza colosal, Jaguar niño, Tumba, Altar de los tecolotes, Personaje con estandarte, Altar de los niños, Personaje con capa, Delfín, La Silueta, Cabeza tatuada, Altar erosionado y Cabeza inconclusa.

Altar del diálogo, Cabeza tatuada, Cabeza hendida, Contorsionista, Viejo guerrero, Joven guerrero, Columna basáltica, Diosa joven, El Rey, Altar felino, Mosaico mascarón y Altar triunfal.

Finalmente, Rivero Weber informó que se efectuará un levantamiento puntual en el estado de conservación del total del acervo escultórico del Parque Museo La Venta, integrado por 50 piezas, incluidas las 23 que fueron dañadas en enero pasado.

Con la conclusión de la primera etapa de restauración y limpieza de las esculturas olmecas, el INAH reitera su compromiso de conservar el patrimonio cultural de la nación, tarea que necesita de la participación de toda la sociedad, toda vez que es imposible anticiparse a las intenciones del visitante a los sitios arqueológicos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *