Home Arte y Cultura En 67 sesiones Congreso Constituyente aprobó la Carta Magna de 1917, proyecto de Venustiano Carranza
Arte y Cultura - February 5, 2009

En 67 sesiones Congreso Constituyente aprobó la Carta Magna de 1917, proyecto de Venustiano Carranza

El 5 de febrero de 2009 se
cumplen 92 años de la
promulgación de la
 Constitución Política de los
 Estados Unidos Mexicanos,
 vigente hasta el día de hoy
 Foto: Cortesía laescolar.com

Ciudad de México.- 5 de Febrero del 2009.- (CONACULTA) La Constitución de 1917 fue un documento muy avanzado para su tiempo, donde se daba cima a los propósitos fundamentales de un pueblo tradicionalmente explotado. Ahí se incluían los principios rectores para la resolución de sus problemas y los postulados para estructurar un México nuevo.

 

Venustiano Carranza, el nuevo líder de la nación tras el asesinato de Francisco I. Madero, alentó la idea, ya no precisamente para cumplir con fidelidad la Constitución liberal de 1857, la que sostuvieron Valentín Gómez Farías y Benito Juárez, sino más bien para crear una nueva.

 

Sí, una nueva Carta Magna y elevar a preceptos básicos en su estructura, los ideales más sanos en materia educativa, campesina y obrera; y de ahí, igualmente, la trascendencia notable de los artículos tercero, 27 y 123 de la Constitución promulgada el 5 de febrero de 1917.

 

La tesis en materia obrera, campesina y de educación, forman –aún ahora– el cuerpo jurídico de nuestra Constitución, sobre todo porque son congruentes con la realidad histórica y antropológica de México, aun cuando ha sufrido cambios para enmendar o interpretar su espíritu original.

 

Para sorpresa de muchos, don Venustiano no se limitó a redactar un documento por medio del cual tan sólo se revitalizara la fidelidad a la Constitución, que se suponía vigente y quizás con mayores alcances fuese promovida su reforma, sino que convocó al pueblo para la integración de un Congreso Constituyente.

 

Fue así que minutos antes de las cuatro de la tarde del primero de diciembre de 1916, se pasó lista a los diputados en el local destinado a sesiones del Congreso Constituyente de Querétaro. Media hora más tarde, según crónicas de la época, “estaba pletórico de concurrencia distinguida”.

 

En lunetas, los diputados; en plateas y palcos, las familias; en las galerías, los estudiantes, los obreros, los hombres de trabajo de todas las clases sociales, “ávidos de escuchar la autorizada palabra del primer jefe del Ejército Constitucionalista, al abrir el Congreso de Querétaro”.

 

Desde las primeras reuniones preparatorias surgieron fricciones, discusiones y polémicas; hubo una gran división entre los diputados y en el seno del Congreso surgieron dos grandes grupos: los progresistas o radicales y los de tendencia moderada o de derecha.

 

Sin embargo, a pesar de los incidentes, los diputados del Congreso Constituyente cumplieron su cometido: en un total de 67 sesiones celebradas durante dos meses –hubo sesiones maratónicas–, discutieron y votaron los 132 artículos y nueve transitorios que integraron el proyecto de Constitución presentado por Venustiano Carranza.

 

El 31 de enero de 1917, finalmente, culminaron sus trabajos los diputados constituyentes y la Carta Magna se entregó al primer jefe del Ejército Constitucionalista para ser promulgada en una gran fiesta cívica nacional, el 5 de febrero en la ciudad de México, al conmemorarse el 60 aniversario de la Constitución de 1857.

 

Fuente:
Revista de Revistas, Excélsior, febrero de 1917 y febrero de 1984.
(ACO) 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *