Home Arte y Cultura Nezahualcóyotl, el “Rey Poeta” que libró invicto 30 batallas y sujetó 44 reinos nació hace 607 años
Arte y Cultura - February 4, 2009

Nezahualcóyotl, el “Rey Poeta” que libró invicto 30 batallas y sujetó 44 reinos nació hace 607 años

Nezahualcóyotl reunía aptitudes
 de guerrero, gobernante y poeta
 Foto: Cortesía CONACULTA

Ciudad de México.- 4 de Febrero del 2009.- (CONACULTA) En sus 70 años de vida, cuyos hechos confabularon una leyenda épica, Nezahualcóyotl mató a 14 reyes, libró invicto 30 batallas, sujetó 44 reinos, escribió cantares poéticos, dictó leyes, edificó obras hidráulicas, plantó flores e instaló su nombre en la historia Mexicana. El coyote hambriento nació un 4 de febrero de 1402 en Texcoco.

 

Su biógrafo más prominente, el historiador José Luis Martínez, escribió: “En Nezahualcóyotl se unían de manera excepcional las aptitudes a menudo irreconciliables del guerrero, el gobernante, el constructor, el sabio de las cosas divinas y el poeta, dentro de las características que estas actividades tenían en el mundo indígena”.

 

Mucho antes de convertirse en ese personaje mítico, el hijo de Ixtlilxóchitl, señor de los chichimecas en Texcoco, sufrió la persecución y la orfandad a los 16 años. Junto a su padre abandonó el reino después de una batalla comandada por Tezozomoc, señor de los tepanecas de Azcapotzalco.

 

El rey murió en combate contra los perseguidores, ante los ojos de Nezahualcóyotl, quien presenció todo oculto en un árbol. El príncipe escapó con rumbo a Tlaxcala, cuyos caminos recorrió disfrazado y prevenido de las recompensas para entregarlo a Tezozomoc, vivo o muerto.

 

Las diligencias de sus tías, esposas de los señores de México y Tlatelolco consiguieron el perdón para Nezahualcóyotl, quien pudo instalarse primero en Tenochtitlan y luego en Texcoco. Con la muerte de Tezozomoc y la sucesión de su hijo Maxtla, nuevamente enfrentó la persecución.

 

En uno de estos intentos por asesinarlo, se dice que Netzahualcóyotl se hizo sustituir por un labriego que se le parecía. Su doble fue capturado y su cabeza cortada para llevarla como trofeo al sanguinario rey Maxtla.

 

Nezahualcóyotl fue uno de los protagonistas en la guerra contra el rey de Azcapotzalco. A los 25 años reunió aliados y con 100 mil hombres se apoderó de Otumba, Acolman y avanzó hacia su legítimo reino, Texcoco, el cual recuperó en 15 días.

 

Fortalecido, ayudó a liberar a México y Tlatelolco, sitiados por Maxtla, finalmente vencido y muerto por el coyote hambriento.

 

Instalado en Texcoco, el soberano emprendió la organización administrativa y estructural para su pueblo. La cultura fue una prioridad. Estableció, entre otras instituciones, los archivos de los libros pintados, escuelas y consejos superiores, academias de sabios y poetas, colecciones de flora y fauna.

 

De su trabajo literario se conservan 30 composiciones poéticas, en las que resaltan temas como la fragilidad de la vida, la inminencia de la muerte, la verdad, el más allá, las flores, los cantos y la divinidad.

 

En su honor, en 1993 se creó el Premio Nezahualcóyotl de Literatura en Lenguas Indígenas que entrega el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

 

El monarca calculó el poder de la unión entre los pueblos y consolidó la Triple Alianza con los reinos de Tacuba y Tenochtitlan, confederación que rindió beneficios para esos pueblos durante el siglo XV. En Texcoco, sus leyes garantizaron la lealtad al Estado y las buenas costumbres. Su rectitud fue implacable: mandó matar a uno de sus 44 hijos por soberbio y belicoso.

 

Desde 2005 el nombre Nezahualcóyotl está inscrito con letras de oro en el muro de honor de la Cámara de Diputados del Congreso mexicano.
(HCL)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *