Home Música El músico jerezano Candelario Huízar, un gran baluarte en la historia de la música mexicana
Música - January 31, 2009

El músico jerezano Candelario Huízar, un gran baluarte en la historia de la música mexicana

Huízar, nació el 2 de febrero
 de 1883 en Jerez,
Zacatecas y murió en la
Ciudad de México en 1970
 Foto: Internet

Ciudad de México.- 31 de Enero del 2009.- (CONACULTA) Aprendiz de platero y saxofonista en su infancia, cornista y revolucionario en su juventud, compositor y maestro célebre en su madurez, el músico jerezano Candelario Huízar sobrevive en la historia de la música mexicana. Este 2 de febrero, Día de la Candelaria, se recuerdan 126 años de su natalicio.

 

A 39 años del deceso del músico, su herencia sobrevive no sólo a través de sus composiciones, sino también de la obra de alumnos suyos que forjaron sus propias leyendas y de preseas al mérito musical en honor del zacatecano.

 

El artífice fue maestro, entre otros músicos, del grupo de los cuatro: José Pablo Moncayo, Salvador Contreras, Blas Galindo y Daniel Anaya. Su técnica en el contrapunto distinguió su expresión musical, plasmada en obras como Surco e Imágenes.

 

Durante su vida compuso y orquestó obras para piano, coros, orquesta y grupos de cámara. En 1933, el director de la Orquesta Sinfónica Nacional, Silvestre Revueltas, escribió: “Huízar es un auténtico valor de nuestra música. Su cultura musical es cultura clásica de raíces profundas, que ha dado firmeza y claridad a su expresión medularmente mexicana”.

 

El juicio de Revueltas tuvo sustento en obras clave como Imágenes, poema sinfónico inspirado en las bodas campesinas a la usanza de las rancherías jerezanas. Otra de sus obras, la Sinfonía Nº 4, tuvo resonancias de cantos y danzas de los indios coras con instrumentos como el huehuetl, el teponaztli y sonajas de diversas clases.

 

A los ocho años, el niño Candelario aprendió a trabajar la plata en el taller de su tío materno y comenzó a tocar la guitarra de manera empírica. Poco después se integró a la Banda Municipal de Jerez con un saxofón en las manos y más tarde formó parte de un cuarteto de cuerdas en Jerez, donde  interpretó la viola.

 

Con la toma de la ciudad de México por el general Francisco Villa en 1914, el músico fue protagonista en la Revolución mexicana. Se había distinguido como cornista en la Banda de Música del Primer Cuadro del Batallón de Zacatecas y, en la efervescencia revolucionaria, se integró a las tropas de Pánfilo Natera, con las que llegó a la ciudad de México en 1917.

 

En la capital del país, Candelario Huizar trabajó simultáneamente en la música y en áreas administrativas del Departamento de Bellas Artes y de la Escuela Nacional de Música.

 

En su memoria, la actual biblioteca del Conservatorio Nacional lleva su nombre, ya que entre 1920 y 1933 el músico se desempeñó como bibliotecario en esta escuela, antes de convertirse en profesor de análisis musical. En este periodo participó también como miembro fundador de la Orquesta Sinfónica Nacional.

 

Ya reconocida su trayectoria como compositor, recibió el Premio Nacional de Artes y Ciencias en 1952 y fue distinguido como Ciudadano Ilustre del Estado e Hijo Predilecto de la Ciudad de Jerez en 1967. Tres años después el maestro murió y en su partida dejó un legado de 371 obras de distintos géneros.

 

En memoria del compositor, el gobierno de Zacatecas otorga desde 2003 la  Medalla al Mérito Musical Candelario Huízar, acuñada en plata zacatecana y con la efigie de jerezano grabada en una de sus caras.
(HCL)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *