Home Por la Espiral Afores: pros y contra de los retiros
Por la Espiral - January 21, 2009

Afores: pros y contra de los retiros

POR LA ESPIRAL
*Claudia Luna Palencia

-Afores: pros y contra de los retiros
-Aumentar disposición por desempleo
-Primeras generaciones falta tiempo

 

 La Ley de los Sistemas de Ahorro para el Retiro de 1997 reconoce la facultad de que una persona desempleada pueda utilizar parte del dinero ahorrado en la Afore elegida por él.
 A la fecha, el trabajador que se queda sin empleo puede retirar hasta un 10% de la subcuenta de Retiro, Cesantía y Vejez (RCV) y otro tanto en caso de ayuda para matrimonio.
 En la primera situación la persona que es separada del ámbito laboral  con una temporalidad mayor a los 45 días basta con que  acuda al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para tramitar el expediente de baja, y entregar dicho papel en la Afore donde tiene su dinero y solicitar el retiro de la cantidad que resulte menor entre el equivalente a 75 días de su salario de las últimas 250 semanas cotizadas y 10% de los recursos acumulados en la subcuenta de Retiro, Cesantía y Vejez (RCV).   El trabajador debe tener cinco años mínimos cotizados.
 En el segundo caso, el trabajador  tiene que notificar a la propia Afore su deseo de utilizar un porcentaje similar al del ejemplo anterior,  ante lo que deberá demostrar el acta de matrimonio para recibir una cantidad equivalente a 30 días de salario mínimo general vigente, tras comprobar 150 semanas de cotización.
 Estos aspectos son importantes de puntualizar máxime cuando muchos trabajadores intentan de manera infructuosa primero obtener el beneficio de ayuda al matrimonio y quieren acceder a éste con dos años de antigüedad laboral o inclusive con menor tiempo.
 Lo mismo para quienes creen que con dos o tres años de antigüedad laboral, de  quedarse desempleados, pueden acceder al 10% de sus recursos.
 Siendo el mercado laboral mexicano de características flexibles y cíclicas hay gente que se la pasa saliendo del mercado laboral formal y entrando al mercado de la economía informal y eso interrumpe la acumulación de derechos en su fondo de ahorro para el retiro por no olvidar la afectación que sufren también en las semanas cotizadas en detrimento de la cuenta de vivienda Infonavit.
 Con la situación económica actual y las estimaciones desde el cero crecimiento hasta la caída del PIB  cercana al 2% para México, se espera que 2009 y 2010 sean años duros en cuestión de recuperación económica y despidos laborales.
Precisamente el presidente Felipe Calderón previendo la presión social que puede generarse por los despidos laborales en personas con empleos fijos y prestaciones de la ley, analiza junto con la Secretaría de Hacienda, proponer al Congreso una serie de reformas que flexibilicen los retiros de los trabajadores en las Afores.
A COLACIÓN
 A diciembre del año pasado, la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) registró un total de 39 millones 063 mil 973 trabajadores con Afores.
 El Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) acumula un total de 113 mil 989.65 millones de dólares, a un tipo de cambio de 14 pesos por dólar, sumando todas las aportaciones inclusive  la de vivienda en manos del Infonavit.
 En los próximos meses, de prosperar la iniciativa de presidente Calderón todas aquellas personas con empleos formales y prestaciones de la ley, principalmente ahorro para el retiro, podrían solicitar no un 10% de sus recursos de RCV, sino hasta un 16% de los mismos.
 La iniciativa también incluiría rebajar el tiempo de cotización para beneficiarse de esta especie de seguro de desempleo que tendría la finalidad de amortiguar la presión social, al menos unos meses, así si actualmente   se requieren cinco años de cotización y de aportación para obtener el 10% de los recursos, con la reforma planteada la persona necesitaría solamente tres años de cotización y aportación para recibir hasta el 16% de sus ahorros.
 ¿Cómo obtendría estos recursos la persona desempleada?  Lo tendría de forma escalonada repartido en  mensualidades durante un lapso de seis meses con la finalidad de que la persona se mueva rápidamente para ubicarse nuevamente en el mercado laboral formal.
 ¿Cuáles son  los pros y contras? A favor, que en México no hay como tal un seguro de desempleo como funciona en Estados Unidos, España u otros países del primer mundo.
 Ante una creciente ola de desempleo en el país, la única forma de darle a las familias un breve respiro sería permitiendo que cualquiera de sus miembros en paro  pudieran acceder a los propios recursos descontados de los ingresos vía las aportaciones patronales y en su caso de existir, voluntarias. 
   Eso implica que por lo menos hay seis meses  de auxilio financiero, después no queda más que la angustia de la persona y de su familia sino logra una rápida reincorporación a un trabajo formal.
 No obstante, también están los contras, como sucede siempre con los claroscuros: de prosperar las medidas  del presidente Calderón para flexibilizar el retiro por desempleo de los trabajadores éstos podrían perder semanas cotizadas con las consecuencias futuras de tener que posponer su jubilación en un lapso de entre 4 a 6 años o bien recibir una menor pensión. Así es que muchas personas pueden llevarse sorpresas poco gratas.
 Hay que mencionar que el IMSS descuenta las semanas cotizadas en relación con el porcentaje del 10% que retire la persona en desempleo así es que éste aumentará de aprobarse hasta el 16% de su retiro por desempleo.
 Recordemos que para fijar el monto de la pensión es muy importante el número de semanas cotizadas del trabajador.
SERPIENTES Y ESCALERAS
 De acuerdo con el Área de Estudios Económicos de Scotiabank Inverlat, aproximadamente 80% de los trabajadores registrados en el SAR dejará sus recursos invertidos por 20 años o más, y el 60% lo hará por 30 años o más.
Se tiene también la estadística de que faltan 14 años para que las primeras generaciones se retiren con los recursos de su cuenta  individual. Aún considerando los efectos de la volatilidad financiera que se suscitó  el año pasado,  el SAR sigue siendo la mejor alternativa de inversión para el trabajador promedio.
Actualmente el 88.8% de la cartera de inversión de las Siefores se  encuentra en instrumentos de renta fija, entre los que destacan títulos a cargo del Gobierno Federal, PEMEX, CFE y Estados y Municipios, únicamente el 11.2% de la cartera está invertido en valores de renta variable.
*Economista y columnista especializada. Es candidato a doctor por la Universidad de Alcalá, tiene dos libros publicados y participa en distintos foros de radio y televisión con opiniones sobre educación financiera, economía y finanzas personales.  Puede contactarla en: claulunpalencia@yahoo.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *