Home Música Concluyó el Segundo Homenaje a Músicos de Tierra Caliente “Juan Reynoso”
Música - January 20, 2009

Concluyó el Segundo Homenaje a Músicos de Tierra Caliente “Juan Reynoso”

El 'Mariachi Tradicional
11 Pueblos' en la foto del recuerdo
con Ana Zarina Palafox y Marina
Saravia que también
 participaron en el exitoso evento
Foto: Gregorio Martínez M./Azteca 21

Por Gregorio Martínez Moctezuma
Corresponsal Azteca 21

Ciudad de México. 19 de enero de 2009. Ayer concluyó el II Homenaje a Músicos de Tierra Caliente “Juan Reynoso” en la Plaza de las Artes del Centro Nacional de las Artes (CENART), que se llevó a cabo el sábado 17 y domingo 18, de las 16 a 20 horas aproximadamente, con actividades diversas y menos asistencia durante los dos días que el año pasado, quizás por el mal tiempo imperante en esta ciudad.

El sábado 17, la jornada de homenaje a los músicos terracalenteños inició pasadas las 16 horas con la participación del mariachi tradicional Los Once Pueblos, de Colima. Esta agrupación dedicó unos versos a ritmo de valona a los músicos homenajeados en esta segunda edición: Crescenciana Borja, Octaviano Rebollar, Evaristo Galarza y Ladislao Valencia e interpretó varios sones.

Posteriormente, subieron al escenario Los Mensajeros del Sur, grupo en el que toca don Octaviano, quien de un tiempo a la fecha ha visto mermadas sus condiciones de violinista debido a una embolia, por lo que sólo pudo tocar cuatro temas con sus compañeros.

En seguida, se efectuó la presentación del libro “¡Cocho guache!”, de Jorge Amós Martínez Ayala, editado en 2008 con apoyo del Programa de Desarrollo Cultural de Tierra Caliente (PDCTC) del CONACULTA.

Después, Ángel Huipio hizo una breve semblanza acerca de don Evaristo Galarza y su grupo de música regional –en el que tocan Hugo Reynoso y don Celestino Benítez–, quienes a continuación tocaron varias canciones del repertorio calentano. Luego se procedió a la entrega de los reconocimientos a los homenajeados por parte de José Luis Hernández Gutiérrez, director general de Vinculación Cultural del CONACULTA, quien estuvo acompañado por Amparo Sevilla, directora de Vinculación Regional, de la misma institución cultural federal, Silvia Zavala Tzintzun, directora de Promoción y Fomento Cultural de la Secretaría de Cultura de Michoacán, Marina Saravia, coordinadora de la Unidad de Culturas Populares de la Secretaría de Cultura de Colima, entre otros funcionarios.

José Ángel Domínguez, quien fungió nuevamente como maestro de ceremonias, anunció que, además de los diplomas, se les iba a entregar un estímulo económico, pero no precisó la cantidad que se les otorgaría a los homenajeados. Asimismo, que Radio Educación estaba grabando el evento.

Cabe mencionar que doña Crescenciana no pudo asistir debido a su salud endeble, pero se mencionó que una comitiva del PDCTC le llevaría un registro audiovisual del homenaje. Por cierto, una foto de ella y otra de don Ángel Tavira colgaban de unos alambres en el centro del foro, haciendo las veces de escenografía.

Luego Humberto Gazpar Osorio, músico y promotor cultural colimense,  hizo la semblanza de don Ladislao Valencia, arpero jalisciense avecindado en Colima, quien, a pesar de sus problemas auditivos, accedió a interpretar una canción, mientras que la lluvia se soltaba e hizo que algunos asistentes se acercaran lo más posible al escenario y la mayoría se refugiara en los pasillos adyacentes.

Para concluir el primer día de actividades, el Mariachi Arredondo tocó y cantó a capela en el pasillo del CENART lo que le dio un toque especial al homenaje y alegría a las decenas de personas que aguantaron la lluvia y el frío resultante hasta pasadas las 20 horas.

El domingo 18 se cambió el programa previamente anunciado y comenzó el segundo día de homenaje a las 16 horas con el conjunto regional de don Evaristo Galarza, que prendió el ambiente y el zapateado en la tarima. Al concluir su participación, Hugo Reynoso hizo una remembranza de su señor padre, Juan Reynoso Portillo, y agradeció a los presentes por no olvidar al gran violinista calentano.

Después Los Salmerón subieron al escenario y Camilo Camacho, el violinista del conjunto calentano, hizo la presentación del disco compacto “Grupo Los Salmerón. Tierra Caliente de Guerrero. Música Regional (1815-2008)” e interpretaron varios temas, con los cuales la tarima instalada en medio de la sillería volvió a sonar con el zapateo de los bailadores.

Por cierto, por razones desconocidas, durante el homenaje varias ocasiones se interrumpió la energía eléctrica, lo que no bastó para disminuir el entusiasmo de los presentes, la mayoría amantes de la música tradicional mexicana, estudiantes y terracalenteños radicados en el Distrito Federal.

Así, en un momento dado José Ángel Domínguez evocó a don Ángel Tavira y pidió un minuto de aplausos para este insigne músico y actor calentano de Corral Falso, Guerrero. De igual manera, invitó más tarde al promotor cultural michoacano Claudio Naranjo a que hiciera una semblanza de doña Crescenciana, y lo hizo de manera emotiva, lo que dio pie a escuchar una pieza grabada de la anciana violinista invidente de Turicato, Michoacán.

Luego subió al escenario el Mariachi Tradicional Arredondo, de Guadalajara, Jalisco, que interpretaron varios temas de su primer disco compacto, producido por ellos mismos, “Todos semos de Jalisco. Sones y canciones” (Guadalajara, Jalisco, México, 2007). Este mariachi hizo gozar al público con su estilo depurado y auténtico, además del humor y anécdotas de Cornelio García, acompañado de su comadre, Conchita Medina, excelente y risueña intérprete.

Los Mensajeros del Sur continuaron con el concierto interpretando varias canciones rancheras y dejando constancia de su entrega y sinceridad. Finalmente, el mariachi tradicional colimense Los Once Pueblos, ya con una centena de personas, tuvo el honor de cerrar este segundo homenaje a músicos terracalenteños.

Carlos Esteban Escaleras Puente, director de Los Once Pueblos, volvió a cantar los versos en honor de los músicos homenajeados, que transcribo a continuación:

Desde la Tierra Caliente
pisando este suelo estamos
con el corazón le cantamos
a lo mejor de nuestra gente
nuestra música en su mente
sin censura y sin recato
creció la mujer que forja
doña Crescenciana Borja
con su violín en la mano.

Con las cuerdas y maderas
forjando su tradición
no bastaría un son
para expresar sus quimeras
todo lo que se quisiera
decirles en esta etapa
que en el mero Otzoloapan
don Octaviano Rebollar
hace su violín llorar
pa’l gozo de nuestra raza.

Tiene en sus manos un don
para manejar la vara
un virtuoso que no para
de interpretarnos el son
es Huetamo su rincón
su cuna, su tierra y gente
toda la Tierra Caliente
lo respeta y lo ensalza
don Evaristo Galarza
gran músico aquí presente.

Desde mi tierra costera
con sus trinos y bordones
con deleite sus canciones
sus boleros y rancheras
entre cuerdas y madera
que no necesitan ciencia
hoy se abre la conciencia
en un abrazo muy sincero
para ese gran arpero
don Ladislao Valencia…

Y después se siguieron con “Camino real de Colima”, con el que cerraron brillantemente (llevan seis meses de formados, según aclaró el propio Carlos Esteban) su actuación y este acto de tributo a músicos terracalenteños vivos que lleva el nombre de don Juan Reynoso Portillo, quien murió precisamente hace dos años, el 18 de enero de 2007.

Por último, casi a las 20:30 horas y con el frío azotando en la noche, José Ángel Domínguez agradeció a las personas presentes por su asistencia e hizo un reconocimiento a la labor realizada por Ana Zarina Palafox, coordinadora del PDCTC, para efectuar este homenaje.

Comentarios a esta nota: gregorio.martinez@azteca21.com

Libros sobre regiones culturales de México en www.vialibros.net

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *