Home Arte y Cultura Propone arqueólogo Rubén Cabrera promover visitas a los murales de Teotihuacán
Arte y Cultura - January 16, 2009

Propone arqueólogo Rubén Cabrera promover visitas a los murales de Teotihuacán

Es a través de estos frescos
como los visitantes pueden
 tener una idea de cómo
 fue la vida en la que se
 considera la primera
ciudad mesoamericana
Foto: Cortesía Sitio Oficial

Ciudad de México.- 16 de Enero del 2009.-  Para promover más el turismo a la zona arqueológica de Teotihuacán se debería incluir la ruta de la pintura mural del sitio, que es muy importante para entender a esta cultura, propuso el arqueólogo Rubén Cabrera.

El especialista, uno de los más importantes investigadores de Teotihuacán, señaló que muchos de los visitantes ignoran la existencia de esta ruta, en la que destacan los palacios de Atetelco y Zacuala.

"La ruta de la pintura mural es muy importante, mucha gente es llevada a la parte central de la zona arqueológica porque no conoce la existencia de estos palacios, que deben ser programados (en la visita) para que la gente sepa de ellos", recomendó.

Cabrera consideró que no había necesidad de llevar a cabo un espectáculo de luz y sonido en la zona, dado que existen otros atractivos realmente desconocidos como son estos murales.

La ruta de la pintura mural comprende los cuatro sitios Tetitla, Tepantitla, Atetelco y Zacuala -los dos últimos considerados por el especialista los más importantes-, donde los teotihuacanos dejaron testimonio de sus actividades cotidianas, forma de vida, pensamiento y creencias.

Es a través de estos frescos como los visitantes pueden tener una idea de cómo fue la vida en la que se considera la primera ciudad mesoamericana, cuyo origen se remonta al siglo primero después de Cristo y su colapso hacia el año 700.

La importancia de Atetelco radica en que en este lugar se conserva, in situ, una de las mejores muestras de la pintura mural teotihuacana, conocida como "La procesión de sacerdotes", en el denominado Patio Blanco.

En este mural se observa a varios personajes de perfil, quienes portan un bastón y a su lado un caracol, del cual surge la vírgula de la palabra.

El gran aporte de este conjunto arquitectónico es la obra conocida como "El Tlalocan", un mural en el que se ha encontrado la representación del paraíso de Tláloc.

Mide alrededor de 1.20 metros de largo por 60 centímetros de alto y en él hay representada una gran cantidad de individuos que realizan diversas actividades lúdicas, como cazar mariposas o jugar, así como una infinidad de especies de flora y fauna y como ocho tipos diferentes del juego de pelota.

Cabrera expuso que entre 1992 y 1994 se excavó también un sitio muy grande, que es considerado como una muestra de la estructura urbana de la ciudad de Teotihuacán, ya que tiene manzanas y calles que conforman un barrio y al cual el público aún no tiene acceso.

Refirió al respecto que el proyecto más grande llevado a cabo recientemente en Teotihuacán fue en ese periodo, cuando se liberó parte de la Pirámide del Sol en su área posterior, una zona de la ciudadela y el barrio mencionado.

Después de esto, anotó, ha habido investigaciones a muy baja escala, por lo que los ingresos que se puedan lograr con entradas extras a la zona se deberían destinar a estos trabajos.

Hay muchos aspectos que mostrar, y no solamente las pirámides del Sol y la Luna, insistió el arqueólogo, quien junto con su igual Saburo Sugiyama encabeza una investigación sobre los entierros hallados hace varios años en la segunda estructura.

Al respecto, adelantó que prácticamente todas las osamentas halladas estaban con las manos hacia atrás, lo que indica que fueron extranjeros sacrificados. Se plantea que por sus vestimentas provenían de la costa del Golfo, quizá de la zona maya o de Michoacán.

"Parece ser que a Teotihuacán llegaban brujos de otras culturas, no sabemos exactamente cómo capturaban a esos personajes, pero se sacrificaban ante las deidades teotihuacanas", explicó el especialista cuyo proyecto es apoyado por un grupo de investigadores japoneses.

Asimismo, se hallaron osamentas que se presume pertenecieron a personajes de la realeza maya, pues en uno de los entierros detectados en la Pirámide de la Luna había algunas barras que son emblema de gobernantes de esa cultura, concluyó. (Notimex)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *