Home Por la Espiral BIS: Banco de bancos centrales
Por la Espiral - January 16, 2009

BIS: Banco de bancos centrales

POR LA ESPIRAL
*Claudia Luna Palencia

-BIS: Banco de bancos centrales
-Ortiz requiere seguir en Banxico
-Más vale dar señales claras

 En el mundo financiero, el Banco Internacional de Pagos, por sus siglas en inglés, Bank for International Settlements (BIS), está considerado como “el banco de bancos centrales” con una misión fundamental: contribuir a mejorar la calidad de regulación que promueven los bancos centrales en sus órbitas geográficas de actuación.
 El BIS es una de las pocas instituciones de prestigio mundial, además de ser de las más antiguas dado que fue fundada el 17 de mayo de 1930 en Basilea, Suiza con el cometido de coadyuvar a fortalecer la labor de los bancos centrales, fomentar las discusiones en torno a las potestades de dichas instituciones y retroalimentar mediante foros y working papers su quehacer positivo y reducir los errores. A la fecha está integrado por 55 países.
 Fundamentalmente aboga por la sana independencia de los  bancos centrales respecto del ámbito de influencia del gobierno y de sus políticas públicas.
Con el tiempo se ha comprobado que para los inversionistas y las calificadoras de riesgo-país y de grado de inversión influye, tanto en su ánimo, como en su nivel de confianza, saber que el banco central actúa en función de mantener su directriz de política monetaria gane el candidato del partido que sea, izquierda, centro o derecha, y que ello no tendrá  revés en los cometidos de inflación, tasas de interés y política monetaria.
 En México encontramos una pieza clara de la evolución del banco central al respecto de su rol con el gobierno y la administración pública, en defensa primordial de proveer a la economía del país de moneda nacional.
 A lo largo de su historia, Banco de México fundado el primero de septiembre de 1925, ha experimentado diversas reformas destinadas a darle más  facultades en regulación monetaria.
 Y es que esta institución tiene como objetivo prioritario procurar “la  estabilidad del poder adquisitivo de la moneda”. Adicionalmente, promover un sano desarrollo del sistema financiero y propiciar el buen funcionamiento de los sistemas de pago.
 Por ello una serie de  reformas en  las  administraciones encabezadas tanto por el presidente Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo Ponce de León,  concedieron al Banco de México autonomía de administración y capacidad de gestión para asegurar la meta inflacionaria, priorizar el control de los precios y salvaguardar el poder adquisitivo de la moneda  por encima de todos los tintes y matices partidistas y de las ambiciones momentáneas de la persona que ocupe el cargo de presidente de México. También fue sepultar el pasado, aquello de que el Banco de México era “la caja chica del presidente”, bastaba la orden presidencial para emitir billetes y monedas todos los que fueran necesarios para mantener el populismo.
A COLACIÓN
 En las últimas semanas emergió una confusión de nombres y cargos al respecto de los más recientes nombramientos llevados a cabo en el BIS, situación que aprovechamos para realizar una serie de aclaraciones a fin de que el público lector tenga una idea más precisa.
 Primero, en noviembre del año pasado el BIS anunció que el español Jaime Caruana, jefe de temas financieros del FMI y ex gobernador del Banco de España, sustituirá a Malcolm Knight  en la Dirección General del BIS  a partir del primero de abril próximo, en un cargo designado por los próximos  5 años.
 Para este puesto, Caruana no requiere llenar el requisito de ser presidente en funciones de un banco central ni ser miembro del Órgano de Gobierno de dicha institución.
 Después, hace unos días, se dio a conocer la noticia de que Guillermo Ortiz Martínez, actual gobernador del Banco de México hasta el 31 de diciembre de 2009,  fue nombrado presidente del BIS en lugar de Jean Pierre Roth, un cargo que inicia en marzo próximo y que concluirá en tres años.
 Entonces comenzó a cuestionarse en una parte de la prensa nacional si Ortiz debía o no renunciar a su cargo y las supuestas implicaciones que  supondrían para  Banco de México y el país, llegándose incluso a barajar la posibilidad de que Ortiz fuera separado de su puesto de gobernador del instituto central   a petición del Senado.
 Aquí cabe puntualizar que, a diferencia del puesto de Caruana, Ortiz Martínez sí requiere seguir vigente como gobernador del Banco de México para poder desempeñarse como presidente del Consejo del BIS, dado que los estatutos del organismo señalan que para optar por el puesto deberán considerarse a las personas en funciones de los bancos centrales  miembros del BIS. México es uno de éstos.
 Por ende, si Ortiz Martínez no es ratificado por el presidente Felipe Calderón y el Senado por seis años más (2015) al frente del  Banco de México, deberá renunciar al puesto en el BIS el 31 de diciembre de 2009 que es precisamente cuando concluye su etapa como gobernador.
Cabe mencionar que los estatutos del Banco de México permiten la continuidad del nombramiento por otro periodo.
 El presidente Calderón deberá sopesar entre ratificar a Ortiz Martínez no sólo porque lo ha hecho muy bien al frente del Banco de México sino también porque ser presidente del BIS es una distinción y una gran oportunidad de retroalimentación primordialmente para enaltecer el quehacer del Banco de México en potestades de ser el garante, supervisor y regulador en tiempos en los que precisamente la crisis financiera señala como culpables a la  falta de responsabilidad de los órganos del sistema financiero. Y es que regulación y supervisión son las claves del momento.
 Considero que, si algún puesto ha desempeñado a cabalidad el doctor Ortiz Martínez, es precisamente ser  pilar del instituto central, él comenzó allí desde muy joven analizando la dolarización de la economía mexicana en la época de los ochenta, continuó después por otras vías de la administración pública hasta regresar -con toda la habilidad que le caracteriza-, a dirigir Banco de México.
El Senado debe revalorar que en el cisma actual los agentes económicos participantes de los mercados están buscando señales claras, confianza, credibilidad, Ortiz Martínez es un profesionista que goza de esa credibilidad en los mercados y sus participantes.
Desde mi punto de vista, en estos momentos en los que cualquier movimiento enciende la chispa de volatilidad es  prudente irse por la segura.
*Economista y columnista especializada. Es candidato a doctor por la Universidad de Alcalá, tiene dos libros publicados y participa en distintos foros de radio y televisión con opiniones sobre educación financiera, economía y finanzas personales.  Puede contactarla en: claulunpalencia@yahoo.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *