Home Música Evaristo Galarza, el último representante de una familia musical michoacana, será homenajeado
Música - January 15, 2009

Evaristo Galarza, el último representante de una familia musical michoacana, será homenajeado

Don Evaristo Galarza ha
participado en diversos
 concursos de música
 regional donde ha sido
 objeto de homenajes
estatales y regionales
 Foto: Cortesía
 Ángel Huipio Santibáñez

Por Gregorio Martínez Moctezuma
Corresponsal Azteca 21

Ciudad de México. 15 de enero de 2009. Los días sábado 17 y domingo 18 de enero se llevará a cabo el II Homenaje “Juan Reynoso” a Músicos de Tierra Caliente en la Plaza de las Artes, del Centro Nacional de las Artes (CENART), de las 16 a las 20 horas, en el que se realizará un tributo a músicos de esa región cultural de México.

En esta ocasión, los homenajeados serán Evaristo Galarza, de Huetamo, Michoacán; Crescenciana Borja, de Turicato, Michoacán; Ladislao Valencia, de Jalisco, pero avecindado en Colima, y Octaviano Rebollar, de Otzoloapan, Estado de México. La actividad es organizada por la Dirección de Vinculación Regional, del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, a través del Programa de Desarrollo Cultural de Tierra Caliente.

En entrevista telefónica con Azteca 21, Ángel Huipio Santibáñez, músico y promotor cultural de Huetamo, nos refirió parte de la vida de don Evaristo Galarza, violinista y amigo del “Paganini de la Tierra Caliente”, de quien se tomó el nombre para honrar a los músicos terracalenteños o calentanos.

“Evaristo Galarza nació en Huetamo, Michoacán, el 26 de octubre de 1926. Sus padres fueron don Salvador Galarza Suárez y Doña Rosenda Castillo Giles. Evaristo fue el primogénito de los siete hijos de Don Salvador Galarza, quien fue un gran músico tradicional, maestro de varios talentos, entre los cuales se cuenta a Don Juan Reynoso Portillo, incluso en una época tocaron juntos, en el mismo grupo, con Don Silvestre, abuelo de Evaristo. En las bodas tocaban música regional, gustos y sones, y para los bailes tocaban pasodobles, marchas, danzones, boleros, valses, polkas y fox trot.

“Te puedo decir que, de acuerdo con Evaristo, la familia Galarza, viene tocando desde el siglo XIX la música tradicional, la de sus abuelos, y tocan todos los géneros musicales de la Tierra Caliente del Balsas en la vertiente michoacana. Así, por azares de la vida, se puede considerar a Evaristo como el último representante de varias generaciones de grandes músicos líricos, que han mantenido hasta nuestros días las tradiciones musicales de la Tierra Caliente.

“El abuelo paterno de Evaristo, Don Silvestre Galarza, también fue músico y primo hermano de Benjamín Galarza, otro famoso músico de la comunidad de San Pedro, en el municipio de San Lucas, Michoacán.

“Don Salvador Galarza, padre de Evaristo, quiso que su hijo también fuera músico y él mismo le dio las primeras lecciones de violín, logrando que pronto tocara la música tradicional de la familia Galarza. Así, Evaristo comenzó a tocar el violín a los ocho años, pero ya pudo acompañar a su papá a los 12 años, ‘me sacó a la plaza cuando ya servía’, me contó.

“Además, con el fin de que mejorara su capacidad interpretativa, su padre lo enviaba de Purechucho a Huetamo para que tomara clases de solfeo con el maestro José Corona, pero no le gustó la forma de enseñar de este maestro porque, dice Evaristo, ‘te pegaba con una regla si te equivocabas en la lectura y el canto de las notas. Yo, cuando venía a Huetamo, escuchaba alguna pieza nueva y luego iba y se las enseñaba a los músicos de mi familia. Todos cantábamos en el grupo, no era nada más un vocalista’, me asegura Evaristo.

“Dice que ya no puede cantar porque ya no tiene voz, ‘tiene uno las muelas picadas y despide la hedentina. Yo toco para altares y santos, para misas, para parvulitos, cosas regionales, valses, minuetes…’, dice don Evaristo.

“Fíjate que de grabaciones me dijo que grabaron en Discos Musart, con Rafael Ramírez, Arnulfo Arzate y Jesús Pineda Murguía, y Adán Ortega fue el director artístico, pero nunca les dio nada, sólo cinco discos y cinco casetes a cada uno, pero nada de dinero. En Morelia también grabaron con Rafael Ramírez y dice que en 1946 fueron hasta Monterrey a tocar a una boda de uno de acá de Tierra Caliente, los llevó uno de acá, de Huetamo. Además, me dijo que tocaban en todas las giras del gobernador Agustín Arriaga Rivera [1962-1968] y que después la diputada Alicia Burgoa los llevó a un concurso estatal que se hizo en Chilpancingo, donde ganaron el primer lugar.

“Además, tocó en el grupo Los Purépechas, donde iba como segundero Juan Gallardo en el violín, Arnulfo Arzate en la guitarra y Jesús Pineda ‘La Botella’ en la tamborita. Asistieron al Festival de Dos Tradiciones, en Guerrero, por tres años consecutivos, pero ya como Cuarteto de Oro de Música del Recuerdo. Entonces, dice Evaristo, tocaban música semiclásica, sin tamborita, con violín, saxofón y guitarras.

“También me dijo que cuando vivía su padre, don Salvador, participaron en la inauguración del programa ‘Siempre en Domingo’, que conducía Raul Velasco, allá por los años setenta, cuando era presidente municipal de Huetamo el doctor Salvador Alcaraz [1963-1965, lo que quizás nos indica que debió ser a finales de los años sesenta, pues dicho programa televisivo inició en diciembre de 1969]. Asimismo, que con su papá tocaron en todos los ranchos de Huetamo, y de Morelia para allá, en Puruándiro, Cuernavaca, Tacámbaro, Tiquicheo, Zitácuaro, Colorines…

“Dice que a todas partes se iban andando, de Huetamo a Tiquicheo, hasta Sanchiqueo, La Meza, Bastán, Carácuaro, a puro pie, que fueron más allá de Zitácuaro, a Puruándiro, Tuzantla, Tierra Caliente, Zirándaro, Ziriquicho, Cutzián Grande y Cutzián Chico y algunos lugares del estado de Guerrero. Ah, y que en Huetamo tocaban en las bodas de todas las familias de los ricos de aquel entonces, como los Cano, los Abraham y otras familias.

“Don Evaristo tiene once hijos, seis hombres y cinco mujeres, y que de todos ellos cuatro estudiaron y se graduaron, dos de ingenieros y dos de maestras, pero ninguno de sus hijos son músicos, pero hay bisnietos de don Salvador Galarza que sí lo son, como Miguel Aguirre Jaimes, hijo de una hermana de Evaristo, que toca el violín, muy bueno, pero viven en Estados Unidos. Hace unos tres años vinieron y tocaron en Telecable de Huetamo, junto con Evaristo y Hugo Reynoso, y su participación quedó registrada en un video.

“De don Juan Reynoso me dijo que lo conoció cuando Evaristo tenía como siete años, pues don Juan era quince años mayor que él, que don Juan ya tocaba bien el violín y tocó mucho tiempo junto con don Salvador Galarza y que como éste tenía mucha chamba, entonces se iban los dos a tocar y tocaban el violín y la guitarra panzona, y se cambiaban como ellos quisieran, que a veces les pagaban con quesos u otra cosa. Así, dice que un día les dieron una burra con dos costales de chiles y Juan Reynoso le dejó la burra a don Salvador.

“Bueno, don Evaristo Galarza también conoció a muchos músicos tradicionales de la región de Tierra Caliente, como Isaías y Zacarías Salmerón, Bardomiano Flores, de Tlapehuala, Guerrero. Dice que en la comunidad de San Pedro, municipio de San Lucas, Michoacán, estaban Benjamín Galarza y sus hermanos Juan y Plutarco; en la comunidad de El Limón de San Pedro estaba don Moisés Cárdenas, que formó una pequeña orquesta que tocaba la música regional cuando se juntaban con don Juan Reynoso.

“Recuerda que en Guerrero también estaban Ángel Tavira y Bardomiano Flores ‘el Bravito’, y que en alguna ocasión se enfrentaron en un mano a mano en Tlapehuala invitados por el entonces gobernador [¿?]. También dice que en Huetamo estaban don Francisco Alvarado, quien tocaba en una orquesta junto con Evaristo Acosta, Hermilo Damián y Jesús Pineda ‘La Botella’, y en Purechucho también estaba Juan Valdez, que al principio tocaba junto con don Salvador Galarza, pero ya después, cuando los hijos de los dos músicos crecieron, cada quien formó su grupo.

“Don Evaristo Galarza ha participado en diversos concursos de música regional y ha obtenido primeros lugares, ha sido objeto de varios homenajes estatales y regionales. Así, la Universidad Michoacana le rindió homenaje en la capital del estado y en Tlapehuala también se le rindió un homenaje, junto con otros músicos de la región de Tierra Caliente”, concluye Ángel Huipio Santibáñez, quien muy probablemente leerá la semblanza de don Evaristo en el CENART y tocará la guitarra panzona con el violinista michoacano, en cuyo conjunto también toca la guitarra sexta Hugo Reynoso, hijo del inolvidable músico guerrerense Juan Reynoso.

Así que ya lo sabe, no se pierda la oportunidad de conocer a esos viejos músicos que, a pesar de la edad, las enfermedades y el olvido, mantienen viva una tradición musical en la Tierra Caliente de Michoacán, Colima y Estado de México. Además, habrá música en vivo, muestras fotográfica y gastronómica y venta de libros de esa región geográfica y cultural de México.

El CENART se localiza en Río Churubusco y Calzada de Tlalpan, cerca de la estación General Anaya del metro, línea 2. La entrada es libre.

Comentarios a esta nota: gregorio.martinez@azteca21.com

Libros sobre Michoacán en www.vialibros.net

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *