Home Música Será recordado ingenio del compositor “Chava” Flores en Festival Foro del Lago, en León, Guanajuato
Música - January 13, 2009

Será recordado ingenio del compositor “Chava” Flores en Festival Foro del Lago, en León, Guanajuato

En un año 'Chava' logró 13
 éxitos y en el 'Hit Parade'
de Musica Latina de los
EU llegó a tener cinco de
 los 10 primeros
 lugares de popularidad
 Foto: Cortesía Sitio Oficial

Ciudad de México.- 13 de Enero del 2009.-  Por la autoría de piezas que forman parte de la cultura popular de este país, como "Los quince años de Espergencia", "La boda de vecindad" y "El bautizo de Cheto", en el Festival Foro del Lago, en León, Guanajuato, será recordado el compositor Chava Flores, quien nació el 14 de enero de 1920.

Salvador Flores, mejor conocido como Chava, fue un cronista de las costumbres, habilidades y debilidades, del mexicano que permanecen vigentes como es evidente en otros temas suyos, como "Ahí vienen los gorrones", "La tertulia" y "Sábado Distrito Federal", con las que incluso es reconocido el mexicano en el exterior.

Nació en la calle de Soledad, en el popular barrio de La Merced, en el primer cuadro de esta ciudad, y creció también en las colonias Roma, Peralvillo, San Rafael, Guerrero, Doctores, Tacuba, Santa María la Ribera, Azcapotzalco, la Unidad Cuitláhuac y Azcapotzalco, zonas populares de las que se inspiró para sus temas musicales.

Fue costurero, cobrador, contador (sin título), dueño de una tienda de ropa, ferretero y repartidor de carne, además de "chícharo" en una imprenta, donde dio sus primeros pasos como compositor y cantante.

Fotógrafo nunca fue y, sin embargo, se pasó gran parte de su vida haciendo, con sus composiciones, retratos del folclor urbano mexicano.

Sus canciones son recogidas de los barrios y vecindades y luego plasmadas en el papel pautado, llenas de ingenio y picardía; cientos de temas en una amplia gama desde temas románticos, descriptivos, albureros, fantasiosos y hasta históricos.

A los 13 años perdió a su padre y tuvo que trabajar para ayudar al sostenimiento de su hogar y a la educación de sus hermanos: Trinidad y Enrique, por lo que se desempeñó en diversas actividades.

Trabajó primeramente en una fábrica de corbatas, a las que cosía las etiquetas; fue cobrador y después contador, pues estudió esa carrera en la Escuela Superior de Comercio y Administración, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), sin titularse.

El artista que en vida recibió numerosos homenajes, fue conocido primeramente como "El compositor festivo de México", "El folclorista urbano" y "Cronista musical de la Ciudad de México".

Fue de los primeros compositores que luchó por imponer su voz como cantautor, más su éxito también se debió a sus intérpretes, que los tuvo al por mayor, pues sus canciones son alegres, pegajosas y festivas, además de que aún se escuchan a través de la radio y se conocen en hogares mexicanos.

En sus canciones también destaca la actitud hacia el trabajo y la sociedad, conversaciones entre compadres, la insuficiencia del transporte y las ilusiones del individuo común que es soñador, espiritual y sumamente apasionado.

Trabajó en una imprenta y ahí concibió el "Album de Oro de la Canción", lo cual le permitió relacionarse con el medio bohemio de la composición.

Su vida artística transcurrió entre carpas, cabarets y cine. En éste hizo seis películas: "Mi influyente mujer" (1955), "La esquina de mi barrio" (1957), "Rebeldes sin causa", "Bajo el cielo de México", "El correo del norte" y "La máscara de la muerte".

Viajó por varios países de América Latina y encontró que "la única estupidez son las fronteras, porque todos pensamos de una manera similar".

En diciembre de 1951 surgió su primera canción-corrido, titulada "Dos horas de balazos" e inspirada en sus héroes favoritos del oeste estadounidense: Tom Mix, Buck Jones, Bill Boyd y Tim Mc Coy.

Un año después, en compañía de unos amigos en el café de la radiodifusora XEW, entonó ese tema, el cual le gustó a la empresa Van Heusen, quien se la pidió para su explotación comercial, a lo que no accedió debido a que "Chava" no vivía de ello.

Más tarde se la pidió su amigo, el cantante Fernando Rosas, quien a su vez se la dio a Mariano Rivera Conde, de la disquera RCA Víctor. Este llamó a "Chava" Flores para conocer su producción musical y quedó admirado "porque era única".

No faltó quien dijera que esa creación era "pocha" y sin valor comercial, lo cual molestó a "Chava" e hizo un número "muy mexicano"; "La tertulia", que quedó grabada junto con "Dos horas de balazos", el 11 de enero de 1952, por al referida marca disquera.

A estas composiciones se suman otras como "La boda de vecindad", "La Bartola", "La interesada", "Un chorro de voz", "El gato viudo", "Ingrata pérfida", "Llegaron los gorrones" y "Sábado Distrito Federal".

En un año logró 13 éxitos y en el Hit Parade de Musica Latina en los Estados Unidos llegó a tener cinco de los 10 primeros lugares de popularidad.

Su pasatiempo y pasión era la recopilación de música popular mexicana. Su repertorio contenía música desde la época de la Colonia (1521-1821) hasta la era romántica de María Grever, Alfonso Esparza Oteo, Gonzalo Curiel, Agustín Lara, Alfredo Nuñez de Borbón, Gabriel Ruiz, Federico Baena, Luis Arcaraz, Miguel Prado, Consuelo Velázquez, José Alfredo Jiménez, Alvaro Carrillo y Chucho Monge.

Para 1976 contaba ya con cinco discos realizados con marcas diferentes y dos para la grabadoras de su propiedad: Algeleste, compuesta por las iniciales de los nombres de sus hijos: Alejandra, Gabriela, Eugenia, Luisa, Enrique, Salvador, Teresa y Elena.

Su máximo anhelo era tener una compañía con los últimos adelantos electrónicos.

Posteriormente "resucitó" entre los jóvenes preparatorianos, quienes lo buscaban y a los que él llamaba "la chamacada", para que ofreciera recitales. Fue así que en 1978 ofreció un exitoso concierto en la Escuela de Artes Plásticas de la Universidad Nacional Autónoma de México.

En 1986 cambió su residencia a Morelia, para trabajar en el Sistema Michoacano de Radio y Televisión, donde tenía un programa en el Canal 2, que a su vez se retransmitía en los canales 7 y 13 de Imevision, de la Ciudad de México a todo el país.

Paralelamente, el cantautor escribió su libro "Relatos de mi barrio", que apareció en el mercado mexicano a fines de 1988, por lo que "Chava" ya no lo vio.

En agosto de 1987 se enfermó y fue trasladado a la Ciudad de México, donde falleció el día 5 de dicho mes y año. Sus restos fueron sepultados en el Lote de los Compositores del Panteón Jardín, con la nota de su canción "La Bartola".
(Notimex)
 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *