Home Arte y Cultura Evoca el pintor mexiquense Luis Nishizawa su niñez como origen de su pintura
Arte y Cultura - January 3, 2009

Evoca el pintor mexiquense Luis Nishizawa su niñez como origen de su pintura

Nishizawa es uno de los pocos
pintores que se dedican al
dibujo con la sobria elocuencia
 de la línea, el resplandor
de la luz y el contrapunto
 de la sombra
Foto: Cortesía
AgustinVillalpando-Enkidu Magazine

Toluca, Estado de México.- 3 de Enero del 2009.- Derivada de aspectos de la vida cotidiana que experimentó durante sus primeros años de vida, el pintor mexiquense, Luis Nishizawa, manifestó que su obra responde a una necesidad puramente espiritual.

"Al principio de mi carrera tuve mucha influencia de la pintura japonesa, porque mi padre era de Japón, aunque yo nací en un pueblo del Estado de México, y me encantaron desde siempre los volcanes y sus colores", expuso el artista, quien el próximo 2 de febrero cumplirá 91 años de vida.

Luis Nishizawa es uno de los pocos pintores que se dedican al dibujo como un fin, en el cual todo se insinúa y afirma con la sobria elocuencia de la línea, el resplandor de la luz y el contrapunto de la sombra.

Referirse a él, señala en un comunicado el Instituto Mexiquense de Cultural (IMC), es evocar un paisaje, término que define al género pictórico que representa escenarios naturales y espacios exteriores, provenientes de las obras realizadas por los artistas viajeros durante el siglo XIX, los cuales iniciaron la práctica de pintar a campo abierto.

Con 90 años a cuestas, el pintor mexiquense recordó que "nací en un pueblo mexicano y mi padre tuvo un rancho donde había vacas, caballos y, sobre todo, hermosos paisajes.

"Desde niño iba con mi hermano a cuidar el ganado, y eso influyó en mi obra. Recuerdo que mi madre tenía que ir al mercado de Tultepec a comprar fruta, porque en el pueblo no había, entonces desde el cerro veía a mi madre venir con peras, naranjas, manzanas.

"Esa fue mi vida hasta que mi padre decidió mudarnos a la Ciudad de México.", expuso el creador de paisajes como "Valle de México", (1947), "Paisaje de Yagul" (1976) y "Pátzcuaro" (1960).

Nishizawa, quien ha conjugado en sus pinturas sus raíces mexicanas y japonesas, exhibe su trabajo en el Museo que lleva su nombre, ubicado en el IMC, donde el reconocido pintor, muralista escultor dispone de un cuarto con sendas camas para descansar.

En las paredes se aprecian también cuadros de David Alfaro Siqueiros, Rufino Tamayo y José Chávez Morado. "Esta es la colección de mis fantasmas, porque todos están muertos", comentó sin dramatismo el maestro, de expresión lacónica, pero elocuente.

Su obra se encuentra, además, en muchos sitios: óleos y acuarelas en el Museo Luis Nishizawa, y murales en el Centro Cultural Mexiquense, Secretaría de Educación Pública y la Sala "Miguel Covarrubias", del Centro Cultural Universitario, entre otros sitios.
 

(Notimex)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *