Home Arte y Cultura La costumbre celebrar el tradicional Día de Reyes, se remonta al Evangelio de San Mateo
Arte y Cultura - December 30, 2008

La costumbre celebrar el tradicional Día de Reyes, se remonta al Evangelio de San Mateo

No se sabe a ciencia cierta si
los Reyes Magos eran tres
y existe otra tradición que habla
de la existencia de un
cuarto Rey Mago
llamado Artabán
Foto: Cortesía imagineriapopular.com

Ciudad de México.- 30 de Diciembre del 2008.- (CONACULTA) Antiguamente, el día 6 de enero se celebraba el nacimiento de Jesús, pero hacia el siglo IV de nuestra era, “esta efemérides se trasladó por algún motivo que no está identificado al 25 de diciembre”, manifestó el historiador José Iturriaga.
 
 
En entrevista, José Iturriaga, ex director general de Culturas Populares del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, explicó que en la actualidad, en pleno siglo XXI, algunos países cristianos ortodoxos mantienen aún esta fecha como el día de la Natividad.
 
 
En México, como en otros países europeos y americanos, es costumbre celebrar el tradicional Día de Reyes. Indagar los orígenes de esta tradición nos remonta necesariamente a uno de los Evangelios de la Biblia: el de San Mateo.
 
 
En el capítulo dos, versículos uno al 12, se narra cómo unos magos, guiados por una luminosa estrella, llegaron a Belén para adorar y ofrecer sus místicos obsequios al recién nacido Mesías.
 
A la fecha no existen detalles sobre su origen, ni siquiera se puede afirmar que fueran reyes, por lo que muchos autores consideran que el evangelista, que escribía para los judíos, los utilizó como recurso para realzar la naturaleza divina y el carácter de Jesús como Mesías.
 
 
Algunas interpretaciones afirman que los Reyes Magos podrían haber sido astrólogos babilonios o sacerdotes persas, cultivadores de las ciencias, particularmente la astronomía­ desde un punto de vista teológico.
 
 
“Es muy importante recordar que el Día de Reyes conmemora dos eventos, en primer lugar, la adoración de los Reyes Magos que llegan a Belén a rendir tributos al recién nacido Jesús –Dios hijo– de acuerdo a la tradición cristiana, y el día cuando Jesús en su fase de adulto fue bautizado por san Juan Bautista en el Río Jordán”, indicó.
 
 
El también investigador agregó: “Diversos estudios revelan que el número de tres Reyes Magos lo fijó el Papa León I en el siglo V y es probable que haya sido para incluir a las tres razas imperantes en el mundo conocido en ese siglo, es así como Gaspar representa la raza semita, Melchor la aria y Baltasar la negra”.
 
 
De igual forma, comentó que esta tradición –también conocida como la epifanía ante los Reyes Magos– tiene muchas incógnitas debido a su antigüedad, porque son tradiciones religiosas que no necesariamente están apegadas a la historia.
 
 
En esta fecha, también es una tradición cortar la "Rosca de Reyes", un pan en forma de anillo que es cubierto de azúcar y pedazos de fruta cristalizada.
 
 
Iturriaga explicó que según diversos estudios, esta tradición proviene de la baja Edad Media, entre los siglos VII y X de nuestra era. Su origen se ubica en lo que hoy es Francia y con el tiempo se comenzó a practicar en España.
 
 
Además, señaló que en el siglo XIV, en la corte de Navarra, el 6 de enero los niños partían un pastel que tenía escondida adentro de la masa una haba, por eso a quien le tocara en su rebanada esa semilla lo proclamaban rey de las habas y todo el año hasta el siguiente 6 de enero recibía regalos y se le hacían homenajes.
 
 
En algún momento, que no se tiene bien identificado, el pastel se convierte en rosca y es así como llega a México desde los primeros años del Virreinato. Todavía en el siglo XVI, luego de la conquista, pocos años después empezó a habituarse en territorio mexicano.
 
 
El investigador explicó: “No está documentado el periodo en que las habas fueron sustituidas por los muñequitos o niños Dios, primero de porcelana y ahora de plástico, lo que sí se ha comprobado es que en el siglo XIX lo que se usaba dentro de la rosca de reyes era precisamente un muñequito que simboliza al niño Jesús”.
 
 
En nuestro país, esta práctica se remonta a la época en que los frailes de diferentes órdenes religiosas vinieron a evangelizar a los indígenas y sustituir los festejos dedicados a las divinidades prehispánicas por las cristianas.
 
 
La usanza señala que quien encuentra el “muñeco” deberá organizar una fiesta el 2 de febrero, Día de la Candelaria, cuando ofrecerá a sus invitados tamales y atole, o si se es más generoso, pozole, mole, entre otros alimentos mexicanos.
 
 
Del mismo modo, vestirá al “niño” encontrado para que el Día de la Candelaria, fecha en que se celebra la cuarentena del parto de María, sea llevado al templo a bendecir, tal y como ocurrió con Jesús cuando nació.
 
 
Por ultimo, Iturriaga indicó que la celebración del Día de Reyes en México se ha ido adaptando a las nuevas circunstancias.
 
 
“Anteriormente los regalos eran caramelos y canelones. Había cantos y bailes en torno a esta festividad; sin embargo, ahora es una fiesta que funciona como parte de un gran comercio en la que no puede faltar una buena taza de chocolate para completar la celebración”, finalizó.
 
 
(JBJ)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *