Home Arte y Cultura La tradición popular mexicana de los “Santos Inocentes”, un día para gastar bromas pesadas
Arte y Cultura - December 26, 2008

La tradición popular mexicana de los “Santos Inocentes”, un día para gastar bromas pesadas

La tradición está basada en que
 Herodes, ordenó matar a
 todos los varones de Belén
 menores de dos años, que
 podrían ser el niño Jesús
 Foto: Internet

Ciudad de México.- 26 de Diciembre del 2008.- (CONACULTA) En la tradición popular mexicana, se dice que no es conveniente prestar dinero a ninguna persona el 28 de diciembre porque uno pasará a formar parte de las “blancas palomas” engañadas a lo largo de las décadas sin obtener nunca la devolución de su acreedor.
 
 
Son muchas las anécdotas que alrededor de este día se han acumulado con el paso de los siglos, afirma el sociólogo Roberto Hernández, quien ha investigado a fondo esta tradición, de la que –asegura– es más que un día para gastar bromas pesadas.
 
 
Sería en el siglo XX cuando la costumbre de difundir noticias falsas o exageradas durante esta fecha en periódicos o programas radiofónicos se convertiría en una manera de enriquecer la época decembrina con un poco de humor.
 
 
A mediados de los años 60, la televisión estadounidense convertiría al Día de los Santos Inocentes en la fecha de mayor audiencia al transmitir a nivel nacional un programa especial sobre la “Siembra del espagueti en huertos de Iowa”. Muchas llamadas de personas desconcertadas que llamaron a la estación de televisión sólo para escuchar una grabación que les recordaba su ingenuidad en este día.
 
 
En nuestro país, afirma Roberto Hernández, la frase “Blanca palomita te has dejado engañar” ha dado paso a numerosas bromas casuales que no hacen sino desviar la atención de la trágica tradición que dio lugar a esta fecha.
 
 
De acuerdo con la tradición católica, sería un 28 de diciembre cuando el rey Herodes, temeroso de las profecías acerca del nacimiento de un supuesto mesías que derrocaría a su reino, ordenaría la muerte de todos los infantes de su territorio.
 
 
Según censos históricos, en el siglo cuatro antes de Cristo la ciudad de Belén no superaba el millar de habitantes, por lo que se calcula en aproximadamente una veintena las víctimas de los soldados infanticidas.
 
 
Hernández asegura que la fecha en realidad es mencionada en otros libros y evangelios durante el mes de enero, aunque la liturgia religiosa transformó, con el paso de los siglos, diversas fechas para reforzar las conmemoraciones decembrinas.
 
 
“Nos encontramos ante un día que en el siglo XXI es tomado como una oportunidad para gastar bromas pesadas, pero que en realidad tiene su inicio en la muerte de numerosos niños, ultimados con cuchillos y espadas. Este pasaje nos muestra, sin duda, la ironía que se puede añadir con el paso del tiempo en muchas celebraciones”, explica.
 
 
El investigador afirma que el mito de los niños asesinados responde también a un simbolismo sobre el daño a la inocencia y la capacidad de ésta para sortear cualquier mal.
 
 
“En la cultura hindú y en otras tradiciones bíblicas anteriores a Cristo, también se mencionan pasajes sobre reyes malévolos que envían a sus huestes a asesinar niños. En realidad hay muchos arquetipos implícitos en esta historia y precisamente por ello fue que la tradición católica la menciona como un evento de gran importancia en la historia de Cristo”.
 
 
Con respecto a la transformación de la fecha en un día de diversión, el investigador menciona que los medios de comunicación lo utilizaron desde principios del siglo XX como una herramienta de ironía política para mostrar paralelismos sobre la realidad y aquellas utopías nunca alcanzadas.
 
 
“Es muy común leer durante esta fecha noticias en los medios sobre políticos que donan toda su fortuna a obras de caridad o grandes países que deciden acabar con sus arsenales de armamento. Esto nos habla mucho de los deseos colectivos que encuentran en esta fecha un medio muy sutil para manifestarse”.
 
 
Y termina: “Creo que lo importante de esta fecha es leer entre líneas todo aquello que añora la sociedad. Hay una frase muy cierta que afirma: ´entre broma y broma la verdad se asoma´.
 
 
“Pues bien, cuando leamos que los presupuestos destinados a fabricar misiles nucleares serán utilizados para combatir el hambre a nivel mundial, debemos preguntarnos si es en realidad una noticia tan ilógica y exagerada como para causarnos risa”.
 
 
(HBL)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *