Home Por la Espiral La salud de la Banca en México
Por la Espiral - December 5, 2008

La salud de la Banca en México

POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia

-La salud de la Banca en México
-Restringen créditos consumo
-Ojo a HSBC, Santander, Elektra

Si comparamos los datos estadísticos de la Banca en México, de septiembre del año en curso versus septiembre del 2007, encontramos un panorama resumido en alzas en la cartera vigente, cartera de vivienda, aumentos en la cartera vencida bruta, descensos en la cartera vencida al consumo y alzas en la cartera vencida de vivienda. Incluso los créditos señalados de riesgo alto e irrecuperable están momentáneamente controlados.
    De acuerdo con información del Boletín Estadístico de Banca Múltiple elaborado por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), en septiembre del 2008, las instituciones de crédito reportaron una morosidad del 2.36%, un indicador mejor ubicado  en comparación de septiembre del 2007 y menos de la mitad de diciembre del 2000 con un índice de morosidad del 5.8 por ciento.
    El índice de morosidad mide la relación resultante entre dividir la cartera vencida entre la cartera  de crédito total     por ello es interesante analizar que aún con las presiones del entorno el índice de morosidad registrado por las instituciones de crédito reflejó en promedio a septiembre un  mejor comportamiento que hace doce meses y mucho mejor si se compara con diciembre del 2000.
    No obstante, no todo es miel sobre hojuelas: la evolución de la colocación del crédito y su administración deben tener mucha atención primordialmente cuando el crecimiento económico de México entrará en una fase de estancamiento con el consecuente impacto negativo en la depresión del empleo y en la disponibilidad del ingreso.
    Sin empleo y con ingresos mermados, obviamente las personas afectadas que además sean deudores de una o varias tarjetas de crédito y de un crédito hipotecario pasarán serias dificultades para cumplir con los pagos mensuales contratados, dado que el nivel de las propias tasas de interés y el de mora, más los recargos por impago, son una pesada losa.
    Hace días un amable lector me preguntaba al respecto de qué nos debe preocupar de los bancos, así es que manos a la obra, tras revisar los boletines estadísticos de la CNBV  encontramos que por ejemplo el saldo de la cartera vigente de septiembre del 2008, de un 1 mil 798,944.7  millones de pesos es  superior 102.93% respecto a la cartera vigente de diciembre del 2000 y 13.34% mayor que la cartera vigente de septiembre del año pasado con un saldo de 1 mil 573,267.5 millones de pesos.
    Dentro del rubro de la cartera vigente, dos segmentos imprescindibles: el crédito al consumo y el crédito a la vivienda, el primero  eclosionando de forma impresionante al respecto del saldo de diciembre del 2000 tras años de que las instituciones  cerraron la llave del crédito al consumo, fueron precavidas y lo soltaron a cuentagotas mientras que en el crédito a la vivienda se volvieron selectivas.
    En el segmento del crédito al consumo  tenemos que en septiembre del año en curso, el saldo se ubicó en 321 mil 892.7 millones de pesos, un 23.88% menos que la cartera de septiembre del 2007 con  422 mil 898.3 millones de pesos aunque si el saldo de septiembre del 2008 lo comparamos con  diciembre del 2000 encontramos un crecimiento del 795.18 por ciento.
    Lo que nos quiere decir este indicador es que se han dado casi ochocientas veces más créditos al consumo llegados al 2008 que todo lo que la banca concedió a finales de siglo y  que desde el año pasado, las instituciones conscientes de la evolución del mercado mundial decidieron no correr más riesgos y comenzaron la restricción del crédito.
    En cuanto a la cartera de vivienda, en septiembre del 2008 el saldo reportó  289 mil 818. 4 millones de pesos un incremento del 157.55% respecto de diciembre del 2000 de 112 mil 526.20 millones de pesos y  a diferencia de la cartera al consumo de septiembre del año pasado que redujo, la cartera de vivienda aumentó 11.94% de septiembre del 2008 versus el mismo mes del año pasado.
    Interesante que los bancos están nuevamente reduciendo su cartera de consumo, manteniendo su cartera hipotecaria al tiempo que las tasas de interés en las tarjetas de crédito (una parte fundamental del segmento del crédito al consumo) se han sostenido altas desde 2000 a la fecha en promedio del 47% más tasas de morosidad del 80% mientras que las tasas de los créditos a la vivienda han venido reduciendo para ser más competitivas desde el 2000 hasta la fecha, al pasar de un promedio del 23% a 11% en 2008.
    Sin embargo, a los bancos les sigue costando recuperar los créditos hipotecarios, que la gente sea cumplida en sus pagos mensuales con horizontes superiores a los diez años.
    Lo anterior se ve reflejado en el comportamiento de la cartera vencida. Así, la cartera vencida de la banca, a septiembre del 2008, bajó  20.40% en comparación con la cartera vencida bruta de diciembre del 2000 al pasar de  54 mil 699.84 millones de pesos a 43 mil 540.1 millones de pesos y todavía dicha  cartera vencida bruta es menor que la de septiembre del año pasado de  39 mil 974.8 millones de pesos.
    La cartera vencida del segmento de consumo está controlada, al menos eso indican las cifras: si la comparamos de septiembre a septiembre, el saldo reduce un  3.19% al pasar de 25 mil 086.9 millones de pesos en 2007 a 24 mil 284.4 millones de pesos, aunque si comparamos el saldo de septiembre del 2008 contra diciembre del 2000 resulta que la cartera vencida al consumo explosionó un 456.22%, al pasar de 4 mil 365.97 millones de pesos a 24 mil 284.4 millones de pesos.
    El rubro presionado es el  hipotecario: en septiembre del año en curso aumentó a 10 mil 130.6 millones de pesos un 24.03% más que en septiembre del año pasado, aunque un 43.14% menor que la cartera vencida en vivienda de diciembre del 2000 con un saldo de 17 mil 818.44 millones de pesos.
    ¿A qué le debemos poner atención? Estuve revisando las cifras de cartera de riesgo la parte D (Alto) y E (Irrecuperable)  de los créditos concedidos,  siendo la cartera irrecuperable la que se ha mantenido más constante en su saldo incluso desde diciembre del 2000 muy cercana a los 13 mil 490.1 millones de pesos de septiembre del 2008, no hay cifras sorprendentes ni la parte de alto riesgo, ni insisto en la irrecuperable, que además está aprovisionada por la banca con  14 mil 930.5 millones de pesos.
    A lo que sí debe ponerse atención es a la salud de la cartera vencida de Elektra; la morosidad de HSBC y la evolución de  Sofomer (Sociedad Financiera de Objeto Múltiple Entidad Regulada) tanto de Banamex como de Santander, creadas ambas para administrar la cartera de consumo otorgada por separado en cada una de estas instituciones, principalmente tarjetas de crédito y que son las que cobran un CAT altísimo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *