Home Espectáculos Las comparsas de Tempoal, una ofrenda a los muertos y un baile a los vivos
Espectáculos - November 29, 2008

Las comparsas de Tempoal, una ofrenda a los muertos y un baile a los vivos

Monjes, novias, un zapador, una
colegiala, el diablo, la muerte,
etc., zapatearon al ritmo de sones
tradicionales como “El pajarito verde'
Foto: Gregorio Martínez M./Azteca 21

Por Gregorio Martínez Moctezuma
Corresponsal Azteca 21

Ciudad de México. 29 de noviembre de 2008. El sábado 1 de noviembre por la tarde aún las nubes presagiaban lluvia en Tempoal, Veracruz. Enfrente del Palacio Municipal estaba instalado el Foro Tradicional y un largo entarimado –quizás de unos cincuenta metros de largo y aproximadamente unos cuatro o cinco de ancho– para las comparsas, para “la viejada” que baila a sus muertos, para el disfrute de los vivos.

Un poco después de las 18 horas, la “Comparsa El Ranchito” inició el desfile de las comparsas de enmascarados, la cual bailó con los sones “El caballito”, “El cafetal”, “Sombrero de concho”, “El agachadito”, “Los Matlachines de San Luis”, “El tapado”… La sucedió la “Comparsa Tancheche”, dirigida por un ranchero vistoso, que casi parecía charro y conducía a sus cofrades con vigor y entusiasmo, entre los que destacaban monjes, novias, mujeres embarazadas, un zapador, una colegiala, el diablo, la muerte… que zapateaban al ritmo de sones tradicionales como “El pajarito verde”, “El cotorro”, “La bamba”, “El trote del macho”, “La chica alegre”, “El cuatro orejas”, “El empujoncito”… hasta llegar al son con el que se despiden todas las comparsas: “El tapado”, que bien podría llamarse a la inversa: “El destapado”, pues los danzantes se retiran del entarimado y se van quitando las máscaras, descubriendo sus rostros masculinos, sudorosos y agitados.

Y así sucesivamente, van pasando al escenario las diversas comparsas de las colonias de Tempoal y de algunas comunidades invitadas, como la de la colonia Revolución Verde, que comenzaron musicalmente con “Xantolo” y siguieron con “La bamba”, “El pingüino” (¿?), “El muñeco”, “Sombrero de punto”, “Los enanos”…

La fiesta en Tempoal, 'donde se ríe,
baila y llora con los muertos', es un
espectáculo que nadie se debe perder
Foto: Foto: Gregorio Martínez M./Azteca 21

Quizás algún título de son sea erróneo, pero en ocasiones, debido al estruendo propio de una fiesta popular, no podía escuchar bien el nombre y tenía dudas al apuntarlo, o de plano no lo anotaba, conforme los iba anunciando el maestro de ceremonias, el presidente del Comité Central de Comparsas de Tempoal, Roberto Hernández Romero. Sin embargo, los apunto con el fin de dar una idea de la variedad musical existente para este tipo de danzas –a pesar de varios que se repitieron con frecuencia–, aclarando que algunos no son tradicionales, en la idea de que éstos son sones viejos o de “costumbre”, sino que varios son adaptaciones de temas o canciones populares recientes relativamente, como lo revelan su nombre y la propia música.

Después siguió la Comparsa de la colonia Simón Bolívar con los sones “La polla pinta”, “Cada quien su derecha”, “El trote del macho”, “La bamba”, “El guajolote”, “El remolino”… Luego la Comparsa Femenil, en la que participaba una señora de 77 años que sigue danzando con vigor y entereza, ellas bailaron “Los arcos”, “La bamba”, “Cada quien su derecha”, “El rapidito”, “El cuatro pasitos”, “El tapado”…

En seguida siguió el turno de la colonia Lázaro Cárdenas, que danzaron con “La polla pinta”, “El pajarito verde”, “El cuatro vueltas”, “Los cuatro pasitos”, “La bamba”, “El tapado”. Luego subió al entarimado la “Comparsa de La covacha”, quienes bailaron al ritmo de “Los arcos”, “El agachadito”, “María Cristina”, “El cuatro vueltas”, “El pirulí”, “Cada quien su derecha o La paseadita”, “Su caballito”, “La repicona” (¿?), “Los cuatro pasitos”, “El cafetal”, “Fuiste a Acapulco”, “La polla pinta”, “El tapado”. A continuación siguió la “Comparsa de La brisa”, quienes, después de que pidió permiso “El ranchero”, su capitán o director, bailaron “Los enanos”, “El agachadito”, “El son de La brisa”, “Cada quien su derecha”, “El remolino”, “El toro del monte”…

Cabe mencionar que estas dos comparsas, a mi modo de ver, fueron de las más vistosas y espectaculares, aguerridas, numerosas y tradicionales. En fin, son innumerables los atuendos que utilizan los danzantes, así como difieren los materiales y lucimiento tanto de trajes y máscaras. También el número de los integrantes es variable, pero no vi una menor de treinta, creo. Otras comparsas participantes, además de las mencionadas, fueron la de la colonia La Quinta, La Covacha Tradicional, La Gloria, de las colonias Ricardo Flores Magón, El Rastro, la Lázaro Cárdenas (con un diablo incansable al frente), El Alto y 20 de noviembre.

Hay que mencionar que la música es en vivo, pues cada comparsa trae su trío, que toca desde el templete, colocado a un lado del entarimado. Y así, con música y danza la lluvia se alejó y dejó festejar el sábado 1 de noviembre a los muertos de Tempoal. Al concluir las comparsas, ya pasadas las once de la noche, la gente se dispersó al otro extremo del zócalo, al Foro de Expresión Artística, donde se iba a presentar una bella, pero insustancial, cantante, Ninel Conde.

El domingo 3 se puede decir que fue casi la misma película, con el añadido de que el gobernador del Estado, Fidel Herrera Beltrán, iba a acudir a Tempoal, además de que se iba a transmitir esta fiesta popular por televisión mediante el programa “Descubriendo Veracruz”. En efecto, el gobernador llegó, entregó reconocimientos a David Juárez Argüelles, de la comparsa La covacha; a Amalia Rivera, primer lugar en el concurso de pintura, y a David Orvañanos, del grupo 304 del COBAEV, por el primer lugar en el concurso de arcos (ofrendas).

Posteriormente, se anunció que el gobernador ofreció su apoyo para la creación de la Casa de Cultura de Tempoal y del Museo de la Máscara. En seguida, los fuegos pirotécnicos comenzaron a estallar en el cielo y a elevarse unos globos de papel de China. Más tarde, en el Foro de Expresión Artística actuaría Bobby Pulido.

La fiesta en Tempoal, “donde se ríe, baila y llora con los muertos”, continuaría en los días siguientes. Ya vendrá el próximo año y nuevamente Tempoal recibirá a sus muertos y a los miles de vivos que colman las gradas colocadas ex profeso para presenciar la fiesta, donde el mexicano sigue disfrutando la vida con motivo de la muerte, nuestra infaltable comparsa.

Comentarios a esta nota: gregorio.martinez@azteca21.com

Libros sobre antropología en www.vialibros.net

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *