Home Toros y Deportes Bellas gaoneras y chicuelinas de Ismael Rodríguez en tarde sin triunfadores en la Plaza México
Toros y Deportes - November 24, 2008

Bellas gaoneras y chicuelinas de Ismael Rodríguez en tarde sin triunfadores en la Plaza México

Los mejores momentos de la tarde
corrieron a cargo del matador
Ismael Rodríguez
Foto: Cortesía lamexico.com

Ciudad de México.- 24 de Noviembre del 2008.- Sin triunfadores concluyó hoy la octava corrida de la Temporada Grande 2008-2009 en la Plaza de Toros México, siendo esta la segunda ocasión en la presnente campaña en la que ningún alternante corta apéndices.

El cartel estuvo conformado por el mexiquense Jorge Iván López Gómez, el guanajuatense Ismael Rodríguez y el jalisciense Manuel Lizardo, quien hoy confirmó su alternativa como matador de toros.

En esta octava corrida de la temporada se estoquearon seis muy bien presentados toros de la ganadoería queretana de Eduardo Funtanet que dieron un peso promedio de 506 kilos destacando los jugados en el tercero y quinto sitio, quienes fueron aplaudidos por los aficionados.

El primero en actuar fue el jalisciense Manuel Lizardo, quien hoy confirmó su doctorado que tomara el 2 de febrero de 2003 en Salvatierra, Guanajuato y el ejemplar con el que confirmó ser matador de toros fue con "Ciervo" astado que dio en la báscula 495 kilos.

Lizardo se mostró empeñoso, ya que si bien el ejemplar qure tuvo enfrente no era de gran recorrido, sí pudo ligarle algunas tandas de gran calidad, pero sus esfuerzos desaforunadamente no se vieron recompensados.

Mató de un cuarto de estocada desprendida, además de tener que asestar media docena de descabellos.

En su segundo toro, "Dede" un hermoso ejemplar de 550 kilos, Lizardo no lo entendió a la perfección, pues el burel si bien daba muestras de peligrosidad por el hecho de tener la cabeza muy suelta arrancaba de lejos con cierta prontitud.

Al no tener colaboración de su socio, Lizardo optó por despachar a su astado y mató de pinchazo, estocada entera que hizo que doblara rápido el toro y se retiró en medio de división de opiniones.

Por su parte, Jorge López tampoco mostró grandes cosas. En su primer astado "Ilusiones" ejemplar que dio en la romana 480 kilos, no lo entendió, pues si bien el toro entraba con cierta nobleza el diestro mexiquense no supo cómo arancarle los pases que tenía el burel.

Al no lograr hilvanar tandas de calidad, el jalisciense decidió tirarse a matar, pero tampoco tuvo mucha fortuna con la toledana, al pinchar y luego matar.

En su segundo toro, "Hacendado" que tuvo un peso de 511 kilos, el nacido en la ciudad de Guadalajara simplemente no quiso saber nada de este ejemplar. El torero nunca estuvo quieto, siempre movía los pies citaba de lejos y no se acercó a los terrenos del toro.

A pesar de que el burel mostraba nobleza en la embestida, López siguió mostrándose reticente a siquiera intentar lidiar a este toro por lo que tras algunos trasteos de poca calidad despachó a este ejemplar con estocada y dos descabellos y una vez que dobló el toro retirarse en medio de abucheos.

Quien sí recibió aplausos fueron los restos del toro al momento de ser retirados del ruedo.

El tercer espada de esta cartel, Ismael Rodríguez, fue quien quizás se mostró más empeñoso. En su primer toro "Ganadero", que dio 491 kilos en la báscula, realizó con el capote un hermoso quite de Gaoneras.

Con la muleta, comenzó su labor con sentidos pases cambiados, parecía que Rodríguez había entendido las caractarísticas del toro que entraba muy bien a la suerta con la cara a media altura, pero sólo mostró algunas pinceladas.

Al momento de ejecutar la suerte suprema, el guanajuatense dejó una buena estocada por lo que fue premiado con palmas por parte del respetable, quien además despidió con aplausos los restos del toro.

En su último burel, "Don Lalo" que dio 495 kilos en la báscula, Rodríguez siguió mostrándose voluntarioso y por momentos valiente.

Con el capote ejecutó unas chicuelinas ceñidas, que coronó con una media verónica y rebolera, además de ejecutar un hemoso quite por gaoneras

Con la muleta el guanajuatense trató de hilvanar pases, pero su socio llegó al último tercio con muy poca fuerza por lo que no daba mucho de donde sacarle.

Así, con más empeño y voluntad pudo arrancarle algunas tandas, pero sin llegar a romper la faena por lo que terminó matando de pinchazo y estocada. (Notimex)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *