Home Cine Documental “Niño Fidencio. De Roma a Espinazo”, gana el premio “Pantalla de Cristal” en el FICG
Cine - November 10, 2008

Documental “Niño Fidencio. De Roma a Espinazo”, gana el premio “Pantalla de Cristal” en el FICG

Escena del documental donde
se muestran entrevistas a
muchos jóvenes y niños que
aseguran recibir constantemente
sus bendiciones y curaciones
Foto: Cortesía
guadalajaracinemafest08.com

Ciudad de México.- 10 de Noviembre del 2008.- Han pasado 70 años de la muerte del curandero José Fidencio Constantino, mejor conocido como el niño Fidencio, y la leyenda en torno a sus poderes mágicos y capacidad para curar continúan vigentes en el imaginario colectivo de varias comunidades.

Precisamente en torno a este personaje nacido en Guanajuato y a quien todavía hoy se le rinden honores de santo, gira la trama del documental Niño Fidencio. De Roma a Espinazo, del director Juan Farré Rivera, galardonado con el Premio Pantalla de Cristal la noche del pasado viernes 7 de noviembre.

Producido con el apoyo del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) a través del Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), el documental fue presentado en la pasada edición del Festival Internacional de Cine de Guadalajara, convirtiéndose en el favorito de la crítica nacional.

En la ceremonia realizada en la Cineteca Nacional, el filme obtuvo galardones en las categorías de mejor director, mejor guión (Curry Fernández Bueno) y mejor postproducción (Martín Bautista).

En la película con duración de 87 minutos se muestra el entorno en que habitó el niño Fidencio, nacido en 1898 y quien murió a la edad de 40 años, en 1938.

También se incluyen entrevistas con personas que lo trataron directamente o que recibieron de su parte alguna ayuda espiritual o de medicina tradicional.

Entre los testimonios, se habla de personas que lograron sortear duras enfermedades con sus intervenciones, además de resolver problemas emocionales o trastornos mentales.

El director Juan Farré Rivera mencionó que la producción se realizó a través de una extensa investigación, además de recrear con fotografías de la vida que el protagonista llevó en el poblado de Espinazo, Nuevo León, donde realizó la mayor parte de sus prácticas como curandero, amén de reunir a multitudes que lo ensalzaron como un santo.

En el testimonio fílmico se incluyen pasajes sobre el inicio de la llamada “secta fidencista”, que inició una de las seguidoras del curandero y que a la fecha continúa atrayendo a personas de todo el mundo para recibir tratamientos espirituales.
(HBL)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *