Home Música La Orquesta de Cámara de Róterdam ofreció un concierto memorable en Reynosa
Música - October 25, 2008

La Orquesta de Cámara de Róterdam ofreció un concierto memorable en Reynosa

Su director, el sudafricano
Conrad van Alphen, una batuta
firme y precisa, presentó en
la primera parte un repertorio
clasicista y en la
segunda, uno moderno
Foto:
Gregorio Martínez M./Azteca 21

Por Gregorio Martínez Moctezuma
Corresponsal Azteca 21

Reynosa, Tamaulipas. 26 de octubre de 2008. El pasado martes, la buena música imperó en el Centro Internacional de Negocios (o Auditorio Municipal, como me dijo un amigo que lo conocen los reynosenses) de Reynosa con la participación de la Orquesta de Cámara de Róterdam (OCR), que lució espléndida, a pesar de algunos inconvenientes (el calor agobiante, dado que no se podía poner el aire a toda su capacidad por el ruido de los motores; el llanto de un bebé, la incomodidad de las sillas de plástico, los infaltables tosidos, el espantoso ruido producido cuando alguna persona se retiraba y sus pasos retumbaban en el improvisado piso de madera de la sala, que, hay que decirlo, tiene una buena acústica, no obstante su amplitud espacial…).

Esta noche, la OCR demostró que, a pesar de su joven existencia, pues fue fundada en 2000, ya encontró su estilo y su sonido, su personalidad como agrupación camarística. Es decir, se distingue por la limpieza y brillantez de su ejecución, por el rigor con que ataca cada nota y por la disciplina de sus ejecutantes. Incluso, se puede decir que predomina en ella más el deseo de ceñirse al espíritu de la partitura que a la interpretación de la misma por parte de su director, el sudafricano Conrad van Alphen, una batuta firme y precisa, quien también es el director artístico de la orquesta y propuso un programa balanceado, pues para la primera parte escogió un repertorio clasicista y para la segunda, uno moderno.

El concierto inició casi a las 21 horas, ante aproximadamente unas 800 personas, alrededor de tres cuartos de la capacidad del foro, de mil 120 sillas, con la “Sinfonía número 7 en D menor”, de Félix Mendelssohn, y “Concierto para violín en C mayor”, de Joseph Haydn, cuya solista fue Yura Lee, quien mostró dominio de la partitura y cumplió eficientemente con las exigencias técnicas del concierto. Como nota curiosa quedan los movimientos corporales de la violinista, que semejaba uno de los personajes fantásticos de la película “Sueño de una noche de verano” (W. Dieterle y M. Reinhardt, Estados Unidos, 1935), con música de Mendelssohn.

Después del intermedio, el programa se reanudó con “Variaciones de Kuhnau”, del compositor holandés Hendrik Andriessen, y la “Sinfonía de cámara opus 110a", de Dimitri Shostakovich, con arreglo de Rudolf Barshai del Octavo cuarteto de cuerdas. La primera, excelente ejecución; la segunda, magistral. Al concluir, el público los aplaudió de pie y van Alphen no se hizo mucho del rogar para regresar al podio y conceder un encore, con lo que concluyó brillantemente su participación en esta industriosa ciudad. La OCR se presentará en el Teatro Reforma de Matamoros el 22 y en el Teatro Metropolitano de Tampico el 23.

Comentarios a esta nota: gregorio.martinez@azteca21.com

Libros de biografías de grandes compositores en www.vialibros.net

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *