Home Por la Espiral Mecanismos de control, ¿fallaron?
Por la Espiral - October 22, 2008

Mecanismos de control, ¿fallaron?

POR LA ESPIRAL

                      Claudia Luna Palencia

 

-Mecanismos de control, ¿fallaron?

-La gran banca extranjera

-Cubrir posiciones, recta del año

 
Tanto la Secretaría de Hacienda como la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) se disculpan ante la iniciativa privada en México, para no entrar en mayores confrontaciones, tras señalar algunos entes empresariales responsables de comprar dólares fuera de lo usual.

            El punto es que nadie sabe dónde quedó la bolita, casi 10 mil millones de dólares de las reservas internacionales que debieron inyectarse en distintos tantos mediante subasta para tratar de desinflar la presión en el mercado cambiario y que poco efecto surte porque el tipo de cambio sigue volátil.

            Con los nervios en la punta se señaló a un grupo de empresas con fuertes deudas en dólares que debieron realizar una  serie de maniobras para cubrirse en billete verde con la consecuente presión que ello supuso para el peso.

            La quiebra de Comercial Mexicana aquejada por una deuda en dólares más cara aún por el jalón de la divisa levantó la sospecha de las autoridades y encendieron las alarmas al respecto de que otros corporativos no financieros tuvieran una exposición considerable.

            Por ende, se ha pasado a un escenario mucho más negativo del previsto. Resulta que los efectos de la crisis global no son nimios sino bastante más fuertes y las autoridades nuevamente no están preparadas, ni siquiera  alertas, ni cercanas a los empresarios para conocer sus impresiones de forma directa  de la crisis, la situación financiera de sus empresas y los planes laborales.

            A diferencia de 1994, tenemos un mercado cambiario de libre flotación y un plus de empresas insertadas en la globalización que las hace vulnerables en términos de contagiarse de forma más rápida de cuanto pasa en Estados Unidos, Reino Unido, España, China etc.

            Así es que las autoridades deberían ser muy puntuales al respecto de conocer y evaluar el grado de impacto que la volatilidad en las tasas de interés, los mercados bursátiles y cambiarios tiene en dicho grupo de empresas mexicanas a fin de estructurar con el Gobierno Federal un plan de fortalecimiento  y evitar ataques especulativos en el peso.

            Además de las alteraciones está el empleo, una  actividad primordial a la que el gobierno del presidente Felipe Calderón tiene que apostarle por encima de todo sin olvidar que  ese empleo  descansa en la iniciativa privada.

Las industrias más importantes que generan la riqueza del país descansan  en manos particulares, la industria automotriz y la industria de la construcción por ejemplo concatenan con otras empresas y detonan a muchísimas micro, pequeñas y medianas empresas.

A COLACIÓN

            Esto no es 1994 y no se trata de sacar dólares sino de tener información fidedigna del apalancamiento en moneda extranjera de las principales empresas del país y también saber a ciencia cierta los movimientos de la gran banca extranjera que domina el sistema de pagos. Y es que si algún actor tiene capacidad para mover el mercado cambiario de la forma en cómo sucedió a partir del 6 de octubre es precisamente la banca foránea.

            Además acontece en el cuarto trimestre del año, la recta final cuando los corporativos están cerrando posiciones, haciendo balance para el informe anual, aprovisionando para pagar deudas y con miras al primer trimestre del nuevo año fiscal; hacer ajustes para los aguinaldos, comprar coberturas para sus operaciones rumbo al nuevo año.

            ¿Quién jaló al mercado cambiario?  El ex presidente José López Portillo siempre confirió a los bancos un poder denodado quizá por ello su constante fricción con los  entonces dueños de los grandes bancos que eran nacionales porque solamente mexicanos podían ser dueños de éstos.

            Con la actual banca extranjerizada, en su segmento más importante, encontramos a dos bancos españoles de la envergadura de BBVA y Banco Santander Central Hispano (BSCH) dueños de Bancomer y Serfin, respectivamente se trata del primero y tercero por activos del sistema.

Se trata de  dos instituciones subsidiarias que cada año reportan pingues ganancias a sus matrices,  en el primer semestre del año Bancomer le dio 868 millones de euros de ganancias a BBVA y     Serfin 367 millones de euros en beneficios al BSCH.          

            Dignas de atención son las gráficas de correlación del peso, el euro y el dólar, que a partir de los primeros días de octubre comenzaron a revertir una tendencia en la que el peso se había mantenido largamente apreciado y fuerte respecto al dólar; y el dólar debilitado respecto al euro.

            Antes del 6 de octubre, el peso estaba en 10.45 después inició la carrera hacia los 14 pesos por dólar, al mismo tiempo que el dólar revirtió su depreciación respecto al euro y comenzó a revalorizarse al pasar de 1.50 a 1.35 dólares por euro después de que en agosto estuvo cerca del máximo de 1.60 dólares por euro, ahora va a mínimos no vistos en dos años tocando el 1.34 dólares por euro y una cotización del peso versus euro que primero descendió a 15 pesos por euro y ahora rebotó a niveles de 18 pesos por euro.

            Interesante: tanto BBVA como BSCH reportan en sus estados financieros afectaciones por depreciaciones cambiarias por sus respectivas posiciones en subsidiarias en América Latina “esto afecta de forma negativa a la comparación interanual del balance”.

            Y es que se afectan tanto a los saldos del balance como a la cuenta de resultados acumulada al mes de diciembre  y se reducen los beneficios atribuidos al grupo y dentro de los riesgos, el de tipo de cambio es uno de los más relevantes.

            Tanto BBVA como BSCH reciben sus ingresos en pesos en México, compran coberturas en dólares o en euros dependiendo de la perspectiva del peso versus dólar, peso versus euro y dólar versus euro.

            Como el peso se mantuvo largo tiempo apreciado respecto al dólar y el dólar deprimido respecto al euro, las pérdidas en dólares han pasado factura a los balances, pero cuando el dólar en el mercado internacional inició una etapa de fortalecimiento respecto al euro, al comenzar a descender a 1.35 dólares por euro, insisto niveles que no se habían visto en los últimos 24 meses, algunos entes financieros compraron coberturas en dicho nivel, cambiaron sus posiciones de pesos a dólares y de éstos a euros ante el fortalecimiento inusitado de la divisa verde, lo hicieron para cubrirse de las pérdidas que esperaban y no lo pensaron dos veces.

            Llegados a este punto tendríamos que preguntarle a Hacienda, CNBV y Banco de México, qué está haciendo para supervisar y evitar que los ahorros en pesos de los mexicanos se usen para oxigenar a las matrices europeas y primordialmente para asegurar que las instituciones cumplan con los limites de movimientos de capital, compra de divisas, coberturas, y no se carguen al mercado cambiario en un día.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *