Home Espectáculos Con “La duquesa de Bal Tabarín” se festejarán 90 años del “Teatro Iris”
Espectáculos - October 15, 2008

Con “La duquesa de Bal Tabarín” se festejarán 90 años del “Teatro Iris”

En 1976 el teatro paso a
manos de las autoridades
capitalinas para la difusión
de la cultura y cambió
su nombre de 'Esperanza Iris'
a 'Teatro de la Ciudad'
Foto: Cortesía cultura.df.gob.mx

Ciudad de México.- 15 de Octubre del 2008.- (CONACULTA) Para celebrar su 90 aniversario, el próximo 24 y 26 de este mes, el Teatro de la Ciudad "Esperanza Iris", montará la zarzuela "La duquesa de Bal Tabarín", obra con la que el foro fue inaugurado en 1918.

En conferencia de prensa, la coordinadora del Sistema de Teatro del gobierno capitalino, Nina Serratos, afirmó que para festejar nueve décadas de vida de este recinto, se presentara una gran gala de zarzuela y opereta titulada "Iris de Esperanza", en honor a quien fuera su constructora, conocida entonces como "La Tiple de Hierro", "La reina de la opereta" y "Emperatriz de la gracia".

En el festejo participarán siete destacadas sopranos: María Luisa Tamez, Lourdes Ambriz, Regina Orozco, Irasema Terrazas, Yvonne Garza, Verónica Murua y María Katzarava, quienes interpretaran además fragmentos de otras obras.

Ellas son "El conde de Luxemburgo", "Doña Francisquita", "La gran vía", "El niño judío", "Agua azucarcillos y aguardiente", "La viuda alegre", "Eva", "El rey que rabió" y "Gigantes y cabezudos", en una puesta en escena de José Antonio Morales y Rosa Blanes Rex.

De igual manera se contará con la participación de los tenores Alejandro Villeda y Alejandro Coreño, así como los primeros actores Elsa Aguirre, Héctor Bonilla, Hernán del Riego y la colaboración especial de la pareja de danza española Marisol Moreno y Raúl Salcedo.

La parte musical estará a cargo de la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México, bajo la dirección de James Demster y el Coro Cantus Hominum, dirigido por Leonardo Villeda.

La primera actriz Elsa Aguirre será la encargada de darle vida a Esperanza Iris, quienes desde el balcón número 8 del recinto, lugar donde la empresaria salía a aplaudir los espectáculos, leerá un texto que dejo Iris que y hoy representa un gran legado. Aguirre estará acompañada por el actor Héctor Bonilla, quien también leerá un texto.

Nina Serratos se refirió a Esperanza Iris, cuyo nombre verdadero era María Esperanza Bonfil (1888-1962), impulsora y promotora del hoy Teatro de la Ciudad, como una actriz y cantante mexicana, que tras cultivar la zarzuela, se dedicó a la opereta, género en el que alcanzó sus mayores éxitos en México, Cuba y España.

Al respecto, el actor Héctor Bonilla consideró "imprescindible renovar la memoria de este pueblo desmemoriado".

Afirmó que el teatro es algo efímero y se pronunció porque la dimensión de Esperanza Iris se recalque, "pues tenemos una crisis de credibilidad y es necesario rescatar los valores de este país". Sigue Con la "La duquesa de Bal/dos/país". . "Las páginas de espectáculos se han convertido en páginas de sociales y en la pagina roja, no vemos más que chismes y escándalos. Es imprescindible rescatar la memoria de los auténticos valores que ha tenido este país y uno de ellos es Esperanza Iris.

"La idea es que los mexicanos de hoy, se enteren de qué fue lo que logro ella con un esfuerzo descomunal y con un talento excepcional", subrayó.

En su oportunidad, cada una de las sopranos presentes expresó su beneplácito y dieron la bienvenida a las nueve décadas de vida del recinto ubicado en la calle de Donceles.

Construído en el terreno en el que estuvo el antiguo Teatro Xicoténcatl, el Teatro Esperanza Iris fue planeado a imagen y semejanza de La Scala de Milán.

No obstante, los recursos no fueron suficientes y los arquitectos Ignacio Capetillo Servín y Federico Mariscal adaptaron su obra a necesidades más reales.

Han desfilado por su escenario monstruos, como el tenor Enrico Caruso, la actriz María Conesa y la bailarina Anna Pavlova, o grandes cómicos nacionales como Palillo, Cantinflas y Joaquín Pardavé.

Tras la muerte de Esperanza Iris, en 1962, el teatro quedó abandonado. En 1976 fue recuperado por el Departamento del Distrito Federal, que cambió su nombre por el de Teatro de la Ciudad, hasta que en 1984 fue casi consumido por un incendio.

Quince años después el Gobierno del Distrito Federal invirtió más de 37 millones de pesos en su restauración, cuyos resultados son visibles en la actualidad.

Hoy, tiene un aforo de mil 344 butacas y en él se llevan a cabo 143 espectáculos anuales, con una población aproximada de 109 mil 500 personas.

El recinto ubicado en Donceles 36 en el Centro Histórico, "tiene también una importancia especial como monumento arquitectónico", dijo Serratos.

"Después de la lucha revolucionaria, ayudó a construir el nuevo rostro de la Ciudad de México, porque a sus habitantes les inyectó el valor y el sentido de pertenencia, de arraigo y de identificación con un monumento arquitectónico que los distingue con respecto a cualquier otro lugar del país", agregó.

De acuerdo con Serratos, el reto del Teatro de la Ciudad, incluye implementar los mecanismos de difusión adecuados, tanto en lo geográfico como en los medios de comunicación.

"En la actualidad buscamos hacer más atractiva la visita al Teatro de la Ciudad con una serie de facilidades de información y de transporte, como los nuevos tranvías o el Turibús, para que el público pueda acercarse sin ningún temor y descubra los secretos del Centro Histórico", dijo.

Informó que en los próximos meses se pondrán a disposición del público una serie de programas para atraer más público.

"Se ofrecerá a la gente un restaurante y cafetería nuevas, en el foyer, y en la parte de atrás del edificio abriremos nuevas oficinas y tendremos salones para talleres de tramoya, audio e iluminación".

Estas nuevas instalaciones permitirán atender a más artistas, pues se destinarán salones para ensayos, para clases magistrales, hacer lecturas paralelas a los montajes del Teatro de la Ciudad, y experimentar con las artes para estar a la altura de las nuevas generaciones de artistas y público", apuntó. (Notimex)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *