Home Música “Mariacheros”, una visión panorámica del mariachi tradicional mexicano
Música - October 11, 2008

“Mariacheros”, una visión panorámica del mariachi tradicional mexicano

El 'Mariachi Tequileño', interpretó
varios sones, entre ellos, 'La culebra',
'Carabina 30-30' y 'El zopilote',
siempre ovacionados por el respetable
Foto: Gregorio Martínez M./Azteca 21

Por Gregorio Martínez Moctezuma
Corresponsal Azteca 21

Ciudad de México. 11 de octubre de 2008. Los días 3 y 5 de octubre se realizó una serie de actividades en el Patio Jacaranda del Museo Nacional de Culturas Populares (MNCP) denominada “Mariacheros”, en la que estaba anunciada la “presentación de mariachis tradicionales que mantienen viva la música de los conjuntos de cuerdas del occidente de México”, además de la presentación de un libro y la celebración de una mesa redonda sobre el tema con destacados especialistas.

Así, el viernes 3, a las 18 horas, se efectuó la presentación del libro “El mariachi” (Editorial Taurus, México, 2007), de Jesús Jáuregui, con los comentarios de Marco Buenrostro, Juan José Escorza y el autor. Después, el Mariachi Tradicional de Nayarit, de don Trinidad Ríos Aguayo, con cuatro integrantes, le puso calor y alegría a esa fría tarde coyoacanense con su estilo peculiar de tocar sones.

El maestro Sergio Sartiaguin fungió como presentador del mariachi nayarita y entre cada son comentaba algo del tema respectivo o de la agrupación. De esta manera, indicó que entre los objetivos de este mariachi estaban la recuperación de la música de la región y dar conciertos didácticos. Asimismo, hizo un reconocimiento público a otros músicos que formaron parte de la agrupación, tales como Genaro Osuna Osuna, Juan Ríos Martínez, Salvador Delgado Martínez, entre otros, a quienes calificó como parte del patrimonio cultural de los nayaritas.

También dijo que el Mariachi Tradicional de Nayarti –antes Mariachi Tradicional Cora– se fundó en 1963 en el marco de la creación del grupo folclórico Nayar –que dirigía dn Arnulfo Andrade–, que ha acompañado a numerosos artistas en su estado y a otros grupos folclóricos, como el Mexcaltitlán y el Ballet Folclórico Universitario. Además, señaló que ha sido el creador de varios sones, como “El buey”, “Los bules”, “El sanpedreño”, entre otros, que son bailados en Nayarit y en otros estados.

Sergio Sartiaguin pidió a uno de los integrantes que presentara a sus compañeros, y éste lo hizo: “vamos a presentar al mariachi, además de una obligación, es un respeto para ustedes”, dijo y mencionó a José Isordia en la vihuela, a Ascensión Bravo Rodríguez en el guitarrón, a Joel Torres Rodríguez en el violín, y a él mismo, Ignacio Estrada Serrano, en el violín y asistente de don Trinidad Ríos Aguayo.

El Mariachi Tradicional de Nayarit interpretó sones, polcas, canciones rancheras y minuetes como “La polvadera”, “El peine de oro”, “El pélale pa’ trás”, “La embarcación”, “El cantarito nuevo”, “El muchacho alegre”, “El tejón”, entre otros, que le fueron muy aplaudidos por el público presente, que no llenó las sillas colocadas en el Patio Jacaranda (sólo como dato curioso: este año, el MNCP empezó a cobrar la entrada a 10 pesos por persona, excepto los domingos).

Antes de concluir, el maestro Sartiaguin le pidió a los presentes que solicitaran un tema, antes de tocar el “Corrido de Nayarit”, y de inmediato se escuchó un grito: “Jesusita en Chihuahua”, que el mariachi complació de inmediato. Al terminar el cuasi himno nayarita, ya sin petición expresa, se escuchó otro grito de un señor emocionado entre el público: “El zopilote mojado”, y el mariachi se arrancó con la pieza pedida. Y al concluir ésta, se oyen varias peticiones, de las cuales Ignacio eligió “El buey” –“tocado a la manera del valle”, aclaró Sartiaguin– y después, ante la insistencia del público, cerraron brillantemente su participación con una canción ranchera (¿“Yo soy tu ranchero” o “El ranchero”?).

El maestro Sartiaguin adelantó que en mayo de 2009 se llevará a cabo una Presencia de Nayarit en el MNCP, precisamente en la última semana de ese mes, en la que habrá muestra artesanal y gastronómica, danzas, música y mucho más. Por último, informó que el domingo 5, a partir de las 15 horas, se volvería a presentar el Mariachi Tradicional de Nayarit, “sin repetir ninguna pieza”, aseguró.

Mariacheros

El domingo 5 por la tarde estaba soleado, bonito, pues. El Patio Jacaranda lucía lleno, digamos que era un marco ideal para la presentación de estos mariachis (aunque en el cartel del evento estaba la foto de un conjunto de arpa grande, casi estoy seguro que se trata de uno de los arperos de Los Caporales de Santa Ana Amatlán, de don Ricardo Gutiérrez Villa, de Apatzingán, pues otro que toca con él es don Pedro Landa). Bueno, todo presagiaba un magnífico domingo mariachero.

En el escenario, de nueva cuenta el Mariachi Tradicional de Nayarit hacía sonar sus instrumentos de cuerda (dos violines, un guitarrón –que se veía enorme dada la menuda humanidad de don Ascensión– y una vihuela) y deleitaba al público que abarrotaba el Patio Jacaranda. Incluso, una espontánea y eufórica bailadora se subió a la pequeña tarima colocada al pie del escenario y se dejó llevar por las notas de “El sanpedreño” –Sartiaguin, otra vez de presentador, calificó su modo de bailar, muy heterodoxo, como “una mezcla de baile tradicional con otros modernos”, je je je–.

El público entusiasmado no dejaba descansar –ni después marchar– al mariachi, que tuvo que complacerlo con el “Son de la Negra”, otra polca y, ante los persistentes gritos de “otra, otra, otra…”, tocan… “El tejón” y se despiden entre grandes aplausos, con lo que sí repitieron por lo menos una pieza del viernes 3.

Fernando Híjar, funcionario del MNCP, tomó el micrófono, agradeció al mariachi nayarita y al maestro Sergio Sartiaguin su intervención, y presenta a Los Tíos, mariachi tradicional del municipio Villa Purificación, en el estado de Jalisco. Mencionó que fue formado en 1952, pero ya habían surgido anteriormente otros mariachis familiares, por lo que representan una trayectoria de cinco generaciones de mariacheros, las cuales han aprendido de generación en generación, además de escuchar en las vitrolas de su pueblo y de sus tíos, en un poblado llamado El manguito.

Agregó que sólo el violinista Juan Savalza Sánchez –y actual director del grupo–continúa de la agrupación original de 1952, después nombró a los demás integrantes: Fidel Savalza Lepe, guitarra, Gustavo Salcedo Gutiérrez, vihuela, Salvador Salcedo Sánchez, guitarrón, a quienes acompaña una pareja de bailadores: Héctor Uribe y Rosa María Savalza. Quién sabe qué pasaría con el anterior guitarronero, pues cuando los vi en 2006, en Cuyutlán, Colima, durante el Primer Festival de Músicos, Bailadores y Versadores de Tierra Caliente, eran cinco integrantes.

Don Juan saludó a los presentes y manifestó que estaban contentos de que el CONACULTA los haya invitado a la capital de México. Y este grupo auténticamente tradicional, formado por campesinos de a de veras, inician con “Las alazanas”, siguen con una polca dedicada a Ameca (no entendí el título), luego el chotis “El cinco de oros”, el son “El muchacho parrandero”, una canción llamada “Mi chaparrita”, una especie de valona que él llamó “La parodia” y luego concluyeron con otro son, y ya se retiraban, pero, ante los insistentes gritos de “otra, otra, otra…”, regresaron al escenario y tocan “De Jalisco al Norte”, con lo que pusieron punto final a su participación. (Cabe agregar que este grupo ya sacó su primer disco compacto: “Los Tíos… Y sigue sonando el mariachi de mi tierra”, que venden a cien pesos y el cual, según me comentó don Juan, presentaron el año pasado durante el VI Encuentro de Mariachi Tradicional en Guadalajara).

Posteriormente, Híjar anunció que darían paso a la Mesa Redonda, en la que intervendrían el mariachi e investigador José Santos Marmolejo y el doctor en Etnomusicología Jorge Arturo Chamorro. Para que la gente no se retirara, anticipó que después seguiría la música con el Mariachi Tequileño, de la Perla Tapatía. Funcionó: casi no se retiraron personas durante los casi 80 minutos que duró la mesa.

La charla dio comienzo con Jorge Arturo Chamorro, a quien Híjar le preguntó sobre el origen del mariachi tradicional. El doctor Chamorro felicitó al equipo del MNCP, donde trabajó cuando se llamaba Dirección de Arte Popular. Indicó que el mariachi antiguo debe conservarse, y que éste puede considerarse como un fenómeno cultural que pertenece a diferentes regiones de nuestro país, sobre todo al occidente de México. Añadió que, acerca del origen de la palabra, se ha desechado por completo el que lo atribuía a la palabra francesa marriage y recomendó el libro del doctor Jesús Jáuregui para abundar en ese aspecto.

Agregó que la etnomusicología se interesa más de dónde proviene el conjunto, qué lo caracteriza, primero los repertorios, los sones regionales, tradicionales, que identifican a las diferentes regiones del país, por ejemplo, para Jalisco están Los Altos, sones muy particulares, de mariachi con tambora, que comparte repertorios con el sur de Zacatecas, por ende, éste y Los Altos son una región común, quizás con la inclusión de Aguascalientes. Luego dijo que otra región es el sur de Jalisco, y puso como ejemplo a los sones del mariachi de Villa Purificación, con otro tipo de repertorio, y dijo que ahí mismo hay presencia de arpa grande, de 36 cuerdas, que comparte con la Tierra Caliente de Michoacán, con repertorios musicales similares y las cadencias con las que terminan los sones.

Comentó que otra región es el centro de Jalisco, como Cocula, entre otros poblados, con otra tradición de sones, con géneros como los minuetes antiguos, para eventos religiosos. Otra región más, dijo, se localiza al norte del estado, que es la que comparte con Nayarit y el sur de Durango, donde están los huicholes, con sus propios instrumentos y otro tipo de sones, el mariachi huichol; finalmente, explicó que otro es el mariachi nahua, en el sur de Jalisco, entre Colima y Michoacán, con arpas y violines cuyos sones son para danzas. De esta manera, las regiones se comparten entre varios estados, con lo que concluyó su primera participación.

Por su parte, ante la misma cuestión, don José Santos Marmolejo habló de que desde la Conquista se fue conformando el mariachi a través de las influencias de los misioneros y la mezcla con los indígenas… hasta que con el paso del tiempo se fueron dando las características propias de cada región.

Luego, Fernando Híjar le preguntó a Arturo Chamorro si la música del mariachi tradicional sigue vigente y cuál es la función de éste y si realmente está en riesgo de desaparecer.

El doctor Chamorro respondió que los repertorios antiguos sí son un tipo de cultura en riesgo, sobre todo porque los músicos que hacían sus propios instrumentos y conocen el repertorio se están muriendo, algunos dejan escuela, pero otros no. Señaló que muchos de los sones que se registraron en el INAH, por parte de Irene Vázquez Valle, eran más de 200. “Yo creo que actualmente de esos sones se recuerda 50 por ciento o menos”, afirmó el también investigador de la Universidad de Guadalajara.

Mencionó que otro aspecto importante de esta cultura musical en riesgo tiene que ver con el peso de la industria musical, del negocio, pues es un negocio internacional que invade todos los espacios culturales, los oídos populares, que están acostumbrados a escuchar este tipo de música, dado que el mariachi se ha vuelto un grupo de acompañamiento al cantante de moda, y los músicos quedan en el anonimato, todo se va transformando. No obstante, continuó, en este panorama, que parece desalentador, hay esfuerzos, la música tradicional sigue teniendo una función social muy importante, como en las fiestas religiosas, en las que aún se puede puede escuchar esta música.

Al respecto, puso el ejemplo de cuando los mariachis van a la fiesta de la Virgen de Talpa, los de trompeta y los de cuerdas; incluso, abundó, en este rubro se pueden mencionar los casos de la gestión cultural, como el del MNCP, o las Casas de Cultura locales, que han permitido recuperar lo que está en riesgo, esfuerzos locales muy importantes que nos hacen alentar esperanzas, apuntó.

Híjar mencionó la importancia de Cirilo Marmolejo en la historia del mariachi y le preguntó a Santos Marmolejo al respecto.

Don Santos, ataviado con un lujoso traje de mariachi, habló de su padre, quien era analfabeta y falleció en 1960, de la búsqueda que realizó en 1976 en Teocaltiche de la fe de bautizo, de su creencia de que había mariachis en Tecolotlán desde 1908, de las andanzas de su padre en Cocula y en la ciudad de México, en Garibaldi, de la cercanía de su padre con el general Lázaro Cárdenas, y se perdió en remembranzas familiares mientras fue reconstruyendo la historia de su progenitor, la de su familia y proporcionó detalles de historia regional.

Le pidió a Fernando Híjar que leyera una nota del 29 de abril de 1972 del periódico “El Informador”, en la que habla del papel de mecenas del doctor Luis Rodríguez Sánchez, para dar a conocer la música del mariachi, junto con la creación de la Asociación Nacional de Charros, donde tocó el mariachi del maestro Cirilo Marmolejo, en el Teatro Iris. Después, don Santos continuó hilando sus recuerdos y ofreció disculpas porque “cada vez que me entrevistan me suelto hablando como perico”, pero se justificó diciendo que sólo lo movía el amor de hijo.

Luego el doctor Chamorro, a pregunta de Híjar, expresó que la incorporación de la trompeta al mariachi lo hizo casi una orquesta y se privilegió el aspecto del espectáculo, en lo que también intervino la industria del disco, y su utilización en otros géneros, todo lo cual lo ha hecho más comercial, pero en la misma medida se ha alejado del mariachi tradicional.

A continuación hubo una sesión de preguntas y respuestas abierta al público, en la que se preguntó sobre el origen de la palabra, o si era necesario que se vistieran de charro los mariachis, cuándo se realizó la incorporación de la trompeta y acerca de los encuentros de mariachis en Guadalajara, a las que tanto como Chamorro como Marmolejo dieron respuesta.

Después, Fernando Híjar agradeció a los especialistas su participación y anunció que en breves minutos seguiría la música con el Mariachi Tequileño, de Guadalajara, del que comentó que se fundó en 2000 con el propósito de rescatar y difundir la música tradicional de mariachi por todo el mundo, por ende, su función primordial es educativa, con base en conciertos de gala y didácticos.

Este mariachi lo integran siete músicos, suena cañón, tocó tres sones seguidos, casi sin darse un respiro. Luego Pancho Gómez, su director, comentó que tratan de tocar sones que casi no tocan otros mariachis y le dijo al público que le exija a los mariachis temas del repertorio tradicional, pues, “el sentimiento del mexicano siempre se traduce en canciones”.

Y así sonaron “Te vas, ángel mío”, “Carabina 30-30”, “El zopilote”, “Camino Real de Colima”, “El ardillo”, “La venada” (en lengua huichol), “La culebra”, “El becerro”, “El son de La Negra” y “El carretero”, siempre ovacionados por el respetable, que apreció su calidad y potencia interpretativa. Gómez dio explicaciones de los títulos de las canciones y también comentó que en su mariachi siempre habían contado con elementos femeninos, como ahora Lorena, una australiana –que sin dificultad alguna pasa por tapatía o alteña–, además de que han hecho giras por Asia y Europa, siendo el primer mariachi mexicano en haber actuado en Siberia.

El Mariachi Tequileño está integrado por Pancho Gomez Espinosa, violín y director, es oriundo de Tequila, de ahí el nombre de la agrupación; José de Jesús Plascencia Ramírez, violín; Victor Hugo Landa, violín; Heidi Lorena, violín –quien se presentó en Guadalajara en el VII Encuentro de Mariachi Tradicional con un mariachi femenil, según acotó Híjar–; César Eduardo González, vihuela, Luis Alberto Vázquez, guitarra, y Cristóbal Díaz, guitarrón.

Cuando el Mariachi Tequileño bajó del escenario, fue rodeado de varias personas que le solicitaron discos, pero no llevaban. La gente comenzó a dispersarse. La noche ya había caído en el Centro de Coyoacán cuando concluyó “Mariacheros”.

Comentarios a esta nota: gregorio.martinez@azteca21.com

Libros sobre Jalisco en www.vialibros.net

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *