Home Buenas Noticias Entre cohetes, flores, confeti y porras, retorna a Pathé, la escultura robada de San Miguel Arcángel
Buenas Noticias - October 10, 2008

Entre cohetes, flores, confeti y porras, retorna a Pathé, la escultura robada de San Miguel Arcángel

Luego de su robo, la imagen
fue localizada en el Museo
de Historia Mexicana, en Monterrey
Foto: Cortesía INAH

Pathé, Estado de México.- 10 de Octubre del 2008.- (INAH) Durante siete años el nicho derecho del altar de la iglesia de Pathé, Estado de México, permaneció vacío, en recuerdo sólo habían quedado las alas, el bastón de mando y la espada de San Miguel Arcángel, “rival” del patrono de ese pueblo: San Lucas. A pesar de su ausencia, cada 29 de septiembre continuó el festejo como si el comandante celestial aún protegiera a su gente.

            Quizás la fe de esta comunidad del municipio de Acambay, fue la que obró el milagro y permitió que la escultura robada en julio de 2001, regresara este 8 de octubre al lugar en donde nunca se le olvidó. Entre cohetes, flores, confeti, llanto, aplausos, porras y alabanzas que comenzaron con Demos gracias al Señor, demos gracias…, a Pathé se le concedió ver de nuevo a San Miguel.

            Gracias a las gestiones del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y de la Procuraduría General de la República (PGR), la talla en madera estofada de 1.70 metros y realizada en el siglo XVIII, regresó a su localidad tras recorrer 900 kilómetros desde la ciudad de Monterrey, Nuevo León. Paradójicamente, el Arcángel fue custodiado en su camino por distintos cuerpos policiales, tanto federales como estatales.

            La historia de esta recuperación habla de un suceso sorprendente. Del hurto quedaron únicamente rastros (los que más tarde fueron importantes para su devolución), las citadas alas, un par de tejas rotas de la barda perimetral del templo —por donde fue sustraído— y vestigios de pintura en la misma; además de desconsuelo entre los feligreses.

            Pasaron seis años, hasta que un día el esposo de Sabina Fuentes —sacristana de la iglesia de San Lucas Pathé—, don Maximino Sánchez, compró una revista turística del estado de Nuevo León y al repasar las hojas observó la fotografía de una escultura idéntica a la de San Miguel, la cual se exhibía en el Museo de Historia Mexicana de Monterrey.

            Con esperanza, la pareja informó de esto al entonces párroco de Pathé, Rodrigo Sánchez Cárdenas, quien comenzó las diligencias para recuperar la milagrosa imagen. El centro del INAH en Nuevo León tomó el caso y, a su vez, la Unidad Especializada en Investigación de Delitos contra el Ambiente y Previstos en Leyes Especiales (UEIDAPLE) de la PGR, dio inicio a los trámites.

            De acuerdo con José Francisco Aguilar Moreno —jefe del Departamento de Resguardo de Bienes Culturales del Centro INAH Nuevo León—, el Museo de Historia Mexicana adquirió la obra sacra por casi 245 mil pesos en una casa de antigüedades de la ciudad de México.

            “Nos abocamos a esa denuncia y con el Museo de Historia Mexicana llegamos al acuerdo de retirar la pieza que estaba en una sala de exhibición permanente y guardarla en bodega mientras siguiera el litigio. En tanto, el restaurador Alberto Compeán y un servidor, ambos del Centro INAH Nuevo León, realizamos un dictamen sobre la escultura”.

            En esta labor contribuyó la investigadora Mónica Martí Cotarelo, del INAH, quien conjunto más pistas acerca de la originalidad del arcángel. Se tomaron muestras de la madera y de la pintura de la talla, y se analizó su correspondencia con la de las alas que quedaron en San Lucas Pathé, así se vio que ambas tuvieron un repinte durante el siglo XIX.

            El retraso en el papeleo para la devolución de la pieza se debió a que el gobierno neoleonense —al que pertenece el museo— tuvo que justificar el por qué se deshacía de este activo (importe) adquirido con anterioridad. Por ello fue necesario sustentar aún más el expediente mediante la asesoría de la UEIDAPLE.           

            El padre Rodrigo Sánchez recordó que luego del robo sí hubo momentos de desaliento entre la población de Pathé: “comenzaron a bajarse los ánimos y pensaron que nunca iba a retornar. Ahora están muy agradecidos porque es recuperar parte de nosotros mismos, para la gente de aquí San Miguel Arcángel les alienta muchas veces a vivir y salir adelante.”

            Mientras, el actual sacerdote de la comunidad, Hilario Alejo Lovera, se comprometió en organizar a sus feligreses con el propósito de dotar a la iglesia de mayor seguridad. “Esto será un trabajo inmediato, por ejemplo, instalar un circuito cerrado, elevar un poco más el altar, transformar un poco los nichos. Las acciones se van a tomar de manera inmediata”.

            Fue así como a poco más de un año, luego de saber que la escultura se hallaba en la capital regiomontana, San Miguel Arcángel volvió a San Lucas Pathé, donde sin duda el próximo 29 de septiembre se llevarán a cabo sus festejos con singular alegría.

El registro

El INAH a través de la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC), realiza un catálogo de bienes históricos muebles o inmuebles por destino —principalmente retablos—. Del Estado de México se tienen alrededor de 3,150 fichas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *