Home Por la Espiral Decir no a los sintéticos
Por la Espiral - October 1, 2008

Decir no a los sintéticos

POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia

-Decir no a los sintéticos
-Lo natural es mucho mejor
-Alergias y otros males

    En el mercado mexicano cada día aumenta la presencia de prendas textiles fabricadas con hilos sintéticos, una mayoría provienen del exterior, desde Estados Unidos y principalmente de China el país más beneficiado al ingresar en 2004 a la Organización Mundial del Comercio (OMC).
    Con la liberalización del comercio internacional sucedió la eliminación de las tarifas textiles para la importación provenientes de China, México ha sido uno de los países más afectados en detrimento de la producción del algodón.
    De acuerdo el Instituto Español de Comercio Exterior, en México en  la última década aumentó de forma considerable el consumo de fibras químicas en detrimento de las fibras naturales.
    Así las  importaciones proveen la mayor parte de este consumo, dado que la producción nacional es insuficiente para cubrir la demanda.
Los principales países proveedores son Estados Unidos  y Camerún en el caso del algodón y Estados Unidos junto con Argentina en el caso de la lana.
El consumo de fibras sintéticas y artificiales es satisfecho en gran parte por importaciones procedentes de Estados Unidos, China y Corea.
    El detrimento sucede para la propia planta textil nacional aquejada por la fatal de estímulos, políticos fiscales apropiadas y la orientación pertinente desde la Secretaría de Economía, de hecho  a través de la Cámara Nacional de la Industria Textil llevan años solicitando una reducción en las tarifas eléctricas a fin de reducir costos y poder competir con mejores precios en prendas naturales respecto de las importaciones de prendas textiles.     Pero todos son oídos sordos.
    Buena parte de la fayuca y de la imitación de marcas recae en el uso de prendas sintéticas, puede encontrarse una prenda con el logotipo de Nike en 50 pesos en el mercado cuando la de algodón y original de la marca vale 500 pesos en  una tienda departamental.
    El libre mercado, la guerra de los costos y el manejo arbitrario de las políticas arancelarias han provocado mella en distintos mercados en México obligando a la quiebra de micro, pequeños, medianos y grandes productores.
    Los productores en el sector textil han ido desapareciendo, el sector nacional ha ido adelgazando y el desplazamiento de esta mano de obra va a parar a las maquilas de autopartes o de electrodomésticos, sino a la propia economía informal.
    Además también se afecta al consumidor, la calidad de una prenda sintética es inferior a la de una natural; su durabilidad es menor y en muchos casos se detectan  afectaciones en la persona portadora de la prenda a consecuencia de los químicos utilizados.
A COLACIÓN
El algodón, la alpaca y otras fibras naturales asociadas en América Latina a la época de la Colonia y al origen de transformaciones en la mayor parte del siglo XVIII en los recién paridos Estados independientes del coloniaje español experimentaron una dinámica interesante resultado del encadenamiento de relaciones humanas y productivas a partir del trasiego de la producción de fibras naturales.
En el siglo XX, las fibras naturales en la industria textil: el algodón, lino, alpaca, pelo de camello o de conejo estaban ligadas a los países subdesarrollados, monoproductores y monoexportadores. No obstante, fueron perdiendo mercado después de la década de los setenta, sobre todo el algodón enfrentó un comportamiento volátil en el mercado internacional, los trastornos entre oferta y demanda, más los nuevos intereses de las grandes empresas productoras de textiles llevaron a un desplazamiento de la fibra natural por las fibras químicas, entre éstas, las artificiales con los acetatos y el rayón; y las sintéticas con el acrilán, nylon y el poliéster.
La Secretaría de Economía precisa que el desplazamiento del algodón fue más acucioso a partir de la década de los ochenta, cuando de 1983 a 1994, su participación promedio en la producción fue del 34 por ciento.
Lo no natural comenzó a conquistar al mercado y con el tiempo ha desencadenar reacciones en la piel de gente genéticamente predispuesta o sensible por el mismo medio ambiente.
Cabe mencionar que, la Secretaría de Economía, señala que las fibras químicas “son aquellas elaboradas total o parcialmente en procesos químicos a partir de productos naturales o sintéticos y se dividen en fibras artificiales y fibras sintéticas. Las primeras contienen en su elaboración además de la pulpa de celulosa algunas otras sustancias químicas, principalmente de origen petroquímico como el rayón que puede ser filamento y fibra corta y el acetato de celulosa filamento o fibra corta, Las segundas se obtienen a partir de productos derivados de petróleo, como el poliéster, el nylon, el acrilán, el polipropileno y la elastomérica”.
Como ocurrió en el mercado internacional de fibras textiles, en México también las fibras químicas han sustituido a las fibras naturales, por ello la importancia de éstas en el mercado de fibras textiles.
En el país, según datos de la misma dependencia, tanto el consumo como la producción de fibras sintéticas es de más del 90%, porcentaje que difícilmente podría alterarse en el transcurso de los próximos años.
De este tipo de fibra, la que más demanda ha tenido en los últimos años es: el poliéster fibra corta, seguida del acrilán, poliéster filamento y finalmente el nylon filamento. Las fibras artificiales en cambio, tanto su producción, como su consumo, son menores al 10 por ciento.
La diferencia entre las fibras artificiales y las sintéticas es que en las segundas cerca del 95% son producidas en el país, y son las más demandadas en la confección de prendas.
GALIMATÍAS
Diversos casos de dermatitis atópica y alergias están relacionados no sólo con la predisposición genética, el medio ambiente, la alimentación también con las prendas. Lo aconsejable es usar, secarse y dormir en prendas 100% algodón. Para los niños es imprescindible para prevenirlos de brotes sospechosos en la piel por aparentes causas desconocidas y protegerlos de alergias problemáticas.
Si bien las fibras químicas, artificiales y sintéticas son las más económicas, llegan al bolsillo, son tóxicas, dañinas y contaminantes para la piel de quien la porta. Con un poco más de esfuerzo es mejor privilegiar la calidad insustituible de las prendas de fibras naturales, hágalo por su propio bien, que sean 100% algodón. Notará la diferencia y, además, le durarán más tiempo.
Le invito a que lea las etiquetas de su ropa, de la que tiene ahora mismo. Profundice la información que le estoy dando y afine su educación como consumidor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *