Home Música Los versos de agua y tierra de “Cal y Canto”, presentes en Palmar Chico, Amatepec, Estado de México
Música - September 27, 2008

Los versos de agua y tierra de “Cal y Canto”, presentes en Palmar Chico, Amatepec, Estado de México

El líder del grupo José Samuel
Aguilera Vázquez, con su invitado
Nemesio Reyes, la bella Citlali,
Jaime Yáñez, uno de los
músicos base y su hijo Arturo
Foto: Gregorio Martínez M./Azteca 21

Por Gregorio Martínez Moctezuma
Corresponsal Azteca 21

Ciudad de México. 24 de septiembre de 2008. Los días 19 y 20 de septiembre se llevó a cabo el III Encuentro de Músicos, Bailadores y Versadores de Tierra Caliente en Palmar Chico, Amatepec, Estado de México, con la participación de músicos y bailadores de Colima, Estado de México, Guerrero, Jalisco y Michoacán. Como grupo invitado estuvo “Cal y Canto”, de Tuxtepec, Oaxaca, que fue el representante de la región cultural del Sotavento (son jarocho) y es liderado por José Samuel Aguilera Vázquez.

Samuel es un versador conspicuo, un consumado encantador de palabras, un hombre que, como en el son arribeño, está cumpliendo su destino de poeta, la misión de que las palabras de su pueblo, de su cultura peculiar, de los suyos y la suya propia trasciendan en el tiempo y en el espacio. Un hombre inteligente y sensible, al que yo no tengo empacho en equiparar a Lope de Vega, en cuanto a su don de ligar palabras para hacer versos que formarán décimas o cadenas de rimas y sentido resplandecientes, “un prodigio de la naturaleza”, pues sólo hay que escucharlo y verlo para creerlo y admirarlo, en ese orden casi simultáneo. Amable y generoso, comparte con nosotros algunos puntos de vista respecto de ese encuentro terracalenteño.

Samuel, ¿podrías hablarme un poco del grupo "Cal y Canto" –al que denominaste "familiar"–, con el que participaron en Palmar Chico?

Desde 1991, "Cal y Canto" se reúne esencialmente para convivir, somos la familia Aguilera Lira e intervienen los sobrinos por ambas ramas. Somos fundamentalmente versadores. Los músicos de base son don Elías Meléndez y Jaime Yáñez, pero casi siempre llevamos uno o dos invitados; en este caso, Nemesio Reyes. Al respecto, puedes consultar un disco de CONACULTA que se llama “Cal y canto, versos de agua y tierra”.

¿Qué representa para ti ver a tus hijos Citlali y Arturo Aguilera Lira bailar y decir décimas?

La certeza de que mis abuelos y los abuelos de mi mujer siguen vivos.

¿Ellos componen las décimas o son tuyas?

Algunas las componen ellos. Otras las hago yo exclusivamente para su personalidad, dicción y estilo. Otras, la mayoría, las hacemos entre todos. Mis hijos son, hasta la fecha, decidores, pero ya se perfila Citlali como versadora.

Como grupo y a título personal, ¿qué experiencias te dejó este festival?

Creció nuestra autoestima porque vimos que podemos convivir con otras personas sin pretender ser mejores ni sentirnos menos. Nos dimos cuenta de que hay en nuestra clase social, de que existen personas valiosas y artistas de excelencia. Nos percatamos de que la intención, lo espiritual y la buena voluntad son superiores a cualquier fuerza material o económica. Nos alegramos de ver a nuestras autoridades cerca de nosotros atendiendo sus obligaciones de manera educada y fraternal. Me sorprendo conviviendo con mis hijos y me felicito por que sea de esta manera sana y creativa.

¿Ya conocías la música de Tierra Caliente o hubo alguna de las variantes que te llamara más la atención?

No la conocía en absoluto. Me llamaron la atención todas, pero en particular Guerrero, y Michoacán con sus valonas. Admiro las voces de Colima y la entrega de Jalisco.

¿Después de este encuentro tienes alguna participación, individual o grupal, próxima por cumplir?

Estoy invitado al encuentro internacional de decimistas con las delegaciones de Venezuela, Panamá, Puerto Rico y Cuba. Asimismo, doy una conferencia el próximo sábado sobre el origen de los jarochos en el Sotavento, siglo XIX. Nos cuesta atender las solicitudes de nuestros amigos, pero asistimos a las que podemos.

Si deseas agregar algo, adelante, por favor.

Que te estoy muy agradecido por tu afecto y tu sencillez, y que te deseo lo mejor de esta vida.

Gracias, igualmente, Samuel.

Gracias a ti.

Además del disco mencionado por Josésamuelaguilera, como aparece su nombre en el libro que voy a citar para los interesados en conocer más de la obra de este titán de la palabra, tiene un texto de su autoría que nos introduce a su mundo, a su universo, a su cosmogonía: “Y qué tal si no” (Programa de Desarrollo Cultural del Sotavento, México, 2006).

Comentarios a esta nota: gregorio.martinez@azteca21.com

Libros sobre Oaxaca en www.vialibros.net

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *