Home Por la Espiral Afores: sensibilidad internacional
Por la Espiral - September 24, 2008

Afores: sensibilidad internacional

POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia

-Afores: sensibilidad internacional
-¿Y si quiebran qué pasa?
-Oligopolio de extranjeros

    Las actuales lecciones derivadas de la crisis financiera provista por Estados Unidos hacia el resto del mundo deben tomarse con precisión para  reforzar la seguridad y la regulación del esquema privado de pensiones en México a fin de evitar sustos innecesarios derivados de malos manejos y pésimas decisiones de inversión.
    Si nos atenemos a la memoria histórica reciente, en México no es la primera vez que los trabajadores se quedan sin  pensiones y jubilaciones precisamente por fraudes y malos manejos.
    Estoy  segura, amigo lector, que ustedes recordarán  el caso de los jornaleros mexicanos que salieron por varios años, desde 1942 hasta 1964, a la pizca en Estados Unidos, los conocidos como “braceros”  ahorraban  el 10% de su dinero en el Banco de Crédito Agrícola de México, luego Banrural.
    Durante décadas ahorraron soñando con un retiro digno y una vejez de tranquilidad, sólo que no contaban con que su fondo les sería robado. Y como la justicia en el país es más bien injusticia pasaron sexenio tras sexenio pidiendo el pago de su dinero y todavía en la actualidad siguen hijos y nietos sobrevivientes de aquellos trabajadores del campo clamando porque el Gobierno Federal les pague una deuda arrastrada desde tiempo atrás.
    De allí el nerviosismo que desata el cúmulo de dinero del ahorro para el retiro que si bien no está en  manos del gobierno lo hace en intermediarios privados de los que tampoco se pueden porfiar del todo máxime cuando la experiencia de los malos manejos bancarios sucedió hace menos de 15 años.
A COLACIÓN
    Así como el sistema de pagos está dominado por la banca extranjera, la administración del ahorro para el retiro también lo está.
    De allí esa doble  preocupación de que las afores extranjeras asuman demasiados riesgos en fondos de inversión para privilegiar a sus matrices en España, Estados Unidos, Holanda, Gran Bretaña o Canadá y pasen a dejar sin retiro a millones de trabajadores con el drama social que ello supondría.
    Al 31 de agosto del 2008,  en las afores se encuentran registrados 124 mil 125 millones de dólares (al tipo de cambio de 10.40 pesos por dólar) producto del ahorro para el retiro de 38 millones 965 mil 238 trabajadores anotados al mes de agosto del año en curso (tanto cotizantes, voluntarios y del ISSSTE).
    Fundamentalmente, son 5 afores las que controlan la mayoría del sistema de pensiones privado en México: Banamex, Bancomer, ING, Profuturo GNP e Inbursa.
    Estas cinco tienen el  68.79% del sistema y  tan sólo tres de éstas, todas en manos de matrices extranjeras como son Banamex (Citibank), Bancomer (BBVA) e ING (capital holandés) controlan el 48.85% del ahorro para el retiro.
    El resto  Profuturo GNP e Inbursa son de capital nacional y luego figuran 13 afores más.
GALIMATÍAS
    Las afores, a través de sus siefores, invierten los recursos de los trabajadores en distintas alternativas de inversión.
    En la actualidad existen 5  fondos que tienen cada afore repartidos en: Fondo 1 Siefore básica 1, Fondo 2 Siefore básica 2, Fondo 3 Siefore básica 3, Fondo 4 Siefore básica 4 y Fondo 5 Siefore básica 5.
    La SB1 es para trabajadores con edades superiores a los 56 años y casi todo el dinero está en valores gubernamentales no incluye la renta variable; después la SB2 es para trabajadores con edades superiores a los 46 años hasta los 55 años de edad, sus recursos están invertidos en valores gubernamentales, no gubernamentales y renta variable; la SB3 tiene el dinero de trabajadores con edades de entre 37 a 45 años de edad, los recursos están invertidos en valores gubernamentales, no gubernamentales y renta variable nacional e internacional; la SB4 es para trabajadores con edades entre 27 y 36 años de edad, su dinero está invertido en valores gubernamentales, no gubernamentales y un poco más de renta variable nacional e internacional; por último, la SB5 es para trabajadores con edades menores a los 26 años y su dinero está en valores gubernamentales, no gubernamentales y un porcentaje más amplio en renta variable nacional e internacional.
    Con los recientes vaivenes en los mercados, todas las afores están reportando minusvalías afectadas en la renta fija por el aumento de las tasas de interés en los bonos, superiores a los que ya tenían contratados y por la pérdida de los mercados de renta variable.
    En las estadísticas encontramos minusvalías tanto en la conservadora SB1 como en la menos tradicional SB5. El mes de julio fue especialmente malo porque todos los fondos reportaron minusvalías. En agosto sólo la SB5 tuvo minusvalías.
    ¿Hay que preocuparse? Debemos señalar que la minusvalía no se convierte en pérdida sino se venden los instrumentos, en este momento ninguna siefore en México lo está haciendo por tanto se salva la parte de las  pensiones.
Lo único que hay que hacer es cruzar los dedos para que esta crisis, sus efectos negativos, puedan recuperarse en menos de 10 años que es cuando habrá trabajadores demandando sus pensiones con el esquema actual.
    Ahora bien supongamos que la crisis financiera y la volatilidad  aumentan, ¿Qué pasa si una afore quiebra?  ¿y los ahorros para el retiro de los trabajadores?
    De acuerdo con la Ley de los Sistemas de Ahorro para el Retiro el Artículo 8 señala que corresponde a la junta de Gobierno de la Consar, entre otras prerrogativas, la de “ordenar la intervención administrativa o gerencial de los participantes en los sistemas de ahorro para el retiro, con excepción de las instituciones de crédito”. Aquí aplica el mismo mecanismo de intervención gerencial utilizado en la Banca en los noventa.
El Artículo 45 de la misma ley apunta que por encima de las afores hay un Comité de Análisis de Riesgos que tiene por objeto “el establecimiento de criterios y lineamientos para la selección de los riesgos crediticios permisibles de los valores que integren la cartera de las sociedades de inversión”.
Por su parte, el Artículo 56 refiere que “la disolución y liquidación de las administradoras o sociedades de inversión se regirán por lo dispuesto en los Capítulos X y XI de la Ley General de Sociedades Mercantiles”.
En este apartado de la ley se indica que la Comisión deberá tomar todas las medidas necesarias para la protección de los intereses de los trabajadores y en caso de la disolución y liquidación de una administradora se traspasarán los recursos a otra afore.
Hasta este punto sabemos qué pasa si quiebra una afore pero lo que desconocemos es qué sucedería con el dinero de los trabajadores, si por ejemplo, en plena recepción de minusvalías toca que hay gente que se deba retirar.  Yo acabo de revisar la ley y no encontré nada al respecto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *