Home Por la Espiral ¿Le preocupa la gasolina?
Por la Espiral - September 10, 2008

¿Le preocupa la gasolina?

POR LA ESPIRAL

Claudia Luna Palencia

-¿Le preocupa la gasolina?
-Tips para tomar en cuenta
-Importaciones dolosas

    Nuevo incremento en el litro de las gasolinas Magna y Premium y del Diesel, las consecuencias se trasladan a los tres sectores de la producción: mientras los agricultores sacan cuentas del diesel para sus tractores, los industriales hacen lo mismo para con sus fábricas y los que movilizan la producción, con sus medios de transporte, ya están reajustando tarifas.
    Pobres de nosotros los consumidores que no sólo nos cuesta más caro cada mes llenar el tanque del automóvil sino también la compra del supermercado, la factura de la tintorería, las tortillas de la tienda expendedora y el transporte escolar de los niños.
    Alguien dirá que ese es el costo por votar por la derecha que carece de todo sentido social más inclinada la balanza a llenar las arcas así sea exprimiendo a  los pequeños propietarios, a los emprendedores, se quiebre a los grandes industriales y empobrezca a la clase media, aunque los millonarios tampoco están nada contentos, será por eso que se están moviendo a vivir a Miami.
    Las gasolinas más caras, la inflación mayor. Resulta ridículo que el país exportador de petróleo, viva un boom de petroprecios no esclarecido hasta ahora por el gobierno del presidente Felipe Calderón para explicar qué se ha hecho con ese dinero  -miles de millones de dólares- extraordinario producto de la especulación en el mercado internacional.
    Tampoco el entonces presidente Vicente Fox y su administración dejaron cuentas claras al respecto del cúmulo de ingresos extraordinarios que entraron al país debido a la escalada constante y sonante de los precios del petróleo.
    Empero, de nada nos ha servido esos ingresos no esperados vía el petróleo, sobre todo porque a los mexicanos nos cuesta cada día más todo y principalmente por las importaciones crecientes de gasolina que realizan las administraciones torpes en tomar decisiones para crear la infraestructura para producir en casa la gasolina que requiere México.
    Si por ejemplo, observamos las estadísticas de Petróleos Mexicanos (PEMEX) encontramos en el rubro de importaciones de productos petrolíferos, gas natural y petroquímicos una creciente e importante actividad importadora de gasolinas.
    Así en 2003, México importó 54 mil 500 barriles diarios de gasolina, en 2004 casi duplicó al pasar a 94 mil 900 barriles de gasolina diarios; para 2005 nuevamente estuvo a puntar de duplicarse al llegar a 169 mil 800 barriles diarios; en 2006 se compraron del exterior 204 mil 700 barriles diarios de gasolina; en 2007 aumentó 50% a 308 mil 100 barriles diarios y al mes de julio del año en curso llevamos importados  404 mil 500 barriles diarios.
A COLACIÓN
    Desde enero de este año sabíamos del “gasolinazo”, precisamente el 7 de enero el ajuste llevó el precio del litro de la Magna a 7 pesos con 3 centavos; la Premium a 8 pesos con 77 centavos y el  Diesel a 5 pesos con 95 centavos.
    A lo largo del año han venido sucediendo otros reajustes alcistas, el más reciente que entró en vigor el lunes 8 de septiembre llevó el precio de la Magna a 7 pesos con 38 centavos; de la Premium a 9 pesos con 21 centavos; y el Diesel a 6 pesos con 58 centavos.
    Todavía falta un largo recorrido hasta que el precio se reajuste en la medida en que van retirando subsidios, nos va costando cada vez más caro importar la gasolina y el mercado aumenta la demanda, con lo cual el futuro del precio de la gasolina es de saldos rojos para el bolsillo.
    Los dueños de vehículos deberán acostumbrarse a pagar un litro de gasolina más cara porque en el mercado seguirán influyendo factores como la presión de la demanda por gasolina en la medida en que más personas compren vehículos y por desgracia entren más autos usados desde Estados Unidos de alta cilindrada.
    De acuerdo con la AMDA y la AMIA desde 2005 han ingresado al país 3.1 millones de unidades “chocolate” que han sido legalizadas siendo vehículos con más de 10 años de antigüedad, alta cilindrada que consumen un 115% más gasolina que un auto subcompacto nuevo.
    Ese tema, el de los autos usados provenientes de Estados Unidos, comienza a crear una serie de distorsiones en distintos mercados de por si presionados por su propia complejidad como el de una insuficiente producción interna de gasolinas.
    Cifras de la Administración General de Aduanas del Servicio de Administración Tributaria indican que en el periodo enero a  junio de 2008 entraron a México  627 mil 109 vehículos usados desde Estados Unidos.
GALIMATÍAS
    Sino quiere abandonar su vehículo en un futuro porque su bolsillo le impide seguir manteniéndolo, será mejor tomar una serie de consejos para adquirir hábitos como conductor para  optimizar al máximo el uso de la gasolina en su automóvil.
    De esta forma le aconsejamos: 1) En los motores de gasolina iniciar la marcha inmediatamente después del arranque.  2) En los motores con diesel esperar unos segundos antes de comenzar la marcha. En paradas prolongadas, mayores a 60 segundos, es recomendable apagar el motor. 3) Lo más adecuado es circular en las marchas más largas y a bajas revoluciones. 4) Mantener la velocidad de circulación lo más uniforme posible, evitar frenazos, aceleraciones y cambios de marcha innecesarios. 5) Para desacelerar, levantar el pie del acelerador y dejar rodar el vehículo con la marcha engranada en ese instante. Si es necesario frenar de forma suave con el pedal de freno reduciendo la marcha lo más tarde posible. 6) Utilizar la primera marcha sólo al inicio y cambiar a la segunda a los dos segundos o seis metros de conducción. 7) Siempre que la velocidad y el espacio lo permitan detener el coche sin reducir previamente la marcha. 8) Llenar el depósito por la noche porque los surtidores sueltan más gasolina cuando las temperaturas son bajas. 9) No bajar de la mitad del tanque para mantener la eficiencia. 10) Estacionarse en la sombra para reducir la evaporación de gasolina. 11) Cerrar bien el tapón del depósito. 12) Cambiar aceite, bujías y filtros cuando corresponda, de lo contrario se aumenta el consumo de gasolina. 13) El uso del aire acondicionado aumenta hasta un 20% el consumo de carburante. 14) En viajes por carretera evitar la sobrecarga del vehiculo por exceso de equipaje o personas. 15)  Consumir gasolina del octanaje establecido por el fabricante del vehículo.  16) No usar el coche en trayectos cortos, se puede llegar a consumir 20 litros/100 KM en pequeños recorridos urbanos, casi el doble que en carretera. 17) Revisar los neumáticos para tenerlos siempre con la presión idónea, una llanta mal inflada, en la rodada obliga al motor a trabajar más.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *