Home Buenas Noticias El nuevo Centro de las Artes en San Luis Potosí, de penitenciaría a la libertad en las artes
Buenas Noticias - September 3, 2008

El nuevo Centro de las Artes en San Luis Potosí, de penitenciaría a la libertad en las artes

Un edificio que hoy busca
un fin totalmente opuesto
para el que fue creado,
la libertad que sólo
dan la cultura y el arte
Foto: Benjamín Solís/Azteca 21

Por Benjamín Solís
Reportero Azteca 21

Ciudad de México. 3 de septiembre de 2008. Enclavado en lo que fuera la vieja penitenciaría estatal, cuya construcción data de 1883, el Centro de las Artes de San Luis Potosí (CEART), le da una nueva perspectiva a este lugar: corredores, escaleras y crujías que dan a decenas de celdas que encierran infinidad de historias en sus muros, de vidas de hombres que antaño la sociedad recluyera para olvidarse de ellos, hoy busca un fin totalmente opuesto: la libertad que sólo dan la cultura y el arte.

En este mismo lugar, hoy se erige un referente en la promoción y creación artística y cultural del país: recién inaugurado el pasado 27 de agosto, el nuevo Centro de las Artes es ahora el lugar ideal para el desarrollo de las distintas manifestaciones artísticas, a través de sus talleres, cursos especializados, exposiciones, clínicas, presentaciones y un sinnúmero de actividades conforman a este impresionante conglomerado cultural en unas instalaciones de poco más de 40 mil metros cuadrados, totalmente remodeladas para sus nuevos fines.

El trabajo de reacondicionamiento para las instalaciones del CEART tuvo un costo aproximado de 500 millones de pesos y estuvo a cargo del arquitecto Alejandro Sánchez, surgió en 2004 cuando el Gobierno estatal, con apoyo de la Federación, decidió transformar a la ex penitenciaría en un centro cultural de vanguardia. La obra impresiona porque se respetó la traza original del predio y los diferentes edificios que lo componen, como las crujías y los patios abiertos y cerrados, pero que a su vez fuera capaz de satisfacer óptimamente las condiciones físicas para un centro de excelencia en la enseñanza y promoción de las artes.

Se decidió entonces conservar hasta lo máximo posible la distribución original, pero, y gracias al extraordinario trabajo de los arquitectos, contratistas, así como un ejército de albañiles y técnicos, cada rincón del edificio fue tomando nuevos relieves, disipándose el centro penitenciario y su oscuro pasado, para dar paso al Centro Cultural —donde pareciera también que hasta la arquitectura de la prisión se redimiera para reinsertarse en este nuevo ciclo renovado de vida—, revalorándose para conservar lo mejor de su estructura original y enriquecer el conjunto con elementos totalmente nuevos y hasta cierto punto antagónicos, pues donde hubo barrotes y celdas de castigo ahora congenian con sorprendente fusión la museografía, las artes plásticas y la escultura, que son las que mejor se integran a este espacio arquitectónico que con sólo recorrerlo implica una experiencia sumamente gratificante para la vista y la imaginación.

El Centro Cultural, por sus dimensiones séptimo en su tipo en el país, no sólo difundirá la obra de los artistas, también hay todo un plan pensado para la formación de generaciones de todos aquellos interesados en participar en sus diferentes opciones de cursos, talleres o seminarios, tanto para la comunidad artística como para el público en general. En principio, el Centro, además de ofrecer toda una gama atractiva de eventos culturales, otra meta importante es su oferta académica, misma que se expande a través de programas de especialización, actualización, formación docente, iniciación y formación de públicos en artes visuales, escénicas, musicales, literarias, nuevas tecnologías, artes populares y oficios. El Centro cuenta con librería, área comercial, residencias para creadores e invitados, biblioteca, área de música, danza, artes visuales, teatro y nuevas tecnologías aplicadas al arte, así como galerías, salones para eventos, salas de exposiciones y foros al aire libre.

El protocolo de inauguración estuvo a cargo de las distintas autoridades federales y estatales, todos externaron su emoción por el nuevo CEART y reconocieron la necesidad de crear espacios de cultura como estos para el desarrollo de la sociedad, así hablaron el secretario de Cultura estatal, Roberto Vázquez Díaz; el presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Sergio Vela Martínez; el gobernador de la entidad, Marcelo de los Santos Fraga y el presidente Felipe Calderón.

En su apertura, el CEART presenta en su cartelera para los próximos días, la ópera “Acis y Galatea”, conciertos sinfónicos con la Orquesta Sinfónica “Carlos Chávez” y la Orquesta Sinfónica de Xalapa,; exposición de artes plásticas con obras de Francisco Toledo (grabados); Manuel Ramos (fotografía) y Ricardo Motilla (escultura); teatro con la puesta “Historia de V Planivuelo”; así como los primeros talleres y cursos: Iniciación a la estampa japonesa, por Nunik Sauret; Taller de pintura contemporánea, Víctor Guadalajara; Taller de dibujo experimental, Rafael Charco; Introducción a la poesía lírica, Julián Herbert; Clase magistral de danza contemporánea, Arturo Garrido, y Taller iniciación a la danza a cargo de la agrupación Triciclo Rojo.

El Centro de las Artes de San Luis Potosí se encuentra en calzada de Guadalupe 705, colonia Julián Carrillo, San Luis Potosí, SLP. Para mayores informes consulte www.culturaslp.gob.mx.

Comentarios a esta nota: benjamin.solis@azteca21.com

Libros sobre San Luis Potosí: www.vialibros.net

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *