Home Por la Espiral ¿Seguro antisecuestros? ¡NO!
Por la Espiral - August 20, 2008

¿Seguro antisecuestros? ¡NO!

POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia

-¿Seguro antisecuestros? ¡NO!
-La industria de la seguridad
-Blindaje de autos y ropa

La eterna lucha entre el bien y el mal. A la par de  la industria delictiva surge boyante la industria de la seguridad, todo aquel ciudadano que puede pagárselo busca los instrumentos necesarios para intentar blindarse contra la delincuencia.
    Qué lejos han quedado los tiempos de puertas sin echarles llave, todavía sorprende cuando vemos documentales en Estados Unidos, Canadá y Alaska con comunidades donde la gente no pone el  cerrojo en sus casas. ¡Vaya paraísos lejanos!
    En México tenemos urbes con colonias vueltas un zoológico, enjauladas,  con casetas de policía, patrullas particulares pagadas por los mismos vecinos; casas con rejas eléctricas o con alambres de púas, perros guardianes, videocámaras, alarmas con centralita, todo un esquema para hacer del hogar un bunker de seguridad.
    Con los datos que ubican a México en el primer lugar de secuestros el temor es mayúsculo. La delincuencia en el país está rompiendo las barreras elitistas y el secuestro es una prueba de ello, los secuestros express son otra forma fehaciente del grado de inseguridad alcanzada.
     La respuesta ciudadana además de proteger el hogar con todo y doble pestillo, lo hace echando mano de mecanismos personales de seguridad que no estén prohibidos por la Ley,  de esta forma recurren a inutilizadores eléctricos, gases que nublan la vista, alertas de seguridad sobre todo para los que no pueden pagarse una escolta porque la industria de la seguridad va ofreciendo una amplia gama de productos y servicios en la medida en que el cliente puede pagarlos.
    La industria de la seguridad cada día ofrece mayores servicios de agencias de protección, de guardaespaldas, veladores nocturnos, escoltas privadas. Tenemos una serie de empresas que no están reguladas absolutamente por ninguna autoridad pero que pueden funcionar perfectamente basta con anunciarse en el periódico para ofrecer sus servicios.
    Ninguna autoridad certifica, ni mucho menos regula, los permisos de portación de armas, ni la actividad tan delicada como ser contratado para cuidar la seguridad de una tercera persona. ¿Quién regula  licencias para ser escoltas o guardias privados? ¿Cuántas empresas están proliferando de entre ex policías y gente que perteneció al Ejército no siempre con buen expediente? ¿En manos de quién descansa la ciudadanía que puede pagar por su seguridad?
A COLACIÓN
    Hogar acorazado, el gas en el bolsillo, coche blindado, escolta privada, ropa blindada y además seguro antisecuestros, ¿realmente así se ganará la batalla contra la delincuencia?.
    No le demos más vueltas: menos corrupción, un Estado de Derecho funcional, un gobierno de mano dura y leyes más severas con fronteras cerradas al  Sur y Norte del territorio, a la par una ciudadanía vigilante y participativa.  
    Contra el secuestro, la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS)  hace bien en desdeñar la promoción de un seguro antisecuestro en México. Vamos, sería tanto como portar un pasaporte  para ser vulnerable ante el secuestro además de los otros tantos casos de autosecuestros que detonaría, por aquello de los que siempre quieren pasarse de listos.
    Para la industria del seguro, el rubro del Kidnap & Ransom es un arma de doble filo.
    Por ejemplo, veamos a Colombia donde las compañías de seguros ofrecen pólizas de seguros antisecuestros entre las cuales podemos encontrar a Hiscox, AIC o Chubb. La cobertura es total e incluye la negociación del rescate, asistencia a la familia y en su momento atención médica y psicológica a la víctima una vez sea liberada por sus captores.
De acuerdo con datos de Observatorio para la Paz en Colombia, en 2001 Colombia tuvo un promedio de tres mil 043 secuestros, el 88% atribuidos a la guerrilla colombiana.
Para 2007, la ONG Pax Christi  dio a conocer que los secuestros en Colombia bajaron paulatinamente debido al Plan Colombia, mientras en 2004 se presentaron 759 casos, en 2005 la cifra redujo a 377. En  2006, hubo  290 y en 2007 la cifra descendió a 230 secuestros.
En la actualidad los niveles preocupantes de secuestro se han trasladado a Ecuador, Venezuela y principalmente México.
De allí la  idea de recurrir a un seguro antisecuestros, al que desde tiempo atrás la propia Pax Christi se ha opuesto.
De acuerdo con el documento “La industria del secuestro en Colombia” elaborado por la ONG holandesa, se menciona una serie de objeciones contra los seguros antisecuestro: 1) Pueden ser un incentivo para que se produzcan más secuestros y se garantice el pago fácil de los mismos. 2) Los extranjeros empresarios y ejecutivos de contar con cobertura por parte de sus empresas matrices son blancos a seguir. 3) Si hay filtraciones de la base de datos de las aseguradoras es de alto riesgo. Personal indeseable puede lucrar con la información y violentar la seguridad de los clientes. 4) No se descartan fraudes surgidos del autosecuestro.
Tanto Pax Christi, como País Libre, alertan que “múltiples casos han demostrado que las medidas estándar de confidencialidad no son suficientes para prevenir la filtración de información de los clientes asegurados por estas pólizas. Una vez que los secuestradores están seguros de que su (potencial) víctima está cubierta por una de estas pólizas, la probabilidad de que ésta sea secuestrada y de que aumente la suma del rescate solicitada, se incrementa notablemente”.
Muchos de estos aspectos señalados frenan a que en México las empresas aseguradoras ofrezcan el seguro antisecuestro, además de que la legislación mexicana tendría que modificarse.
Los empresarios y ejecutivos mexicanos que desean adquirir un producto Kidnap & Ransom generalmente lo adquieren en Estados Unidos, las aseguradoras cuentan con los servicios profesionales de Kroll.
A COLACIÓN
    Protección casi de los pies a la cabeza. La ropa blindada de Miguel Caballero ya se vende en el mismo corazón de Londres, en la prestigiada Harrods.
    La idea de esta ropa blindada no podría surgir más que de la mente de un colombiano que buscaba respuestas a las necesidades en el campo de la seguridad personal.
    Desde 1992 surgió  Miguel Caballero LTD en Colombia y poco a poco ha ido promoviendo sus prendas hasta lograr la internacionalización.
En 2001, Caballero recibió la certificación N.I.J.01.01.04 del Instituto Nacional de Justicia de Estados Unidos, en cumplimiento de la resistencia balística de las prendas blindadas confeccionadas.
En 2006, Miguel Caballero decide abrir la primera boutique especializada en prendas blindadas en la ciudad de México y participa en un desfile con todas sus prendas, en la ciudad de Guadalajara, Jalisco.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *