Home Arte y Cultura Exposición “Tras los muros del convento… dechado de virtudes”, en el “Museo Regional de Puebla”
Arte y Cultura - August 13, 2008

Exposición “Tras los muros del convento… dechado de virtudes”, en el “Museo Regional de Puebla”

Vale la pena viiajar a la
'Angelópolis' para visitar
el Museo y disfrutar de
un buen mole o unos
chiles en nogada
Foto: Cortesía dti.inah.gob.mx

Ciudad de México.- 13 de Agosto del 2008.- (CONACULTA) La intensa vida intelectual femenina que se originó durante el virreinato y hasta las primeras décadas del siglo XX, así como el papel social que desempeñaron las monjas hasta su última exclaustración en 1934, son abordados en la exposición Tras los muros del convento… dechado de virtudes, que se presenta en el Museo Regional de Puebla.

 

Compuesta por 97 piezas recientemente restauradas, procedentes del Museo de Arte Religioso de Santa Mónica, esta exhibición organizada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) busca reivindicar a esas mujeres que se dedicaron a la vida contemplativa, situación que dio origen a una vasta producción cultural y artística novohispana.

 

La finalidad de la vida religiosa; Orar y laborar; Custodia de Dios y de los santos, y Promotoras de imágenes, son los cuatro módulos en los que se divide esta muestra que ofrece una mirada fractal del quehacer cotidiano de las novicias agustinas que habitaron el Ex Convento de Santa Mónica.

 

Cecilia Vázquez Ahumada, antropóloga del Centro INAH-Puebla y co-curadora de la exposición, informó que tras varios años de investigación documental se ha logrado tener un mayor entendimiento de cómo fue la vida de las profesas, misma que no sólo se limitó a la oración, sino que durante la Colonia tuvieron una fuerte presencia social y cultural, que se tradujo en una incesante producción en los ámbitos de la literatura, la pintura, la escultura,  la música, la gastronomía, la producción textil e incluso como promotoras políticas.

 

“Esta exhibición es una muestra de lo que será el nuevo guión museográfico que se ha formulado a partir de esta investigación documental, y que forma parte del proceso de reestructuración integral del Museo de Arte Religioso de Santa Mónica”, explicó.

 

Coronas con las que se consagraban a la vida religiosa, óleos, tallas, canastillas espirituales, instrumentos musicales, objetos de loza mayólica y talavera, bordados, oraciones, recetas y documentos que dan cuenta de la situación que vivían las novicias durante la puesta en marcha de las Leyes de Reforma, son algunas de las piezas de los siglos XVII al XX que integran la colección.

 

Su papel como intermediarias entre Dios y los hombres, y el arquetipo del ser femenino durante el virreinato, son dos de los aspectos planteados en el primer apartado titulado  La finalidad de la vida religiosa.

 

A su vez en el módulo titulado Orar y laborar, destaca que la tarea de las monjas no sólo se constriñó al rezo y a la elaboración de manualidades. “Aquí buscamos reivindicar a estas mujeres, a quienes dentro del sistema social se les catalogó como seres que no producían cosas valiosas”.

 

“Detrás había un trabajo intelectual. Por ejemplo para hacer un bordado no sólo se trataba de mover los dedos, sino de que implicaba tener conocimientos de la estética, de las matemáticas, etc”, comenta Vázquez Ahumada, quien conjuntamente con la restauradora Teresa Toca, formularon la propuesta y montaje de esta exposición temporal.

 

En esta sección se exhiben objetos recientemente restaurados en los talleres de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRyM) y la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural, como un armonio y la caja de herramientas con las que hacían las flores que adornaban las coronas de consagración.

 

“Hay canastillas espirituales, que consistían en prendas que simbólicamente servían para ofrendar algo. Por ejemplo, los zapatitos del Niño Dios representaban que ibas a dejar de comer chocolates porque es lo que más te gusta. Todas las ropas eran metidas en una canasta y se ofrecía”, explica.

 

También se muestran textiles e instrumentos para costura, como agujas, bolillos y ganchos, así como bordados de frivolité, crochet, biselado con lentejuela y biselado con seda.

 

Asimismo, se exhiben oraciones mariológicas, cristológicas y ageográficas (para santos), novenas, mensajes chuscos y documentos políticos que hablan de lo que vivían durante los procesos de exclaustración.

 

El apartado Custodia de Dios y de los Santos, refiere sobre las funciones que realizaban las novicias para mantener en buenas condiciones el convento, además de la atención que debían tener hacia el sacerdote y los santos, a quienes les elaboraban sus atuendos. Aquí se muestra un copón o ciborio, una naveta, un misal romano y una custodia, entre otras piezas.

 

La exposición que concluye con el módulo Promotoras de Imágenes, también da cuenta del poder adquisitivo que tenían las religiosas como producto de los ingresos que percibían de las rentas de bienes raíces,  y de las donaciones que recibían de la feligresía.

 

Lo anterior permitía a las monjas contratar a los artistas poblanos más importantes de la época virreinal para que pintaran o esculpieran imágenes que servían para adornar los claustros y espacios comunes.

 

Tras los muros del convento… dechado de virtudes, estará abierta al público en el Museo Regional de Puebla, hasta el 30 de agosto, para posteriormente itinerar al Museo de Guadalupe Zacatecas, como parte de las actividades del VII Festival Barroco que tendrá lugar del 29 de septiembre al 4 de octubre.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *