Home Música “Ramas”, de Mercedes Gómez, el arpa como instrumento trascendental
Música - August 10, 2008

“Ramas”, de Mercedes Gómez, el arpa como instrumento trascendental

La mayoría de las obras
incluidas en el disco fueron
escritas para la ejecutante
mexicana lo que habla de
su calidad en la interpretación
Foto: Cortesía 'Quindecim Recordings'

Por Gregorio Martínez Moctezuma
Corresponsal Azteca 21

Ciudad de México. 10 de agosto de 2008. Música para darle un sentido profundo al instrumento y a la vida, música para intensificar el silencio y magnificar la sonoridad, música para perderse en los meandros de la significación o de la simple resonancia de unas notas que buscan penetrar los arcanos de lo insondable. Música. Todo esto –y más, claro– se podría decir del contenido de “Ramas. Música nueva para arpa” (Quindecim Recordings, México, 2006), de la arpista mexicana Mercedes Gómez Benet.

El disco abre con una obra del músico alemán Gerhart Muench –quien vivió muchos años en México y murió en Tacámbaro, Michoacán, hace veinte años–, escrita especialmente para Gómez Benet, “Speculum Veneris, cuatro piezas para arpa sola”, que, me parece, son una especie de soliloquios de un poeta o un pintor abstracto ante el misterio y la fascinación del mundo.

En seguida, “Acuerdos por diferencia, para arpa y sonidos electroacústicos”, del compositor mexicano Javier Álvarez, la pieza más larga y dinámica del disco, es una feliz asociación o imbricación de los sonidos del arpa mezclados con algunos otros grabados previamente, lo que resulta en una especie de collage musical más armonizado que destemplado.

Luego sigue “Vega”, del mexicano Jorge Torres Sáenz, otra obra escrita para la arpista, en la que destacan los silencios significativos y los chispazos propios de la contemplación, en un ámbito, para mí, minimalista e intimista. A continuación, “Floris, cinco lienzos para arpa”, de Manuel Sosa, dedicada a Gómez Benet, tal como se consigna en el cuadernillo anexo al disco compacto, en la que el compositor venezolano intenta el “dibujo abstracto de cinco flores diferentes”: “I. Tithonia Rotundifolia (anaranjado)”, “II. Senecio Confusus (anaranjado/rojo), “III. Calendula Officinalis (anaranjado)”, “IV. Cosmos Atrosanguineus (carmesí)” y “V. Helianthus Annuus (amarillo)”, como él dice, “un pequeño ramo de flores”, en el que va trazando, con pincel en mano, los rasgos inicialmente vigorosos, luego sutiles, a veces iridiscentes, de cada una de las piezas, como una miniatura plena de matices.

“Sol de medianoche, para arpa y sonidos electrónicos”, del argentino Pablo Ortiz, también escrita especialmente para Mercedes Gómez Benet, cierra este recorrido por las posibilidades contemporáneas del arpa. En esta pieza se combinan los sonidos que produce el arpa en el momento de su ejecución y los grabados previamente por el compositor, logrando una especie de reverberación y musicalidad extras, plenas de colorido e intensidad matizada.

También cabe mencionar que el hecho de que la mayoría de las obras incluidas en “Ramas” hayan sido escritas para la ejecutante mexicana habla de una calidad en la interpretación y de un compromiso permanente con el arpa, lo cual es respaldado por la destacada trayectoria de la instrumentista, que por ocho años fue arpista principal de la Orquesta Sinfónica del Estado de México y dos décadas en la Orquesta Sinfónica del Palacio de Minería.

Además, Mercedes Gómez Benet, nacida en el Distrito Federal en 1956, es integrante de la OFUNAM, maestra de Arpa en el Conservatorio Nacional de Música y solista en recitales y conciertos de arpa sola y música de cámara. Por si esto fuera poco, también es escritora de cuentos infantiles y obras de teatro.

Comentarios a esta nota: gregorio.martinez@azteca21.com

Libros infantiles en www.vialibros.net

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *