Home Música Presenta el músico e investigador Jorge Luis Aquino Gómez “La región de la marimba en México”
Música - August 7, 2008

Presenta el músico e investigador Jorge Luis Aquino Gómez “La región de la marimba en México”

Grandes marcas de instrumentos
musicales han fabricado versiones
industrializadas de la marimba,
sin conseguir igualar
los sonidos que la caracterizan
Foto: Cortesía INAH

Ciudad de México.- 7 de Agosto del 2008.- (CONACULTA) Las naciones del Continente Americano, especialmente de Centroamérica y del Caribe, comparten aspectos multiculturales que las unen y hermanan, convirtiéndolas en cómplices de su historia. Tal es el caso de la música, expresión cultural que refleja puntos de coincidencia, que se enriquece de diferentes maneras en cada lugar.

 

Lo anterior forma parte de La región de la marimba en México: orígenes, desarrollo y posibilidades, ponencia presentada por el músico e investigador, Jorge Luis Aquino Gómez, en el marco del ciclo de conferencias Regiones de la música tradicional en México, organizado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en el auditorio Fray Bernardino de Sahagún, del Museo Nacional de Antropología (MNA).

 

Esta unión y hermandad musical se refleja, entre otras cuestiones, en el tipo de instrumentos que se utilizan al ejecutar las melodías típicas de cada país. La marimba es un claro ejemplo de ello. Si bien es cierto que hasta nuestros días se mantiene el debate sobre el origen de la versión actual del instrumento, es verdad también que, aparte de cualquier discusión teórica e histórica, la música de marimba une a los pueblos.

 

Sin embargo, según palabras de Aquino Gómez, los verdaderos orígenes del instrumento se remiten a influencias asiáticas, en un primer momento, y africanas, posteriormente. “Actualmente podemos encontrar antecedentes instrumentales como el Roneat ek, en Camboya; el Gambang kayu, en Java, y el Gender, en Bali, que nos permiten aseverar su origen asiático”.

 

“Con las migraciones hacia el continente americano, estas expresiones asiáticas se enriquecieron o modificaron a su paso por África, en donde aún podemos escuchar los sonidos de un Amadinda, en Uganda; del Ilimba, en Zimbawe; el Rongo, de Senegal, y el Balafón de Angola”.

 

Antiguamente, en Asia los instrumentos se elaboraban con una sola caja de resonancia para todas las teclas; pero con el paso del tiempo, se les adaptaron con diferentes formas, cajas de resonancia individuales con salidas de aire que permitían obtener sonidos contrastantes.

 

Los especialistas en la materia, atribuyen un origen Bantú –lengua africana– al apelativo de marimba, su significado es “muchas maderas que pueden ser golpeadas”; en realidad –según Aquino– son xilófonos, xilo, madera, y fono, sonido. Una vez que llega al Continente Americano se adapta a las costumbres y tradiciones de cada país, lo cual resulta en variantes como la marimba diatónica; de arco; diatónica con patas, y cromática. Esta última es la que actualmente se utiliza comúnmente y su característica principal es su doble teclado.

 

En México, se arraiga profundamente en los estados de Chiapas, Tabasco, Veracruz y Oaxaca, desde mediados del siglo XIX. A pesar de que en cada uno de ellos se le adaptan características específicas, comparten un rasgo esencial compuesto de una membrana hecha con cera de abeja, lo que permite obtener el timbre característico de la marimba, “ese piano de madera con carácter vibrante y chillante”, diría el maestro Aquino.

 

Otro factor que influye de manera definitiva en los sonidos que emana al ser ejecutada, es el tipo de madera utilizado para elaborarlas. Mediante un proceso artesanal, se labran con maderas preciosas como caoba, cedro o caobilla, para el mueble; y hormiguillo, bálsamo o frijolillo, para las teclas.

 

Grandes marcas de instrumentos musicales han fabricado versiones industrializadas de la marimba, sin conseguir igualar los sonidos que caracterizan a las artesanales. Los grandes músicos que han heredado esta habilidad de manera familiar de sus padres y abuelos, continúan utilizando el instrumento tradicional.

 

Una marimba puede ser ejecutada hasta por seis elementos a la vez, pero la base se compone de tres ejecutantes: primera voz; base y armonista. Además de la forma tradicional de tocar la marimba, se han hecho grandes ensambles conformados hasta por 20 instrumentos en escena, ejecutados al mismo tiempo. Se ha adaptado a modernas corrientes musicales como el jazz, música experimental y contemporánea, con el objetivo de romper la rigidez melódica y obtener nuevos ritmos.

 

En el imaginario colectivo del país, al hablar de marimba, se crean asociaciones inmediatas con los estados antes mencionados; sin embargo, la presencia del instrumento y su ejecución, también es una tradición arraigada en la Ciudad de México. Aquí, han existido grandes conjuntos como La marimba de los hermanos Domínguez; Marimba Cuquita de los hermanos Narváez, y La marimba Nandayapa, entre otras.

 

Una de las tradiciones más peculiares entre los conjuntos marimberos, es el de bautizar, con algún nombre propio, al instrumento. Apelativos como Cuquita o Conchita, son sólo algunos de los sobrenombres con los que se han renombrado; generalmente, la selección de estos nombres esta relacionado con algún familiar.

 

El ciclo de conferencias Regiones de la Música Tradicional en México se lleva a cabo todos los lunes de julio, agosto y septiembre, a las 19:00 horas, en el auditorio Fray Bernardino de Sahagún, del Museo Nacional de Antropología.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *