Home Arte y Cultura El chocolate que hoy disfrutamos se consumía entre los olmecas 800 años antes de lo que se creía
Arte y Cultura - July 31, 2008

El chocolate que hoy disfrutamos se consumía entre los olmecas 800 años antes de lo que se creía

Un espumoso chocolate batido
con molinillo para alegrar el
corazón siempre es bien recibido
Foto: Cortesía CONACULTA/M.T.

Ciudad de México.- 30 de Julio del 2008.- (CONACULTA) Una taza de chocolate espumoso alegra el corazón en días de lluvia, une familias en momentos de tristeza y llena de energía al espíritu más cansado. Eso sin duda lo sabían los antiguos olmecas quienes bebían, hace más de tres mil años, una poción preparada a base de cacao en sus ceremonias rituales.

 

Desde la época prehispánica y hasta la fecha el cacao es, posiblemente, uno de los productos de alimentación más apreciados en el mundo debido a su sabor; de hecho,  en el siglo XVIII, el naturista sueco Linnaeus denominó al árbol del cacao Theobroma cacao, que significa "Comida de Dioses".

 

Durante la conquista muchos escritos señalan la importancia que tenía el chocolate entre los mexicas. La primera mención castellana del cacao la hace Bernal Díaz del Castillo, cuando describe el banquete de más de 300 platillos  ofrecido por Moctezuma a Hernán Cortés.

 

"… y de cuando en cuando traían unas copas de oro fino con cierta bebida hecha del mismo cacao, que decían era para tener acceso con las mujeres…".

 

Según los estudios esta bebida era el chocolate, preparado con granos de cacao molidos con piedras y cocidos en agua, que se mezclaba con miel de maguey, harina de maíz, onoto u achiote y vainilla, mezcla que probablemente formaba una bebida alcohólica, para utilizarse en las ceremonias.

 

Conforme el paso del tiempo la preparación del chocolate varió, con la introducción de la caña de azúcar  a la Nueva España, la miel  fue sustituida  por éste endulzante.

 

En 2006 el investigador John Henderson  de la Universidad de Cornell en Ithaca, Nueva York,  realizó un estudio donde encontró que los vestigios más antiguos sobre el uso del cacao como bebida se ubicaban mil 100 años antes de Cristo. Lo anterior basado en los estudios hechos a las evidencias arqueológicas recuperadas en el sitio de Puerto Escondido, actual territorio  de Honduras.

 

Sin embargo, estudios recientes realizados por investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), de las Universidades de Columbia,   Arizona, Yale,  Wisconsin y Kennesaw, éstas últimas en Estados Unidos, señalan que existen evidencias del consumo de cacao como bebida en el periodo formativo (1900 -900 a.C), es decir, 800 años antes de lo que se creía hasta ahora.

 

Los residuos de una bebida preparada a base de Cacao,  fueron localizados en una vasija de cerámica encontrada durante las excavaciones realizadas en el sitio sagrado del Cerro Manatí, ubicado  dentro del ejido del Macayal, en el municipio de Hidalgotitlán, Veracruz.

 

La vasija se localizó asociada con una gran cantidad de objetos suntuosos entre los que destacan: hachas labradas en piedra verde, jadeíta, pelotas de hule, mazos de madera y varias estacas con la punta quemada, así como semillas de jobo, coyol, nanche, calabaza, huesos de tortuga y venado de cola blanca.

 

Este contexto llevó a los investigadores a deducir que posiblemente la vasija datada mediante carbono 14 en 1750 a. C. – de paredes cilíndricas  ligeramente divergentes, con el fondo plano y engobe de color rojo en la parte inferior del cuerpo y manchas negras- fue creada especialmente para contener bebidas como  la "chicha" (cerveza de maíz), chocolate o atole, preparaciones consumidas exclusivamente por los jerarcas o gente de alto prestigio social.

 

Las pruebas para comprobar la posible existencia de residuos de cacao fueron extraídas de las vasijas mediante agua caliente, que después fue filtrada para su análisis posterior, entre los estudios que realizaron a los estratos obtenidos se encuentran la cromatografía de capa fina,  técnica que consiste en separar los componentes puros que forman parte de una mezcla.

 

Estos estudios dieron como positivo la presencia de theobromine, componente marcador de la presencia de cacao en las vasijas, después de la prueba de la cromatografía se realizó otra con  rayos ultravioleta, para detectar   iones de los componentes  químicos del cacao; además de una espectrometría de masas.

 

La evidencia de cacao en esta vasija localizada en la costa del Golfo de México, indica que el uso de la bebida precede a las evidencias encontradas en las áreas Mayas de Belice y  en Puerto Escondido, Honduras.

 

 Esto demuestra, a decir de los investigadores,  que el consumo de una bebida con base en el cacao comienza con la instalación de los primeros pueblos sedentarios y de ahí la tradición continúa hasta nuestros días, dando  al cacao una inmensa importancia social, económica y gastronómica.   

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *