Home Espectáculos “Big Band Jazz de México” intenta rescatar sonido de las grandes bandas, como la de Glenn Miller
Espectáculos - July 29, 2008

“Big Band Jazz de México” intenta rescatar sonido de las grandes bandas, como la de Glenn Miller

La banda fue creada en 1999
y está integrada por unos
20 músicos, bajo la dirección
de Ernesto Ramos y la
coordinación de Martín Ramos
Foto: Cortesía
municipiochihuahua.gob.mx

Ciudad de México.- 29 de Julio del 2008.- (CONACULTA) Con una espléndida dotación de músicos, la Big Band Jazz de México se prepara para ofrecer, todos los miércoles de agosto, la que será su cuarta temporada en el Lunario, a donde llegará con un nutrido programa de fusiones que lo mismo recrean el sonido clásico que el latin jazz o el bolero.

Influenciados desde siempre por el sonido de las grandes bandas, como la de Glenn Miller, los músicos de la Big Band se han dedicado a interpretar la música que les gusta, rescatando no sólo el sonido de estas mega alineaciones, que se fue perdiendo por cuestiones económicas, sino letras clásicas de reconocidos compositores.

Una prueba de ello es el disco que están por dar a conocer y las melodías que se podrán escuchar en esta temporada, que está dedicada a intérpretes que han cantado esta música, como Carlos Cuevas, Armando Manzanero o Gualberto Castro, por mencionar algunos, destacó Miguel Angel Ramos, uno de sus líderes.

En declaraciones hechas durante el pre estreno de la temporada, Alberto Delgado (sax y flauta) recordó que su interés también es seguir haciendo cosas con la música mexicana, como en su momento lo hicieron con la orquesta de Luis Alcaraz.

Se trata, explicó, de hacer un jazz que recree la música que les gusta, con el sonido de una gran banda y arreglos novedosos, muy a su estilo, como lo podrán escuchar quienes asistan a sus conciertos en este centro de espectáculos del Paseo de la Reforma.

Consultados sobre la situación por la que atraviesa el jazz en México, Delgado consideró que ha crecido mucho, desde los estudios, y recordó que ellos son egresados del Conservatorio y la Escuela Nacional de Música, instituciones donde hay un gran auge por el género, como lo muestran sus dos jóvenes intérpretes.

México es un pais sensible, diverso, al que le gusta desde el jazz hasta la quebradita, y "nosotros no estamos decubiendo el hilo negro, solo queremos recrear el sonido de las grandes alineacioes, lo delicioso es escuchar 15 metales, un cantante improvisando y un gran cuarteto de base".

Y con eso, agregó, claro que son una propuesta de exportación, aunque su interés no es ni será "venderle chiclets a Adams", sino recrear sus ritmos, las composiciones oaxaqueñas o decualquier parte del país, que son del gusto de toda la gente, con un sonido de "big band" en español.

Como una probadita de lo que será esta cuarta temporada consecutiva en el Lunario, los músicos regalaron a prensa, invitados especiales, amigos y familiares una docena de interpretaciones, que fueron desde el sonido clásico del jazz de los años 40 hasta las reminiscencias de Frank Sinatra, a cargo de Ed Lorenz.

La sorpresa de la noche fue la presencia juvenil de Jenny e Ingrid Beaujean, espléndidas voces con coloraturas policromáticas, de altos vuelos, que le dan un sello único a la Big Band.

Temas como "Perfidia" o "Frenesí", con un arreglo jazzístico interesante, lucieron en las voces de las hermanas de rostro casi infantil.

Desde luego no podía faltar el swing y las notas de "Al compás del reloj", que mostraron el virtuosismo grupal que tienen estos músicos mexicanos, que en improvisaciones indivuduales ya habían hecho también una de las delicias de la velada.

Para finalizar, interpretaron una pieza que conjuntó el trío de voces en perfecta armonía y la estridencia de las trompetas, saxofones, contrabajo, batería y corno, que les hicieron lucir como toda la banda.

La Big Band Jazz de México está integrada por unos 20 músicos, bajo la dirección de Ernesto Ramos y la coordinación de Martín Ramos. Fue creada en 1999 y de entonces a la fecha se ha consolidado como una agrupación alejada de cuadraturas sonoras y encorsetamientos musicales.

Seis saxofones, cuatro trombones, una tuba, cinco trompetas, contrabajo, batería, guitarra y voces se unen para "transformar el aire en trozos dorados de sonido". (Notimex)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *