Home Por la Espiral Empresas y desaceleración
Por la Espiral - July 18, 2008

Empresas y desaceleración

POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia

-Empresas y desaceleración
-Además el factor fiscal
-Censo económico, actualizar

    Este año comenzará el proceso para actualizar la información empresarial que recoge el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI) en forma de censo (de enero a abril del próximo año), un padrón que dará origen al Censo Económico 2009 y que arrojará luz acerca del comportamiento de los entes participantes en la actividad económica.
    Con la última consulta, la del Censo Económico 2004, se anotó de forma oficial que en 2003 había en México 3 millones 5 mil 157 unidades económicas que realizaron alguna actividad objeto de censo y en la que laboraron 16 millones 239 mil 536 personas.
    De acuerdo con el INEGI, de los totales, el 97.3% de las unidades económicas y el 88.7% del personal ocupado corresponden en conjunto a la industria manufacturera, al comercio y a los servicios.
    Fundamentalmente es destacable el papel  de las micro, pequeñas y medianas empresas (MPYMES) dentro de la generación de la riqueza de la economía mexicana y en su papel de empleadores.
    Precisamente el INEGI anota en “Micro, pequeña, mediana y gran empresa. Estratificación de los establecimientos”, el hecho de que las empresas  MPYMES representan a nivel mundial el segmento de la economía que aporta el mayor número de unidades económicas y personal ocupado.
    Incluso, el documento aborda que en el contexto internacional el 90% de las unidades económicas son MPYMES.
    En términos numéricos, este segmento representa en promedio 95% (considerando que en general no se define a la microempresa, se asume que está considerada en este porcentaje) del total de empresas en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), mientras que en América Latina las cifras oscilan entre 95 y 99 por ciento.
    Precisamente, de allí la preocupación de que la actual crisis global se cobre la vida de cientos de micro, pequeñas y medianas empresas castigadas por la ralentización de la actividad económica, la caída del consumo, el alza de costos por el  incremento exorbitante de los precios del petróleo; el encarecimiento del precio de la  luz,  gas y en general del transporte.
    En Europa, la Comisión Europea apunta a revisar los números de la  actividad de las micro, pequeñas y medianas empresas para tomar las medidas urgentes y perentorias a fin de evitar una “elevada mortandad” empresarial.
    En México, la confirmación de la desaceleración de la economía debido al menor ritmo que acusa Estados Unidos -el socio de primera línea-, está poniendo nerviosos a muchos sectores empresariales que también miran con recelo el  Impuesto Empresarial a Tasa Única  (IETU).
    El punto es que a cada quien le está tocando el vendaval desprevenido y con ráfagas de distinta intensidad que deja a las empresas totalmente solas para que sean ellas las que sobrevivan a la contingencia económica como mejor puedan.
A COLACIÓN
    Según la estratificación de empresas publicada en el Diario Oficial de la Federación, el 30 de diciembre del 2002, por su tamaño  y actividad las empresas se clasifican en: 1) Micro en la industria cuando emplea hasta 10 personas; en el comercio hasta 10 personas y en el sector servicios la misma cantidad. 2) Pequeña cuando emplea de 11 a 50 personas en el sector industria; de 11 a 30 personas en el comercio; y de 11 a 50 personas en el sector servicios. 3) Mediana cuando emplea de 51 a 250 personas en la industria; de 31 a 100 personas en el comercio; y de 51 a 100 personas en el sector servicios.
    Las micro, pequeñas y medianas empresas son un motor importantísimo para la dinámica del país por su conectividad con otros subsectores, por mover el comercio a menudeo y mayoreo, hacer circular el dinero, en algunos casos añadir valor agregado; esencialmente derramar en empleo sea formal con todas las prestaciones de la ley o de forma complementaria con  contratos temporales.
    Por ello, el menor crecimiento económico que presenta el país, un 2.6% en el primer trimestre del año, con perfil de un PIB menor en el segundo trimestre de entre 1.7% y 1.9% más el aumento del desempleo en el primer semestre del año, otra vez ponen a prueba la capacidad de resistencia y de maniobra de las MPYMES.
SERPIENTES Y ESCALERAS
    La mayoría de las microempresas surgen del ámbito familiar y son sus miembros los que desempeñan distintas labores y actividades, muchas pasan de generación en generación y algunas se expanden a pequeñas empresas y otras logran, tras esa primera semilla, crecer a medianas e incluso romper las fronteras locales.
    Ante una crisis el margen de acción de las MPYMES decanta por el lado de los costos, reducirlos lo más posible y en el caso de las microempresas cuando es negocio familiar,  la mayoría de los miembros acepta apretarse el cinturón percibiendo menores ingresos hasta aguardar el repunte.
    La microempresa sobrevive a fuerza de ajuste y de aguante, para las otras –pequeña y mediana-, es muy difícil pedirles que además de aminorar costos les digan a  sus empleados que no cobrarán  por varios meses o que deberán aceptar la mitad de la paga, por tanto, la respuesta más inmediata con la reducción de costos es  prescindir de personal.
    Con los malos datos del empleo tendría que esperarse una pronta reacción del gobierno y la iniciativa privada a fin de hilvanar la estrategia adecuada para fortalecer a las MPYMES y evitar así mayores desocupaciones.
    No obstante, la política fiscal del gobierno no ayuda a mejorar el escenario empresarial a lo que debemos añadir que la aplicación del IETU es una muy mala noticia para las pequeñas y medianas empresas.
    El IETU aparece y se aplica en el contexto menos indicado justo cuando las empresas requieren estímulos y no contracciones, cuando se debe premiar que den empleo y no fomentar que despidan a la gente porque entre la desaceleración económica, los altos costos energéticos y el IETU están cada vez más agobiadas.
    En lo del IETU y las pequeñas y medianas empresas hay voces contradictorias, los legisladores del PRD advierten de una afectación real del impuesto en las empresas, en tanto que Hacienda, señala que es muy pronto para realizar un ejercicio de  impacto.
    Mientras, el  Instituto Mexicano de Contadores Públicos afirma que es un hecho que las empresas, principalmente las pequeñas y medianas, han sido  afectadas de manera importante en su liquidez por los pagos provisionales del IETU. También la CANIRAC subraya  la nocividad para los restaurantes, en su mayoría englobados en pequeñas empresas.
   

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *